APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

lunes, 24 de diciembre de 2012

Jesucristo versus Santa


En la Biblia no se da una fecha específica sobre el nacimiento de Jesucristo en Belén de Judea. Todo historiador serio sabe que la existencia de Jesucristo es real. La historia misma se divide en antes y después de Cristo. Historiadores tanto cristianos como seculares registraron la vida de aquel hombre maravilloso quien era y es el Mesías de Israel. Aunque la Biblia no registra una fecha específica para identificar el nacimiento de Cristo, los hombres envueltos en sus tradiciones han puesto fechas argumentando que es el 25 de diciembre la fecha que se debe conmemorar el nacimiento de Jesús de Nazaret. Sin embargo, identificar esa fecha no concuerda con el legado bíblico. Según la Biblia, el recién nacido fue visitado por unos magos de oriente quienes le trajeron regalos como: incienso, oro y mirra. El motivo del nacimiento de Jesús fue el cumplimiento profético por el cual una virgen daría a luz por medio del engendrar del Espíritu Santo sobre ella para traer al mundo al que salvaría al hombre de sus pecados. El motivo de la encarnación del Cristo no tenía como objetivo exaltar ni glorificar a una mujer, en cambio tenía como objetivo traer al mundo a Dios mismo hecho hombre. Dios siendo perfecto vino en naturaleza humana con el propósito de hacer un sacrificio por la humanidad. Viviría como hombre y cuando se cumpliera el tiempo daría su vida como ofrenda para que los hombres pecadores pudieran alcanzar su salvación por medio de una obra redentora que fue llevada a cabo por Jesús. Jesús al morir en una cruz recibiendo el pago de los pecadores, llevaría sobre si mismo el castigo merecido de todos los hombres quienes poseen una naturaleza caída. De esta forma, todo hombre que cree y tiene fe en Jesús podría salvarse al creer en su resurrección de entre los muertos. El creer en Jesús conlleva algo más que una mera confesión verbal de la fe. Conlleva obediencia a la doctrina de Jesucristo dada en toda la Biblia. Esto es lo que se considera la fe que salva, aquella fe que es demostrada por la obediencia de los que le siguen. El Jesús de la Biblia se distancia mucho de la propaganda comercial que hace el mundo en tiempos navideños. No se requiere gastar dinero en árboles de navidad, luces de colores, adornos extravagantes, comidas exquisitas, regalos de gran costo, ni manjares colosales. Tampoco requiere vestimentas costosísimas ni establecer una fecha específica para una celebración. El Jesús de la Biblia solo requiere que el hombre viva en una relación de fe y de amistad genuina hacia su persona cada día. Una devoción sincera que nazca del corazón y nos lleve a la presencia de Dios por medio de su persona. Todo lo que requieres y demanda es fe, amor, oración y misericordia. Demostrar al prójimo por medio de obras de bien el amor de Dios derramado en los corazones. No existe invento humano, personaje de la fantasía, tradición de hombre ni rito pagano que pueda usurpar la verdad de Jesucristo. Solamente fue uno el que murió en la cruz por nuestros pecados y solamente fue uno el que se levantó al tercer día. Como iglesia, necesitamos despertar del sueño profundo que el mundo hace confundiendo al Cristo bíblico con tradiciones paganas de hombre. Jesucristo vive y es real. Nació solo una vez, y ahora todos los hombres pueden nacer de nuevo si le reciben como su salvador. Solo de esta forma el hombre podrá alcanzar el cielo.

Tema relacionado:  La buena voluntad de Dios para tu vida

¿Quién es el Juez de toda la tierra?

EL UNICO DIOS EN LOS CIELOS