CONSÍGUELOS EN AMAZON

martes, 7 de febrero de 2012

Estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo

Con soberbia, altivez y prepotencia no se llega al cielo, aunque tengas una Biblia bajo el brazo, brinques, saltes o tengas el título que tengas. Dice:

“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Filipenses 2:3)

“Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos.” (Salmo 138:6)

“se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.” (Juan 13:4-9)

¿Le lavarías los pies a tu prójimo? ¿Harías acepción de personas?