APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

lunes, 25 de mayo de 2009

El economista Walter Graziano afirma que existen élites de familias adineradas que controlan todo en la sociedad (parte II)

Este tema es una continuación de:

El economista Walter Graziano afirma que existen élites de familias adineradas que controlan todo en la sociedad

Seguimos presentando algunas citas al azar del libro de Graziano titulado: "Hitler ganó la guerra"

"Pero ¿por qué el apoyo de los Rothschild? Muy sencillo. A los acaudalados y poderosos clanes familiares que conforman la élite, les conviene generar un régimen social de naturaleza mundial que les pueda hacer conservar el poder. Un régimen socialista en tal sentido los beneficia. Las principales y básicas diferencias con un régimen como el soviético serían entonces dos. En primer lugar, los medios de producción, el capital y las empresas no serían propiedad del Estado como en la ex URSS, sino de unos pocos clanes familiares. En segundo lugar, sería necesaria la generación de bipartidismos para crear la ilusión de democracias, en masas cada vez más socializadas que creen votar por partidos, políticos e ideas diferentes, cuando en realidad el CFR controla los dos lados de cada conflicto, como lo son en última instancia las elecciones. (Recordar similitudes y diferencias entre los Bush y Clinton del capítulo anterior.). Puede que al lector lo sorprenda, pero lo cierto es que el candidato demócrata que se presentaba como mayor rival de Bush hijo en su intento reeleccionario hasta mediados de 2003, el general Wesley Clark, es también un muy prominente miembro del CFR, desde hace muchos años. A partir de septiembre de 2003 el candidato demócrata que más fondos lleva recaudados es el exgobernador de Vermont, Howard Dean. Dean se opuso públicamente a la invasión a Irak. Pero está muy en duda de que no se trate más que de una estrategia, dado que existen declaraciones registradas suyas en las que sostiene que Bush no ha ido lo suficientemente a fondo con Arabia Saudita e Irán. Lo cierto es que Dean comenzó a recaudar fondos bien luego de que el 23 de junio de 2003 diera una conferencia en el CFR y preparara luego un paper con miembros del CFR. Tan sólo un mes más tarde, el ex gobernador de Vermont era casi "mágicamente" tapa de los semanarios Time, Newsweek y US News and World Report y un "niño mimado" de la prensa, que destaca su Oposición a la guerra con Irak, pero poco y nada habla de sus lazos con el CFR ni sus declaraciones acerca de Arabia Saudita e Irán.

"Quizás a esta altura el lector se pregunte cómo es esto de que mientras la élite ansia una masificación colectivista de tipo comunista o socialista, al mismo tiempo ha financiado y ayudado a generar regímenes totalitarios absolutamente opuestos como el Tercer Reich de Hitler.


"...ningún miembro de la CFR, se trate de uno prominente o de los menos importantes, operará jamás en su ámbito de acción en nombre de la CFR o en nombre de sus integrantes. Lo hará a título personal en su respectiva área de influencia".

"Son o han sido miembros del CFR Alan Greenspan (uno de los directores del CFR hasta que llegó al FED), Bush, Clinton, Carter, Nixon, los hermanos Dulles, manos derecha e izquierda de Eisenhower, prácticamente todos los directores de la CÍA, una gran cantidad de senadores y diputados de los partidos Republicano y Demócrata, Henry Kissinger, Brzezinski, Cyrus Vanee, los diplomáticos que formaron el mundo de la Guerra Fría (Kennan, Nitze y Averell Harriman), los principales empresarios, Colin Powell, Condoleezza Rice, Richard Cheney, el presidente del Banco Mundial James Wolfensohn, y muchos de los intelectuales más destacados en los medios de comunicación: Jeffrey Sachs, Paul Krugman, Lester Thurow, etc. Por supuesto, no faltan entre sus miembros financistas como George Soros, los Warburg y los principales dueños de los medios de comunicación a escala global. No hay empresa importante en Estados Unidos que no tenga al menos un representante en el CFR. Y no puede ser cualquier representante; debe ser uno de sus propietarios".


"La gran cantidad de profesores y directivos universitarios miembros del CFR le permite a esta entidad lograr varios objetivos: dar un barniz supuestamente científico a muchos de los objetivos geopolíticos, económicos o políticos que se persiguen en vastas zonas del planeta, sembrar ideología de manera subliminal en el alumnado de estas casas de estudios superiores, dado que los alumnos deben tomar como verdadero lo enseñado por los profesores, desviar la investigación científica hacia los fines que sean de utilidad para la élite dominante del CFR, saber de antemano los escollos intelectuales que puedan presentarse a las políticas de socialismo gradual que, bajo la fachada de la globalización, la élite pretende obtener".

