APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

domingo, 20 de noviembre de 2011

¿Dónde está el "Yo declaro" "Yo decreto" que no lo veo?

.
Si Jesús hubiera querido que los hombres oraran de la forma como mucha gente lo practica hoy haciendo expresiones como: "Yo declaro", "yo decreto", "yo ordeno" (Frases o palabras de orden o mandato, en vez de un pedido sumiso) y cosas semejantes a estas, él lo hubiera dicho. En cambio, en la Biblia encontramos ejemplos muy diferentes a las prácticas de hoy. Veamos:

A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido. (Lucas 18:9-14)

Debemos notar aquí que tanto el fariseo como el publicano tenían fe en el sentido que dirigían sus oraciones al ser supremo. Hasta aquí vamos bien, dos hombres dispuestos a elevar una oración al Dios del cielo. Luego vemos dos actitudes diferentes en la oración individual. Uno confiaba en sus logros personales y el otro no encontraba complacencia en sus obras y reconocía que sólo Dios podía salvarlo. Uno fue justificado y el otro no. El simple hecho que el publicano fuera justificado y el fariseo no, nos deja conocer que a Dios no le impresiona la religiosidad. No le impresionan la fama de hombre, los templos, las fachadas, ni tampoco le impresiona el concepto que usted tenga de usted mismo. ¿Qué le impresiona a Dios? A Dios le impresiona un corazón contrito y humillado. Dice que aquel que se mostró completamente dependiente de Dios fue el que recibió el perdón o justificación. De la misma manera, tampoco veo aquí una muestra de las arrogancias modernas del "yo declaro", "yo decreto esto o aquello". Si Cristo hubiera querido que su iglesia practicara la clase de decretos modernos que vemos en muchas de las congregaciones, tendríamos ejemplos de gente orando de esa manera. Es decir, la parábola del publicano y el fariseo hubiera sido de otra manera. Hubiera sido de la siguiente manera:

"A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: DIOS YO DECLARO QUE SOY LO SUFICIENTEMENTE JUSTO POR ENCIMA DE LOS DEMAS MORTALES. DECLARO QUE NO HAY CONDENACION PARA MI. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: DECLARO QUE SOY PERDONADO, DECLARO QUE NO HAY CONDENACION PARA MI, DECLARO QUE TU ME EXALTAS AL CIELO. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido." -(VERSION DE LA BIBLIA MODERNA DE LA FALSA RELIGIOSIDAD)

Tengamos cuidado y no estemos cambiando la oración a Dios por una oración "con nosotros mismos".

En Lucas 18:9-14 vemos que Cristo dice de forma clara que el fariseo "oraba consigo mismo", sin embargo, al principio de su "plegaria" menciona a Dios. La falsa religiosidad tiene a Dios en su boca, en cambio no es a Dios a quien le pertenece.

De la misma manera, cuando vemos gran parte de los altares modernos con Dios en sus bocas, pero cambiando el mensaje de la Biblia, tenemos la misma falsa religiosidad.

¿Le estamos orando a Dios cuando decimos: "Yo decreto esto o aquello", "Yo declaro", "Yo, yo, y yo..."? ¿No es más bien el mensaje bíblico el que el hombre baje su mirada ante el Creador en humillación y con nariz en suelo suplique, clame, ruege que Dios le atienda? Sé que alguno osará decir: "Ah, es que tenemos la autoridad dada por Cristo que nos autoriza a ordenar cosas en el nombre de Jesús". La respuesta es que Cristo mismo siendo todo Dios también oraba y tenemos ejemplos de sus oraciones en la Biblia y dice:

"Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya."(Lucas 22:41-42)

Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. (Lucas 11:2-4)

¿Dónde está el "Yo declaro" que no lo veo?

¿No es más bien la oración un pedido humilde y sumiso que una orden o mandato?

¿De dónde están sacando la práctica del "declara" y los "decretos"?

Lo sacan de la Nueva Era y es la forma de hablar de Walter Mercado.

Véalo usted mismo.

Dice Walter Mercado:

/ Signo de Libra / "Abre tu corazón a los milagros de la vida. Declara y reafirma en este mismo instante lo que tú deseas que te traiga paz y esa felicidad que tanto anhelas. Comienza por reconocer que en tu interior existe un caudal de sentimientos que son los que te hacen ser único y a la vez uno con la mente universal." - Walter Mercado / Web secular llamada: reymisterios (punto) com


Que conste no creo en horoscopos, ni tengo por costumbre leerlos. Coloco ese enlace para que puedan ver pos ustedes mismos que el lenguaje de la Nueva Era esta infiltrado en muchas practicas modernas en las iglesias y son simplemente ANTIBIBLICAS.

¿Oran los paganos de una manera más reverente?

Hace un tiempo atrás estaba viendo la película Avatar. Una clase de filme que promueve ideas del hinduismo y la reencarnación de los "dioses". Me llamó la atención una parte del filme donde uno de los personajes principales se encontraba orando. Sí, leyó bien, dije orando. Uno de los "avatar" estaba "orándole" a "la madre tierra". Y lo que me llamó la atención fue que el estilo de oración que usaron fue uno reverente hacia su ídolo. Le hablaba de una manera de respeto, armonía y amistad. Una clase de conversación íntima donde el avatar le exponía sus inquietudes a lo que ellos consideraban era su deidad. Lo que me sorprende de esto es que nosotros como cristianos hemos distorsionado la oración cristiana y la hemos llenado de "decretos", "exigencias", y toda clase de actitudes erradas. En cambio, en un filme pagano había un personaje dirigiendo una oración reverente y adecuada, pero hacia a un ídolo. ¿Será que nuestro egoísmo nos ha llevado por caminos distorsionados de la fe cristiana?

Vea el tema:
Algunos ejemplos de oración en la Biblia que sirven como modelo a nuestras oraciones