APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

domingo, 3 de octubre de 2010

Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo... (II Cor. 5:10)

http://www.turnbacktogod.com/wp-content/uploads/2008/07/jesus-christ-0202.jpg


Quiéralo o no, todo ser humano será llevado en un futuro ante el tribunal de Jesucristo. Hechos 10:42 nos dice que Dios ha puesto a Jesucristo como el Juez de vivos y muertos. En toda la Biblia existe evidencia que apunta a que cada uno de nosotros seremos llamados delante del Rey y seremos juzgados por cada uno de nuestros hechos en la tierra. Cada cosa que hacemos y cada palabra que hablamos será juzgada.

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Ecl. 12:13-14)

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”. (Hebreos 9:27)

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el Tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” (II Corintios 5:10)

"Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego." (Apocalipsis 20:11-15)


Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces; y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera. Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. (Mateo 13:47-50)

En su primera venida se presentó como el siervo sufriente dispuesto a recibir toda clase de golpes, insultos, bofetadas, puñetazos, escarnio, burlas, calumnia, conspiración, ofensas, escupitajos, clavos en sus manos, clavos en sus pies, herida en su costado, una corona de espinas en su cabeza, guardar silencio frente a los transgresores y orar por el bien de los que le humillaban. Todo como parte de una misión para salvar a todos aquellos que se humillan y creen en él y le obedecen. Ahora, una vez puso a sus enemigos debajo de sus pies, viene como rey sobre toda la tierra y ¿quién podrá permanecer de pie cuando él se manifieste?

Es muy posible que en nuestras mentes reine una idea lejana de ese juicio, sin embargo, pudiera ser hoy ese día.


El Apocalipsis explicado capítulo a capítulo