"Los directorios de estas universidades están generalmente copados por miembros de las petroleras y los bancos estrechamente relacionados con la élite. También por representantes de empresas de armamentos como Northrop Grumman, muy vinculados con los clanes de la élite. Universidades como Yale, Harvard, Columbia, Princeton, New York, Michigan, California, Illinois y Virginia invierten partes sustantivas de sus fondos líquidos en las empresas de armas y en los laboratorios de la élite. Muchas veces, las principales universidades se dividen entre sí las áreas de supuesta investigación geopolítica: mientras en Columbia se encuentra el Instituto Harriman, que publica trabajos sobre Europa Oriental y la ex Unión Soviética, en Harvard se ubica el Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, que suele monopolizar las investigaciones supuestamente científicas respecto de países del Tercer Mundo latinoamericano. Mediante dicho instituto, y su presunta actividad científica, el clan Rockefeller y las familias de la élite obtienen información de primera fuente para realizar inversiones, influir en los gobiernos y moldear los dirigentes latinoamericanos del futuro. Vale la pena recordar la gran cantidad de ministros latinoamericanos muy cuestionados que obtuvieron un título en Harvard..."


"Hemos citado sólo algunos pocos ejemplos de los muchos que hay acerca de la estrecha relación entre el sistema educativo universitario norteamericano, el CFR y la élite corporativa petrolero financiera. No deseamos saturar al lector, pero debemos agregar que el control del sistema universitario se acentúa mediante el uso, por parte de la élite, de la antigua red Phi Beta Kappa, que fue fundada en Virginia, Estados Unidos, en 1776, y que funcionó como una sociedad secreta hasta cerca de 1830, cuando las acusaciones contra las sociedades secretas por formar parte de un complot para tomar el poder mundial derivaron en la fractura del hasta entonces Partido Democrático Republicano en Estados Unidos. Esto provocó la "salida a la luz" de esta organización secreta y muchas otras, las cuales, según varios autores, trabajaban de forma mancomunada. Phi Beta Kappa supuestamente toma del alumnado de las principales universidades al 10% de los mejores estudiantes, según sus estatutos. Sin embargo, dado que de la misma han formado parte muy mediocres estudiantes como los Bush, entre otros, se estima que privilegia cuestiones raciales a la hora de reclutar gente. Nadie puede llenar una solicitud libremente para ingresar a Phi Beta Kappa. Debe ser llamado por los jefes de dicha organización. Una vez dentro de la misma, tiene la vía de acceso liberada para ocupar altos cargos en empresas, universidades, medios de comunicación, partidos políticos y puestos de poder en el Congreso y el Poder Judicial".

"No menos estratégicos que la educación resultan los medios de comunicación masivos, que sirven a los fines de seleccionar las noticias que conviene diseminar, censurar las inconvenientes para el proceso de globalización, masificar el gusto de las gentes, desviar la atención pública de temas que pudieran resultar inconvenientes a la élite y, en sus variantes no informativas, destruir mediante la manipulación de los medios valores como la familia a los fines de recortar las tasas de natalidad y crecimiento demográfico que ponen en jaque el dominio del mundo por parte de la élite, debido a varios factores: escasez de combustibles fósiles, baja proporción de la raza anglosajona en el total de población mundial, etc. De esta manera, American Spectator, Forbes, Fortune, Foreign Affairs, Harpers, National Geographic, National Reviem, New Republic, The New Yorker, Newsday, Newsweek, Reader's Digest, Rolling Stone, State, Scientific America, Time Warner, Time, US News, Vanity Faír, Washington Post Magazine, World Policy Journal, entre otras revistas, tienen miembros en el CFR. En cuanto a los diarios, vale la pena mencionar que el Boston Globe, Business Week, Christian Science Monitor, Dallas Marning News, Las Angeles Times, New York Post, New York Times, San Francisco Chronicle, Times Mirror, USA Today, Wall Street Journa y Washington Post tienen representantes en el CFR".

"En cuanto a las cadenas televisivas, es necesario citar que ABC tiene 12 miembros en el CFR, CBS tiene 10, NBC posee 8, CNN cuenta con 7 y PBS tiene 6. Pero las cadenas televisivas no sólo están representadas en el CFR de manera de poder recibir una adecuada influencia para saber qué noticias trasmitir y cuáles no, y hasta incluso qué tipos de comedias o de humor se debe surtir a la población. También están cartelizadas en su propiedad. Por ejemplo, NBC es una subsidiaria de RCA, un conglomerado de medios de comunicación. Entre los directores de la NBC figuran varios directivos de otras compañías controladas por los Rockefeller, los Rothschild y los Morgan. Un artículo de Eustace Mullins, "Who run the TV network?", nos muestra cómo la cadena televisiva ABC tiene entre sus directores prominentes miembros de JP Morgan, Metropolitan Life (propiedad del Morgan) y Morgan Guaranty Trust. Los demás directores son directivos de otras compañías de los clanes Rothschild y Rockefeller. En cuanto a la CBS, fue durante muchos años manejada por los socios de Brown Brothers Hamman (principal banco de la familia Harriman). Tiene entre sus directores a miembros conspicuos del directorio de los bancos Chase Manhattan y Kuhn Loeb, manejados por los clanes Rockefeller y Rothschild. Nada menos que Prescott Bush fue durante muchos años director de la CBS y hasta ayudó a juntar los fondos para comprar la compañía".

