CONSÍGUELOS EN AMAZON

martes, 5 de enero de 2010

¿Se puede perder la salvación?

Comenzamos este estudio el cual se irá ampliando progresivamente.


La secta blasfema y hereje de Creciendo en Gracia odia el libro de Santiago apóstol por el hecho que dicha epístola rechaza el libertinaje y no le brinda oportunidad el justo para andar en pecados. En la secta Creciendo en Gracia, cualquiera puede afirmar ser salvo, y a la vez continuar su modo de vida pecador y de todos modos piensan que se salvarán. Utilizando una mala exégesis sobre las epístolas paulinas y rechazando por completo el libro de Santiago, proponen una falsa fe que se desliga de las obras visibles.


Los satanistas exaltan el libertinaje, es decir, afirmar que la gracia de Dios no los culpará por las obras de maldad en las que perseveran en el presente. De la misma manera, reducen la fe a una mera expresión interna y que nada tiene que ver con el actuar en justicia presente.


Vea dos breves estudios que hicimos sobre Santiago:


Santiagos 2 dice: Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?



La fe sin obras es muerta ¿Cuáles obras?

____________



Textos bíblicos que deben considerar aquellos que piensan que la salvación no se puede perder:


Mas si el justo se apartare de su justicia y cometiere maldad, e hiciere conforme a todas las abominaciones que el impío hizo, ¿vivirá él? Ninguna de las justicias que hizo le serán tenidas en cuenta; por su rebelión con que prevaricó, y por el pecado que cometió, por ello morirá. Y si dijereis: No es recto el camino del Señor; oíd ahora, casa de Israel: ¿No es recto mi camino? ¿no son vuestros caminos torcidos? Apartándose el justo de su justicia, y haciendo iniquidad, él morirá por ello; por la iniquidad que hizo, morirá. (Ez. 18:23-26)


Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; (Hebreos 12:15)


porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, (II Tim. 4:10)


Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;…Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno. (II Pedro 2:5-22)


Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada. (Hebreos 6:4-8)


Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo. (Judas 1:4)


Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. (Lucas 11:24-26)


Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. (I Cor. 10:12)


De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído. (Gá. 5:4)


Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? (Hebreos 10:26-29)


Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. (II Timoteo 2:19)


Continuará...