CONSÍGUELOS EN AMAZON

domingo, 7 de octubre de 2012

Amor versus egoísmo

       

El problema de la falsa religiosidad es que hace de todo, pero todo lo que hace carece de amor genuino, siempre impulsado o motivado por mil cosas que no proceden de un fruto genuino de Dios, en cambio, su enfoque es sobre si mismo. "Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres" (Colosenses 3:23; I Corintios 13)