"En cuanto a la CNN, ha perdido toda independencia desde que fue absorbida en una primera etapa por Time Warner y, en una segunda, por America On Line (AOL), empresas con prominentes miembros en el CFR y controladas por los mismos grupos de poder de las demás cadenas de televisión. ¿No era que las grandes cadenas de televisión estadounidenses eran independientes y competían entre sí? La noción de independencia es equivocada, y la de competencia, muy relativa. Los medios de comunicación propiedad de los clanes de la élite pueden competir entre sí sólo a nivel operativo, pero el "nivel táctico" les viene dado "desde arriba". La estrategia no la conocerán nunca... ni sus propios principales directivos".

"Para completar el vasto control en medios masivos de comunicación bastará decir que por lo menos las tres principales agencias de noticias del mundo están en directo control de los clanes Rothschild y Rockefeller. Reuters tiene un accionista principal desde fines del siglo XIX: el clan Rothschild. En aquella época, los Rothschild también poseían la propiedad de las agencias de noticias alemana (Wolff) y francesa (Havas), encargadas de distribuir las noticias en los diarios de los tres países, en los tres idiomas. Debe mencionarse que el odio exacerbado (¿inducido por los medios?) entre las tres naciones, hacia el cual los medios de comunicación de los respectivos países no eran indiferentes, derivó, hace noventa años, en la sangrienta Primera Guerra Mundial. La segunda agencia de noticias actualmente más importante del mundo, Associated Press (AP), fue adquirida por la familia Rothschild a través de Reuters en 1924. Y como ya señaláramos, United Press International (UPI) es propiedad de la misteriosa secta Moon3, que propugna una religión global, a la que se acusa de lavado de dinero, y por la cual George Bush padre ha hecho frecuentes contactos y viajes por todo el mundo en los años '90".

"A los negocios estratégicos de combustibles, bancos y finanzas, laboratorios y armamentos hay que sumar entonces dos, en los cuales la élite tiene peso decisivo propio: educación y medios masivos de comunicación. Sin el control efectivo de estas dos áreas, la élite vería comprometidos su poder y su riqueza porque carecería de los intelectuales universitarios suficientes para diagramar y llevar a cabo sus políticas, y correría el riesgo de que el público recibiera en forma masiva información fidedigna acerca del grado de concentración que la riqueza y el poder hoy tienen en el mundo, y que han convertido al capitalismo en una especie de corporativismo vertical y elitista, y a la democracia en un espejismo en el cual sólo pueden creer los desinformados".

"Quien dude de esto no tiene más que investigar lo suficiente en la red acerca del grado de monopolización que han adquirido los medios de comunicación masivos. El sitio alternativo de la web The Nation bautiza como "los 10 grandes" a los diez megamedios que prácticamente controlan todo lo relativo a la comunicación. Vale la pena nombrarlos: AOL Time Warner, AT&T, General Electric, News Corporation (Murdoch), Viacom, Bertelsmann, Walt Disney Company, Vivendi Universal, Liberty Media Corp. y Sony. No existe medio importante de comunicación que escape a la directa influencia de algunos de estos diez megamedios. Sin embargo, aun los medios supuestamente independientes, como The Nation, directo acusador de esta concentración, reciben financiamiento de fundaciones relacionadas con el CFR. Más específicamente, la Fundación Ford, asociada en forma directa al CFR y Skull & Bones, y con lazos tanto con la CÍA como con el Carlyle Group, sería la encargada, junto con George Soros, la Fundación Rockefeller y el Carnegie Endowment for International Peace, de financiar a la supuesta prensa "alternativa" o "de izquierda"."

Bilderberg y la Comisión Trilateral

"Hacia mediados de los años '50, la élite empresarial anglonorteamericana comenzó a observar que en Europa disminuían los peores efectos de la Segunda Guerra, Varios países europeos comenzaban a enriquecerse y, si bien no podían disputar el liderazgo de Estados Unidos, sí al menos podían ejercer un cierto grado de influencia en el resto del mundo. Más aún, muchos países de Europa continental comenzaban a asociarse en lo que a la postre resultaría la Unión Europea".

"A fin de no perder el férreo control global ejercido por el CFR, se encomendó al príncipe Bernardo de Holanda, ex colaborador del régimen de Hitler y nazi convencido, de formar un foro de discusión europeo norteamericano en el que estén presentes los más importantes empresarios, aristócratas y políticos de toda Europa. A este grupo se lo denominó Bilderberg, en recordatorio del hotel holandés donde se realizó la primera reunión. A diferencia del CFR, el grupo Bilderberg no elabora políticas de acción directa. Los anglonorteamericanos no lo permitirían. Su objetivo es simplemente discutir las cuestiones de máxima actualidad, de manera tal que la élite anglonorteamericana pueda tener una idea de quiénes pueden resultar más o menos "amigos" en Europa. El total secreto con el cual suele reunirse el grupo Bilderberg llevó a varios a pensar que era un ámbito de poder superior al CFR. No es así".

