EBOOKS Y LIBROS TRADICIONALES A TU ALCANCE EN AMAZON - TODOS LOS EBOOKS SON GRATIS AL SUSCRIBIRTE A KINDLE UNLIMITED

domingo, 21 de septiembre de 2014

¿Dirás presente en la vida de tus hijos ahora que te necesitan o llegarás muy tarde?


"Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él." (Proverbios 22:6) Los hijos necesitan de la figura de un padre y una madre quienes siguiendo la dirección bíblica puedan construir vidas fundamentadas en la roca firme que es Dios y su Palabra. Pero, ¿qué sucede cuando los hijos crecen solos y sin ese apoyo necesario en la vida? Hay ausencia de fundamentos, de recursos que puedan dar firmeza y dirección, hay soledad, hay peligro en el camino. Los hijos se encuentran a la merced de la vida al no poder contar con padres y madres que digan presentes como muro de protección contra el mal. ¿Quién paga ese descuido? Quizás usted pueda pensar que lo pagan los hijos, pero en realidad lo pagan también los padres y la sociedad en general. Lo pagan los padres al ver a sus hijos destruidos y presos por cometer barbaridades buscando dinero donde no lo hay para sacarlos de la cárcel y del vicio. Lo paga la sociedad completa al estar expuestos a los rebeldes que hacen cualquier cosa para satisfacer sus vicios y rebeldía. Hay un sólo fundamento que hace hombres y mujeres de firmeza y es la Palabra de Dios. Cuando uno puede dejar de ser egoísta para pensar en la familia y amigos. Ojala y podamos reflexionar para poder ser de vara de firmeza para ayuda de otros, en especial de nuestra familia y luego de todos los demás. De lo contrario, ¿podemos decir que estamos haciendo la voluntad de Dios? ¿Podremos reclamar bendiciones del cielo si nos olvidamos de hacer lo que Dios quiere que hagamos?