CONSÍGUELOS EN AMAZON

domingo, 2 de enero de 2011

En los ministerios las buenas intenciones no bastan

http://www.cgiphils.org/literature/armor/romanholidays/images/uzzah.jpg

"David volvió a reunir a todos los escogidos de Israel, treinta mil. Y se levantó David y partió de Baala de Judá con todo el pueblo que tenía consigo, para hacer pasar de allí el arca de Dios, sobre la cual era invocado el nombre de Jehová de los ejércitos, que mora entre los querubines. Pusieron el arca de Dios sobre un carro nuevo, y la llevaron de la casa de Abinadab, que estaba en el collado; y Uza y Ahío, hijos de Abinadab, guiaban el carro nuevo. Y cuando lo llevaban de la casa de Abinadab, que estaba en el collado, con el arca de Dios, Ahío iba delante del arca. Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda clase de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, panderos, flautas y címbalos. Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaban. Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios. Y se entristeció David por haber herido Jehová a Uza, y fue llamado aquel lugar Pérez-uza, hasta hoy. Y temiendo David a Jehová aquel día, dijo: ¿Cómo ha de venir a mí el arca de Jehová? De modo que David no quiso traer para sí el arca de Jehová a la ciudad de David; y la hizo llevar David a casa de Obed-edom geteo. Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa. ""I Samuel 6:1-11)


Alguno puede preguntar, si Uza quería ayudar, ¿Por qué entonces murió?


En los ministerios, la buena intención no puede suplantar a las directrices dadas por Dios. Al pueblo de Israel Dios le dio directrices especificas de cómo debía ser trasladada el arca del testimonio. El arca del testimonio era símbolo de la presencia de Dios. Como toda cosa sagrada debía ser tratada como tal. Dentro de los muchos tipos y sombras representados por el arca del testimonio relacionados a Cristo y a la iglesia se encuentran los ministerios dados por Dios a la iglesia los cuales son: maestros, apóstoles, profetas, evangelistas y pastores. Como tales, toda cosa que se hace dentro de esas labores tiene que ser tratado con la santidad y las directrices dadas por Dios en su Palabra y no siendo dirigidos por medio de sugestiones personales, puntos de vista errados, prejuicios, o alguna otra clase de intenciones de hombres en las cosas sagradas. Ya en la Biblia tenemos las directrices de todo lo que concierne a las cosas sagradas. Ir en otra dirección es provocar el juicio de Dios sobre nuestra vida. Es sembrar para muerte en vez de la vida. Esto es lo que sucede cuando se impone la voluntad humana por encima de lo ya establecido por Dios. En lo que se refiere a los ministerios de Dios y las cosas sagradas, las buenas intenciones no bastan. La voluntad humana no debe interponerse en lo que Dios ya ha establecido. Hacerlo es retar a Dios. En todo lo relacionado a la iglesia, tengamos cuidado y no estemos imponiendo nuestra voluntad y nuestras decisiones e intereses personales usando los ministerios de Dios para nuestro propio beneficio y no para hacer lo que realmente tenemos que hacer.


El simple hecho de querer imponer nuestras ideas, metas, deseos, directrices, por encima de lo ya establecido por Dios, es ir en una dirección opuesta a Dios. Por más lindo, hermoso, atractivo que sea el fuego que creamos ofrecerle a Dios, si no concuerda con la santidad y con las directrices ya dadas y no está libre de motivos humanos, se convierte en un fuego extraño abominable a Dios. Y el fin en este asunto ya está anunciado en las Escrituras.


Pero Nadab y Abiú murieron cuando ofrecieron fuego extraño delante de Jehová. (Números 26:61) (Lev. 10:1)


¿Tomará el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos ardan? (Pr. 6:27)


Seamos sabios y obremos para vida y no para muerte.