"Hacia 1970, una nueva potencia económica parecía surgir en el mundo: Japón. El grado de control que el CFR ejercía sobre su ex enemigo era considerado por la élite como demasiado bajo. Por eso David Rockefeller creó y presidió la denominada Comisión Trilateral, foro de discusión similar a Bilderberg, llamado así por incluir miembros de Estados Unidos, Europa y Japón. La Comisión Trilateral se fundó en 1973, poco después del estallido del escándalo Watergate en Estados Unidos".

"La "agenda global" de la Comisión Trilateral no se diferencia de la del CFR. Consta de tres postulados básicos:

1. Establecer un único gobierno mundial, con poder global, a cargo de los dueños y principales directivos de las mega corporaciones.

2. Eliminar, en el largo plazo, las fronteras nacionales.

3. Incrementar el dominio de las Naciones Unidas".



"Brzezinski habría escrito el libro a pedido de Rockefeller, a fin de que existiera un justificativo intelectual para generar la Comisión Trilateral. En Between two ages, Brzezinski predice el monopolio del poder absoluto por parte de Estados Unidos y simultáneamente pinta un panorama "rosa" del marxismo. Llega a decir que el estalinismo puede haber resultado una tragedia no sólo para el pueblo ruso sino también para el ideal del comunismo. Citaremos al respecto tres frases textuales de Brzezinski: "El marxismo es simultáneamente una victoria del hombre externo y activo sobre el hombre recluido y pasivo, y es a la vez una victoria de la razón sobre las creencias", "El marxismo diseminado a nivel popular bajo la forma de comunismo representó un gran avance en la habilidad del hombre para conceptualizar su relación con el mundo", y "El marxismo ofrecía la mejor perspectiva de pensamiento disponible a la realidad contemporánea". Brzezinski, oriundo de Europa Oriental e imbuido de ideas colectivistas, influyó de manera determinante sobre David Rockefeller, quien opera como la cabeza visible de la élite. ¿Alguien puede dudar acerca de los deseos colectivistas de ésta? Obviamente, en el mundo contemporáneo, marxismo es muy mala palabra".

"Los libros han sido durante décadas un medio de comunicación mucho más variado y heterogéneo que los periódicos, las revistas y los canales de radio, televisión y cable. La política del CFR en materia comunicacional parece apuntar sobre todo a las grandes cadenas televisivas en cuestiones informativas, a fin de homogeneizar las noticias que llegan a la población y poder suprimir más fácilmente datos o informaciones "molestas" para la agenda global..."


"Aunque la "memética" es una disciplina sin rigor científico y sin basamento serio alguno, hay una buena cantidad de millones de dólares invertidos en el tema. Todavía no existen aplicaciones prácticas de qué es lo que se puede lograr con todo el difuso palabrerío que los partidarios de la "memética" establecen en los más de 5 millones de sitios de la web, en la muy profusa cantidad de libros, en inglés casi exclusivamente, publicados al respecto. Pero es muy sencillo deducir que, si se comienza por pensar (como hacen los seguidores de la "memética") que hay ideas que son virus, entonces no sólo la autocensura a la hora de informarse, sino también la propia censura estatuida en forma oficial a través del Estado tendría sentido de ser. Mucho más preocupante todavía es si se entremezcla este engendro de la "memética" con el darwinismo cultural, como ya se está haciendo nada menos que en Oxford".

"Esta manipulación de los intelectuales y de la ciencia por parte de la élite anglonorteamericana y del CFR no se reduce a la economía (como advertimos en el primer capítulo), a la historia y la geopolítica (como hemos visto con Brzezinski, Fukuyama y Huntington), sino que invade prácticamente todas las áreas de la ciencia. En la biología moderna, por ejemplo, existe un controvertido debate denominado "Dawkins vs. Gould", los dos biólogos más "importantes" de la actualidad. Mientras Gould cree que en la evolución existe un alto componente de azar, lo que daría pie a pensar que no sólo las mejores especies ni las más aptas a veces son las que sobreviven, Dawkins piensa que hay "paquetes" genéticos intrínsecamente superiores a otros, de manera tal que no existe azar alguno en la evolución. Este último concepto genera un soporte, un basamento presuntamente científico para aplicar cualquier tipo de racismo, y es funcional a la aplicación del darwinismo y del malthusianismo en cualquier área social".

"Cuando señalamos a la infiltración de estos grupos de poder en importantes grupos de intelectuales, no sólo nos referimos a pensadores, politólogos, economistas y científicos. Probablemente uno de los primeros grupos en ser infiltrados fue el de los literatos y escritores. Frente al proyecto globalista del "nuevo orden mundial" los escritores que accedieron a información tuvieron posturas a favor y en contra. Aldous Huxley, H. G. Wells, G. Bernard Shaw, George Orwell, entre muchos otros, se refirieron en forma simbólica y alegórica en muchos de sus escritos al proyecto de la élite, el que, sin embargo, temían revelar abiertamente".

