CONSÍGUELOS EN AMAZON

sábado, 9 de enero de 2010

"No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagueñas, profetizad mentiras"

Dicen los "profetas" de este tiempo: "éste será el año de la cosecha, de la prosperidad, de la abundancia, de la retribución, de la bendición económica como siempre la has soñado..."

Pero no llaman con la misma vehemencia para que la gente quite sus pensamientos de las cosas perecederas y las pongan solamente en Dios. Todo en la tierra perece, pero solamente lo eterno perdurará.

He visto como le agradan los mensajes de prosperidad económica a la gente. Como siguen a los profetas que los engañan con falsos sueños y visiones y hasta ponen fechas para atrapar a sus víctimas. Les dicen: "declara que tu bendición económica llega y verás como la recibes".

"Declara, decreta y recibe tu milagro económico"

Los corazones de la gente se entusiasman con lo que creen que tendrán y siguen a los falsos profetas.

Pero Dios les tiene una palabra:

Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios.(Prov.2:1-5)

No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagueñas, profetizad mentiras

Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre. Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagueñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel. Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente.(Is. 30:813)

¿Quiere Dios que usted sea rico en esta tierra? ¿Dios promete hacernos ricos a todos?



Temas relacionados:

"Dinos cosas halagadoras, que nos gusten y nos agraden al oído"


De Santa Claus, Picapiedra y los vendedores de sueños (Teología de la prosperidad)