EBOOKS Y LIBROS TRADICIONALES A TU ALCANCE EN AMAZON - TODOS LOS EBOOKS SON GRATIS AL SUSCRIBIRTE A KINDLE UNLIMITED

lunes, 11 de julio de 2016

¿Qué estás haciendo para considerarte alguien digno de escapar?


Sé que en estos últimos tiempos, en especial en los últimos dos siglos, la ciencia se ha aumentado de manera vertiginosa. Lo que antes parecía imposible, hoy se ha hecho posible por medio de toda clase de invenciones y descubrimientos. Lo que antes nos daba risa siquiera imaginarlo, hoy se hace real delante de nuestros ojos. El poder ver a tu familia en tiempo real al otro lado del teléfono sin importar en que parte del mundo se encuentren ellos, la comunicación vía satélite, el Internet, el Wifi, el Lifi,  o las muchas otras tecnologías que nos rodean parecen cosas increíbles. Con todos estos adelantos ha venido la comodidad, los nuevos televisores, los nuevos y complejos videojuegos, y las muchas otras cosas interesantes que van consumiendo el tiempo del hombre. La televisión, si le prestas tus ojos y tu mente viene a PROGRAMAR tus pensamientos por medio de precisamente sus PROGRAMAS diseñados con el propósito de obtener un resultado: ENTRETENER, INFORMAR, EDUCAR, y cosas semejantes a estas. Sin embargo, alguien pronto se dio cuenta del efecto que tiene la televisión y medios como el Internet, la radio, los videojuegos, etc, y están usando todo esto no solo para ENTRETENERTE, sino también para RETENERTE el mayor tiempo posible ocupado en cosas vanas. La televisión y los otros medios no solo te INFORMAN, sino también pueden ser usados a la inversa para DESINFORMARTE. Lo mismo sucede con lo del verbo EDUCAR, la televisión puede ser usada no solo para EDUCARTE sino también para INDOCTRINARTE y finalmente CONTROLARTE.  Se sabe que las repeticiones pueden ser usadas como una técnica de control del comportamiento y del pensamiento. ¿Crees que las empresas gastan millones de dólares en vano por cada anuncio que te hacen ver en tus programas favoritos de televisión?  El mismo sistema repetitivo y que va moldeando tus pensamientos lo podrás ver en el comportamiento, en la temática de los programas que te presentan. La moda, el comportamiento, las ideologías, las tendencias, los intereses, las intenciones de los gobiernos de obtener ciertas cosas de ti, se encuentran como gladiadores lanzando golpes con tal de vencer la mente de las masas.  ¿Cuántas veces has comprado cierto artículo que no necesitabas, pero que lo viste interesante en la propaganda y finalmente terminaste en la tienda pagando dinero por tenerlo?   Lo ves, fuiste víctima de una propaganda.  Lo mismo sucede en muchas otras áreas. Hay quien fomenta el consumismo para satisfacer su avaricia y mantener el pueblo esclavo. Hay quien utiliza el mass-media para hacer propagandas a toda clase de ideologías,  sin importar cuan malsana sea una ideología, la pueden imponer socialmente por medio de la repetición y la propaganda. Pueden usar la desinformación para atrapar a cuanto incauto se encuentren en el camino. Ellos saben bombardear con ENTRETENIMIENTO con tal de ocupar tu tiempo en cosas vanas y luego tirarte la carnada de la MENTIRA para que aceptes cualquier MENTIRA como verdad y modo de vida. Una guerra se libera en este momento. Hay promotores de falsedades en el ambiente, de avaricia, de desinformación, de tendencias nocivas, de comportamientos que destruyen las bases de la familia. Tienen una meta, destruir la sociedad socavando la base fundamental de tu hogar: tu padre, tu madre, tus hijos, o sea, tu familia completa. Mientras usted lee esto, hay alguien que está muriendo ahora mismo a manos de un despiadado radical islamista que no tolera que nadie en el mundo no se postre delante de su ídolo. Los malos se reúnen en secreto para aplastar la sociedad. Conspiran en secreto para buscar someter al mundo entero y controlarlo todo. Mientras la maldad reina en el mundo y se ven los terribles efectos de la perversión humana, por otro lado, muchos otros nos encontramos en otros escenarios envueltos en toda clase de entretenimientos, pensando que todas esas cosas malas solo pasan en lugares lejanos. Que nada de esa maldad tocará a nuestra puerta nunca, porque no son ideologías que estamos acostumbrados a ver en nuestras escuelas. “Otros mueren en otros países, allá ellos con esa clase de problemas”; esa parece ser la premisa. Sin embargo, mientras la sociedad duerme envuelta en la diversión y en el entretenimiento, el enemigo sigue avanzando y ganando terreno. Las preguntas que surgen son, ¿estamos preparados para el mundo real? ¿Estamos llenando nuestro espíritu, alma y cuerpo de verdadero contenido? ¿Estamos alimentando nuestra vida y nuestra familia de fe, esperanza, salvación y de todo lo que verdaderamente perdura? O estamos perdiendo nuestra vida y la de nuestros hijos dejándonos llevar por la corriente del mundo viniendo a ser igual de esclavos que todos los demás. Se aproximan tiempos muy difíciles. Tiempos en que es necesario estar parados de forma firme en la roca. No estar cimentados en bases de arena. Porque cuando seamos puestos a prueba, tendremos que dar el grado si es que queremos alcanzar la salvación. ¿Estamos dispuestos a morir por la verdad, por la fe, por lo correcto? ¿Estan nuestros hijos de igual forma dispuestos a entregar su vida por amor a la verdad? No, no te pregunté si vas a la iglesia meramente o haces esto u aquello; te pregunté si estás dispuesto a morir por la verdad y por no negar a Jesucristo. Pues en el mundo, aquellos que promueven la mentira se han organizado para imponer sus falacias. No seamos esclavos de la mentira, seamos defensores y mártires por la verdad. Ya tenemos la advertencia que nos dio el propio Jesucristo sobre lo que debíamos hacer en este preciso tiempo:


Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. (Lucas 21:36)