APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

martes, 27 de abril de 2010

La necedad del que niega a Dios...

La necedad del que niega a Dios es similar a aquel que nacido de una madre niega a la que le dio a luz.

Fue Dios quien puso el aliento de vida para que pudiéramos respirar.

Fue Dios quien nos dio el primer latido.

Es Dios el Creador de cada célula inteligente que unida a otras nos hace seres humanos.

Es Dios quien nos da todos los recursos para vivir.

Luz para que nos alumbremos,

comida para alimentarnos.

Inteligencia y conocimiento.

Y todavía el necio se sigue preguntando si hay o no Dios...

Busca el escarnecedor la sabiduría y no la halla; Mas al hombre entendido la sabiduría le es fácil. (Proverbios 14:6)

El corazón entendido busca la sabiduría; Mas la boca de los necios se alimenta de necedades. (Proverbios 15:14)
---------------------

Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad; No hay quien haga bien. (Salmo 53:1)

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. (Romanos 1:20)

La persona que es sabia y no es necia reconoce que el hombre no creó al hombre sino que el hombre es producto de un creador.

Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos... (Salmo 100:3)
______________

Algunos ateos en su afán por negar a Dios afirman que la única referencia histórica de Jesucristo lo son los evangelios y la Biblia, pero eso es una falacia:

Vea:
http://www.gotquestions.org/Espanol/Existio-Jesus.html
El historiador romano Tácito del primer siglo, quien es considerado uno de los más precisos historiadores del mundo antiguo, menciona a los supersticiosos “Cristianos” (“antes llamados Christus” lo cual es Cristo en latín), quien sufrió bajo Poncio Pilato y durante el reinado de Tiberio. Gaio Suetonio, historiador romano (70-160) secretario en jefe del emperador Adriano, escribió que había un hombre llamado Chrestus (o Cristo) que vivió durante el primer siglo (Annais XV.44).

Flavio Josefo, (Jerusalén, 37 d.C? h. 100) es el más famoso historiador judío. En sus “Antigüedades Judaicas” él se refiere a Santiago como, “el hermano de Jesús, a quien llamaban el Cristo” Hay un verso controversial (18:3) que dice, ““Ahora, había alrededor de este tiempo un hombre sabio, Jesús, si es que es licito llamarlo un hombre, pues era un hacedor de maravillas, un maestro tal que los hombres recibían con agrado la verdad que les enseñaba. Atrajo a sí a muchos de los judíos y de los gentiles. El era el Cristo, y cuando Pilato, a sugerencia de los principales entre nosotros, le condenó a ser crucificado, aquellos que le amaban desde un principio no le olvidaron, pues se volvió a aparecer vivo ante ellos al tercer día; exactamente como los profetas lo habían anticipado y cumpliendo otras diez mil cosas maravillosas respecto de su persona que también habían sido preanunciadas. Y la tribu de cristianos, llamados de este modo por causa de él, no ha sido extinguida hasta el presente” (Antigüedades. XVIII.33. (Comienzos del segundo siglo)

Sexto Julio Africano en su obra cita al historiador Talus en una discusión acerca de las tinieblas que siguieron a la crucifixión de Cristo, diciendo que en el libro III de su Historia explica la oscuridad como debida a un eclipse solar, pero aclara que eso sería imposible debido a que la crucifixión ocurrió en tiempo de luna llena, cuando no pudo haber ocurrido eclipse. (Escritos Existentes, 18)

Plinio el Menor, en Cartas 10:96, registra las practicas de adoración del cristianismo primitivo, incluyendo el hecho de que los cristianos adoraban a Jesús como Dios y eran muy éticos, e incluye una referencia a las festividades y la Cena del Señor.

El Talmud de Babilonia (Sanedrín 43ª.) confirma la crucifixión de Jesús en la tarde de Pascua, y las acusaciones contra Cristo de practicar la brujería y fomentar la apostasía judía.

Luciano de Samosata, fue un filósofo y escritor griego del siglo dos, quien admite que Jesús fue adorado por cristianos, introduciendo nuevas enseñanzas y que fue crucificado por ellos. El dijo que las enseñanzas de Jesús incluían la hermandad entre los creyentes, la importancia de la conversión y la importancia de negar a otros dioses. Los cristianos vivían de acuerdo a las leyes de Jesús, creyéndose a sí mismos inmortales y se caracterizaban por despreciar la muerte, la devoción voluntaria y la renuncia a los bienes materiales.