"Dejando a un lado la historia y yendo a la subrepticia introducción de la ideología en la ciencia y en los supuestos grupos de "intelectuales" financiados a manos llenas por la élite anglonorteamericana, no podemos dejar de mencionar, entre otras cosas, la generación, producción y almacenamiento de virus (no precisamente de la mente), bacterias y protozoarios mortales para la vida humana. En el capítulo 3, al mencionar los ataques del 11 de septiembre (y en las primeras páginas de éste), hemos ya citado la presunta culpabilidad de un científico de la administración Bush en los envíos de ántrax. Por cuestiones de longitud y de vastedad del tema, no discutiremos aquí el controversial debate existente en el mundo científico acerca de que enfermedades como el sida y el SARS habrían sido generadas artificialmente, en laboratorios, con el fin no sólo de generar ganancias, sino también de ir aplicando soluciones malthusianas a los supuestos problemas de sobrepoblación mundial".

"Finalmente mencionaremos que, en el colmo de esta rapacidad, mientras realizábamos la investigación para escribir este libro, encontramos en la web sitios que venden el código genético de una vasta cantidad de virus, bacterias y protozoarios con pago contra tarjeta de crédito. De paso, ¿cómo era aquella cuestión de las armas biológicas de Saddam Hussein?"


"El CFR estaría llevando a cabo una agenda predeterminada, en cuya precisa antigüedad los autores no se ponen de acuerdo. Que buena parte de la historia en realidad esté muy influida de antemano, puede sorprender al lector. Pero, si se lo piensa bien, no tiene nada de raro que los clanes más poderosos de la Tierra se hayan puesto como meta el dominio y control del mundo entero. Después de todo, lo que representan a pequeña escala en la clase media de cualquier país los deseos de que las nuevas generaciones superen a las anteriores, a gran escala, en la muy reducida élite que controla el petróleo, la banca, las armas, los laboratorios, los mega medios de comunicación y las principales universidades en Inglaterra y Estados Unidos, lo representa, como es natural, el dominio del mundo".

MECANISMOS DE CONTROL

Cuando la hipocresía comienza a ser de muy mala calidad, es hora de comenzar a decir la verdad.

Bertolt Brecht.

"Hemos visto la estructura de poder que la élite banquero petrolera generó, desde inicios de los años '20, en torno del CFR y de dos de sus organizaciones satélite: el grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral. Sin embargo, por más poderosa, rica e influyente que la élite fuera, y por más bien organizados que estuvieran el CFR y sus entidades satélite, habría sido impensable la posibilidad de la idea de crear la globalización sin la existencia simultánea de mecanismos de control en todos los ámbitos de la sociedad, y en todo el mundo".

"La élite percibió, entonces, que debía extender su poder desde los centros en los que se apoya: Nueva York, Washington DC y Londres, a las principales ciudades de todo el mundo. Para ello necesitaba, en primer lugar, reduplicar su propia estructura, generando otros thinktanks "a imagen y semejanza" del propio CFR, incluso dirigidos por miembros del CFR y de la Comisión Trilateral, a fin de poder infiltrar en forma adecuada las estructuras estatales de poder de terceros países. De esta manera, una gran multiplicidad de organizaciones cuyo supuesto fin es el intercambio y el estímulo a la creación de ideas para desarrollos regionales han sido creadas en el mundo a lo largo del siglo XX. El objetivo real de estos thinktanks es, en cambio, bien diferente. La idea básica es tomar contacto con políticos, economistas, periodistas, diputados, senadores y funcionarios públicos de variada gama. El objetivo de establecer esos vínculos sería influir en la toma de decisiones de los respectivos países, y en los medios de prensa, a fin de controlar tanto a los gobiernos como a la opinión pública y hacer, de esta manera, más fácil la agenda de la globalización".

"En el caso de Latinoamérica, es la Americas Society la organización encargada por el CFR para presionar por la adopción de medidas que no obstruyan la globalización. En El cerebro del mundo. La cara oculta de la globalización, de Adrián Salbuchi, se pueden encontrar, además de mucha información valiosa, listados enteros de miembros permanentes de la Americas Society".

. "Pero el control del CFR —y de la élite que lo domina sobre el mundo, a fin de generar la globalización, no se detiene en reduplicaciones permanentes del propio CFR, sino que abarca otros ámbitos de acción: la seguridad, inteligencia, represión (y hasta la educación) a través de organizaciones semi secretas como la CÍA y el FBI; el control político y militar de los países a través de las Naciones Unidas, principalmente, y, finalmente, el control económico y financiero a través del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y sus entidades anexas o subsidiarias. Por último, el control global y social se completa mediante la influencia en las masas de los mega medios globalizados de comunicación, entre los que sobresale por varias causas la televisión. Efectuaremos un somero repaso de los mismos".

La CÍA y el FBI

"La Agencia Central de Inteligencia (CÍA) es un organismo que vio la luz a partir de la Overseas Secret Service (OSS) americana, de la Segunda Guerra Mundial. Cuando Estados Unidos decide entrar en guerra contra el Eje, el presidente Roosevelt nombra embajador en Suiza nada menos que a Alien Dulles, prominente abogado de Wall Street de varias firmas, en las que tenían fuertes intereses los clanes Rockefeller y Harriman. La guerra era un tema especialmente espinoso para la élite de negocios anglonorteamericana, dado que venía colaborando con el régimen de Hitler, como ya hemos visto en capítulos anteriores. Por lo tanto, necesitaba efectuar discretas negociaciones con conspicuos miembros del régimen nazi a fin de que sus intereses económicos no se vieran severamente perjudicados una vez que la guerra hubiera terminado. Dulles era el encargado de establecer esos contactos. Y aunque en realidad era embajador de Estados Unidos, alternaba ese puesto con el de vocero y negociador de los grupos privados económicos norteamericanos con fuertes intereses en Europa y Alemania. Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, Alien Dulles desempeñó tan bien su papel —no se sabe si el de embajador o el de lobbista— que fue nombrado nada menos que presidente del CFR entre 1946 y 1950, luego subdirector de la CÍA entre 1950 y 1953, y director de la misma entre 1953 y 1961, cuando el presidente John Kennedy lo echó".

"Al revés del FBI, la CÍA es frecuentemente presentada en series y películas de espionaje como una organización temible, capaz de realizar horribles crímenes. En realidad, es algo bastante peor. El propio origen de la CÍA se encuentra enlodado con los servicios secretos de Hitler. Cuando se comienza a hacer evidente que Alemania se rendiría, el jefe de espionaje de Hitler, general Reinhardt Gehlen, comienza a negociar con el gobierno norteamericano los términos de su rendición. Gehlen —excelente espía— tenía en su poder gran cantidad de documentación incriminatoria contra políticos y empresarios ingleses y norteamericanos. Por lo tanto, junto a un sobredimensionamiento del "peligro soviético" (que la élite no podía desconocer como exagerado) jugó la carta de la posible difusión de esa información a los medios de comunicación. Estados Unidos llegó a un rápido y fructífero acuerdo con Gehlen: el general no sólo quedaba libre, sino que además Estados Unidos contrataba sus servicios y lo utilizaba como práctico monopolista de los servicios de espionaje norteamericanos en Europa Oriental y Rusia".

"El origen non sancto de la CÍA, basado en un pacto perverso, favoreció que se llevaran a cabo operaciones secretas, no sólo ilegales sino también criminales. Una de las primeras operaciones en las que la CÍA se vio envuelta fue el llamado "Project Paperclip", a través del cual la CÍA seleccionó a un gran número de científicos, militares y colaboradores nazis de todo tipo para trabajar y vivir en Estados Unidos".

"Pero Dohrenberg estaba lejos de ser el único criminal nazi rescatado y enviado sano y salvo a Estados Unidos. Cuando se menciona que la Argentina, Brasil, Paraguay o Bolivia son países que dieron asilo a criminales nazis, generalmente se tiende a encubrir el apoyo que les fue dado por Estados Unidos y la CÍA".

"Muchos de estos científicos nazis ayudaron a desarrollar en Estados Unidos el llamado "Proyecto MKUltra". Bajo dicha operación se llevaron a cabo experimentos de control mental con seres humanos sometiéndolos al influjo de drogas experimentales, radiación, electromagnetismo, etc. Se usaron secretamente presidiarios norteamericanos, y hasta se habrían incluido soldados, según Linda Hunt en su agotada obra Project Paperclip. En muchos casos, estos seres humanos convertidos en "conejillos de Indias" murieron. El trágicamente famoso LSD (ácido lisérgico) no sería otra cosa que un subproducto de investigaciones secretas de la CÍA de control mental en humanos con el fin de lograr "robots humanos" capaces de ser utilizados en particulares condiciones de hipnotismo en asesinatos y atentados. La CÍA habría desechado como herramental para estas operaciones al LSD por considerar que no cumplía los requisitos para inducir a seres humanos a que, en determinadas condiciones, recordaran órdenes olvidadas y pudieran "accionar gatillos" (el crimen de Robert Kennedy habría sido efectuado en estas condiciones). Pero la CÍA no perdió oportunidad, según varios autores(2), de sacar provecho de esta droga alucinógena, induciendo su consumo en la juventud norteamericana primero, y luego en el resto del mundo, durante los años '60".


"La CÍA no sería otra cosa que el "brazo armado" de la élite y el CFR. La CÍA no sería otra cosa que el "brazo armado" de la élite y el CFR".



"Para quienes el apellido Sulzberger nada diga, basta con mencionar que es la máxima cabeza empresarial y quien establece la línea editorial del supuestamente independiente New York Times. Si ya en 1977 la CÍA tenía 400 activistas camuflados de periodistas, dueños de medios de comunicación y editores,¿cuántos puede tener en 2003? Quizás ahora podamos tener una mejor idea de lo ocurrido en los años '90 con los medios de comunicación en América latina, cuando un amigo del ex director de la CÍA Bush padre (Tom Hicks) invirtió enormes sumas en la región para comprar canales de TV, estaciones de radio y cadenas de cable, casi al por mayor, pagando lo que nunca podían llegar a valer por sus propios resultados comerciales. ¿Tenemos la CÍA en casa cada vez que prendemos la TV?"


"La infiltración de la CÍA abarcaría prácticamente todo el aparato educativo universitario norteamericano. El objetivo de la agencia de inteligencia no sólo habría sido reclutar entre sus filas a científicos, profesores, educadores, sino también a alumnos, y muchas veces a alumnos extranjeros".