Mara Bar-Serapio. Hay en el Museo Británico un interesante manuscrito que preserva el texto de una carta escrita a su hijo un tiempo después del año 73 D. C., aun cuando no estamos seguros de cuanto tiempo más tarde. En ella confirma que Jesús demostró ser un hombre sabio y virtuoso, que fue considerado por muchos como el rey de Israel, fue llevado a la muerte por los judíos y siguió viviendo en las enseñanzas de sus seguidores.

Tenemos además todos los escritos gnósticos (El evangelio de la verdad, El apócrifo de Juan, El evangelio de Tomás, el Tratado de la Resurrección, etc.) todos ellos mencionan a Jesús.

De hecho, podemos reconstruir el evangelio solo de las primitivas fuentes no cristianas: Jesús fue llamado el Cristo (Josefo), hizo “maravillas” y guió a Israel a nuevas enseñanzas, y fue colgado en la Pascua por ellos (Talmud de Babilonia) en Judea (Tácito), pero clamó ser Dios y que regresaría (Eliazar), en el cual creían sus seguidores, adorándolo como a Dios (Plinio el Menor).

http://www.gotquestions.org/Espanol/Existio-Jesus.html
___________________

Algunos eruditos han dicho de Jesús:


Philip Schaff dice:

“Este Jesús de Nazaret, sin dinero ni armas, conquistó mas millones que Alejandro, César, Mahoma y Napoleón; sin ciencia ni erudición, derramó más luz sobre las cosas divinas y humanas que todos los filósofos y eruditos combinados; sin la elocuencia de las escuelas, habló tales palabras de vida como nunca antes o después fueron dichas, y produjo efectos que yacen más allá del alcance del orador o el poeta; sin escribir ni una sola línea, puso en movimiento más plumas, proporcionó temas para mas sermones, oraciones, discusiones, volúmenes de erudición, obras de arte, cántico de alabanza que el ejercito completo de grandes hombres de los tiempos antiguos y modernos”.

William Lecky, historiador de Gran Bretaña al hablar de Jesús nos dice:

“El simple registro de estos tres cortos años de vida activa ha hecho más por regenerar y pacificar la humanidad que todas las disquisiciones de los filósofos y que todas las exhortaciones de los moralistas."
--------------------

Otros ateos en su afán por negar a Dios, atacan la Biblia tratando de menospreciar su valor y exaltar la filosofía. Sin embargo, el cielo y la tierra pasará pero su Palabra no pasará...

No son pocos los que han encontrado una fuente de sabiduría en ella:

"Creo que la Biblia es el mejor don que Dios jamás haya dado a los hombres." -Abraham Lincoln

“El intervalo, pues, entre las fechas de su composición original y la más temprana evidencia existente llega a ser tan pequeño que de hecho es insignificante, y el último fundamento para dudar que las Escrituras hayan llegado a nosotros sustancialmente como fueron escritas ahora se ha quitado. Tanto la autenticidad como la integridad general de los libros del Nuevo Testamento se pueden considerar como finalmente establecidas.” - Frederic Kenyon

“Es la creencia en la Biblia, el fruto de profunda meditación, lo que me ha servido de guía de mi vida moral y literaria. . . . Ha sido para mí un capital invertido con seguridad, y que me ha producido abundante interés.” - Johann Wolfgang von Goethe

"Cuando el país suyo y el mío obren a una en conformidad con las enseñanzas que Cristo estableció en este Sermón del Monte, habremos resuelto no solo los problemas de nuestros países, sino los del mundo entero". -GAndhi

"Es imposible gobernar rectamente al mundo sin Dios y sin la Biblia." - George Washington

“Siempre he dicho, y siempre diré que la lectura cuidadosa y diligente del Libro Sagrado produce mejores ciudadanos [...] La Biblia produce las mejores personas del mundo.” -Thomas Jefferson

“No leemos la Biblia ni sabemos lo que contiene, como paga por ello, sufrimos la abundancia de divorcios, el abuso de menores, el mal uso de las drogas y el engaño y la falta de honradez que se ven en todo nivel de la sociedad.” -George Gallup