"Hacia fines de los años '70, alrededor de 5 mil académicos estaban haciendo su aplicación para entrar a la CÍA(...). Existían comités que monitoreaban todo el tiempo a los 250 mil estudiantes extranjeros en Estados Unidos a fin de seleccionar entre 200 y 300 futuros agentes de la CIA. Alrededor de 60% de los profesores, investigadores y administradores de las universidades estaba totalmente al tanto y recibía compensación directa de la CIA como empleados contratados, o se les entregaban becas de investigación por su rol como reclutadores encubiertos de la CÍA."

"El FBI (Federal Bureau of Investigations) no es otra cosa que una "policía paralela" interna en Estados Unidos. La visión un tanto romántica de las series y películas norteamericanas acerca de los laboriosos e incorruptibles agentes, que muchas veces se quedan a trabajar a deshoras para resolver tétricos crímenes comiendo fría comida china llevada a domicilio, no es otra cosa que propaganda de cuarta calidad. Muchas veces hemos oído hablar acerca de los crueles crímenes de la Gestapo de Hitler. La Gestapo no era otra cosa que una policía paralela. De la misma manera que el FBI, desde su instauración en 1935 por el ex presidente Franklin Delano Koosevelt (reconocido miembro de una sociedad secreta), opera en el mismo sentido. El FBI fue dirigido durante más de tres décadas por un siniestro personaje, también miembro de una sociedad secreta: J Edgar Hoover".

"Las Naciones Unidas fueron creadas después de la Primera Guerra Mundial, con el supuesto fin prioritario de evitar otra guerra tan atroz como la de 1914-1918. Sin embargo, poco más de dos décadas más tarde, el mundo se veía envuelto en un conflicto bélico mucho peor".

"Si bien el control político que la élite ejerce sobre la sociedad global se da a través de las Naciones Unidas y sus organismos satélite, el control económico se hace merced al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BIRF) y demás organismos satélite como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)".

"Vale la pena recordar que a fines de los '40, durante todos los '50 y principios de los '60 la televisión crece en EE.UU. como un emprendimiento estatal. Los empresarios de la élite petrolera financiera norteamericana habían convencido a los funcionarios de la necesidad de destinar fondos públicos para la enorme inversión que era necesaria. Durante aquellos años de TV estatal, las petroleras fueron las principales anunciantes en los programas televisivos. Su participación no se limitaba a la publicidad, sino que se extendía a los contenidos".

"A su vez, las tres principales mega cadenas de TV de EE.UU.,la CBS, la NBC y la ABC, son en realidad empresas originadas en el antiguo mega monopolio radial RCA".

"La paradoja es sólo aparente porque la televisión, a pequeña escala, durante los años '70 estaba surgiendo en Estados Unidos como una herramienta de la élite para lograr una mayor homogeneización en la información a la cual poblaciones de alejadas regiones podían acceder. Lo que acaba de aprobar Bush en el 2003, y aún no logró llevar a cabo ya, entonces, en el mismo sentido: lo que se permite es que pequeños diarios antiguamente independientes sean adquiridos y dependan editorialmente de canales de televisión, pertenecientes a las grandes cadenas. Como se ve, el control de la información y la política comunicacional interna de Estados Unidos está cada vez más concentrada en unas pocas manos. Lamentablemente, algo no muy diferente ha venido sucediendo en todo el mundo en forma cada vez más acelerada".

"Hemos visto en capítulos anteriores la existencia de una especie de gobierno mundial en las sombras: el CFR. Ahora bien, dijimos que el CFR posee cerca de 3 mil miembros, un 80% de los cuales es estadounidense. Pensar en un gobierno en el que se expresan simultáneamente 3 mil voces, 3 mil opiniones, 3 mil ideas, es claramente una utopía. Están dentro del CFR los que van a hablar, y están los que van a escuchar. En otras palabras, hemos mencionado que en el CFR hay una gran cantidad de educadores, periodistas, abogados, economistas, políticos, empresarios, etc. Dentro de esa variada gama están aquellos para los cuales tan sólo figurar en el CFR es un gran honor y son convocados para infiltrar en sus organizaciones el ideario del CFR, y están aquellos para los cuales figurar dentro es una tarea imprescindible a fin de "bajar linea" a una gran cantidad de miembros del CFR que no son más que ejecutores, dentro de sus respectivos ámbitos de acción, de las políticas que piensa y decide la élite. La élite es un número de gente mucho más reducido".

"Mientras el liderazgo del poder estuvo en Londres, la élite inglesa ejercía su influencia a través de una sociedad secreta denominada "The Group". Esta sociedad secreta se situaba —y se sitúa aún hoy— en la Universidad de Oxford. A medida que el liderazgo iba pasando cada vez más a Estados Unidos, la élite norteamericana —y la inglesa que la seguía y la sigue— ejercía y ejerce su dominio a través de una sociedad secreta cuyo nombre es Skull & Bones (Calavera y Huesos), afincada en la super elitista Universidad de Yale en Connecticut".

La Orden

"Esta sociedad secreta, cuyo emblema es una calavera y dos huesos cruzados al estilo de la bandera pirata, existe desde mucho antes que Estados Unidos comenzara a ejercer el liderazgo mundial. Skull & Bones fue fundada en Estados Unidos en el año 1833. Su carácter secreto es abrumador. Sus miembros ni siquiera pueden admitir que pertenecen a Skull & Bones. Sin embargo, George Bush hijo lo ha reconocido en su autobiografía A charge to keep(1), como ya hemos mencionado. Cuando a su padre le preguntaron acerca de su pertenencia a esa misma sociedad secreta, mientras era presidente de Estados Unidos en 1990, la única respuesta que obtuvo el periodista fue el silencio. Y no sólo el silencio, Bush padre se retiró abruptamente tras la pregunta. En realidad Bush padre cumplía con una de las reglas internas de esa sociedad secreta: jamás admitir su pertenencia a Skull & Bones. Puede resultar entonces llamativo que Bush hijo lo haya hecho por escrito y en su autobiografía de 1999. Sin embargo, más adelante daremos alguna explicación de qué es lo que esto puede significar. Volvamos, mientras tanto, a Skull & Bones. Dicha sociedad secreta tiene otros dos hombres: "Brotherhood of Death" (Hermandad de la Muerte) y simplemente "La Orden". Como presumimos que al lector no le va a resultar muy simpático observar cómo ejerce su dominio sobre nosotros una sociedad secreta llamada "Hermandad de la Muerte", de aquí en adelante nos referiremos a ella simplemente como La Orden".

1 Recordémoslo textualmente: "in my senior year (at Yale) I joined Skult & Bones, a secret society, so secret I can't say anything more."

"La Orden fue fundada, como hemos dicho, en 1833 como "Chapter" (o sea, "sucursal") de una sociedad secreta alemana. El mayor estudioso sobre La Orden, el economista y periodista Antony Surton, recientemente fallecido, en su America's Secret Establishment logra identificar algunas conexiones importantes entre La Orden y sociedades secretas alemanas. Sin embargo, le faltó el "hilo conductor" que va de La Orden a su antecesora germana, llamada los "illuminati de Baviera". Ocurre que La Orden fue fundada en 1833 y dicha sociedad secreta alemana habría sido prohibida y destruida por el gobierno de Baviera en 1788, existiendo entonces casi medio siglo de diferencia entre la muerte de una y el nacimiento de la otra. Pero dejaremos este tema también para más adelante".

"Diremos que esta sociedad tiene creencias paganas y una filosofía moral pragmática. El pragmatismo moral les induce a pensar que aun el más aberrante hecho puede ser cometido si los fines perseguidos se encuentran más cercanos. Este relativismo ético no debe resultar llamativo, dado que se basa en la idea racista típica de las élites, en el sentido de creerse seres superiores a los demás. La igualdad de derechos, expresada tanto en el cristianismo como en los aparatos jurídicos de una vasta mayoría de países, no seria para la élite anglonorteamericana más que un espejismo en el cual es necesario que las masas crean, a fin de que su poder no sea disputado. Tan antirreligioso es el pensamiento de los miembros de La Orden, que en sus documentos internos no cuentan el calendario desde el nacimiento de Cristo, sino desde el de Demóstenes, uno de los mayores y mejores oradores que tuvo la Grecia clásica. El rechazo de preceptos morales les permite a los miembros de La Orden actuar con total soltura y falta de escrúpulos ante cualquier obstáculo que se ponga en su camino. La vida y la muerte de millones de personas en sangrientas guerras, revoluciones y epidemias no es para los miembros de La Orden un obstáculo para lograr su cometido, su objetivo final. La globalización es, entonces, un estadio previo, pero muy cercano, al tipo de sociedad que resulta apetecible al paladar de estas aristocracias. Una sociedad compuesta sólo de dos clases sociales: los miembros de la élite, liderados por La Orden, y los demás, las masas, igualados lo más posible, casi indiferenciados".

"WallStreet financió la revolución bolchevique y la caída del zarismo en Rusia, y pocos años más tarde estaba financiando nada menos que al peor enemigo del comunismo: a Hitler".

"El misterio se acabó para Sutton cuando en 1983 recibe, de miembros anónimos y "arrepentidos" de La Orden, material secreto como para develar el misterio de la financiación simultánea de WallStreet a nazis y comunistas. En 1984, Sutton publica la obra y el misterio comienza a desvanecerse para ir generando uno aún mayor. Lo que había ocurrido habría sido lo siguiente: La Orden fue fundada en la Universidad de Yale1 por el magnate del opio estadounidense William Russell y por Alfonso Taft, padre de la única persona que fuera a la vez, sucesivamente, presidente de la Nación y presidente de la Suprema Corte de Justicia a inicios del siglo XX. El origen germano de La Orden se debe a que Russell habría estado en la Universidad de Ingolstadt (Baviera) en 1831 y 1832, habiendo tomado allí contacto con una sociedad secreta (los illuminati)".

Continuará...