EBOOKS Y LIBROS TRADICIONALES A TU ALCANCE EN AMAZON - TODOS LOS EBOOKS SON GRATIS AL SUSCRIBIRTE A KINDLE UNLIMITED

viernes, 21 de noviembre de 2014

¿Pena de muerte?

La reciente masacre en Guaynabo Puerto Rico ha abierto el debate sobre el tema de la pena de muerte. La sensibilidad del pueblo está herida al ver como de forma injusta e inhumana se le dio muerte a una familia completa en manos de unos despiadados criminales. La mente humana propone que se le haga a los matones de la misma forma que ellos le hicieron al prójimo. Sin embargo, surge el debate entre lo que es correcto o no correcto hacer en estos casos. Si bien es cierto que la justicia humana obraría al "ojo por ojo, y diente por diente", hay que ver que alternativas resuelven el problema social. ¿Darle la muerte a los maleantes resuelve algo en la sociedad? El evangelio bíblico propone que lo que hay que "matar" es al hombre interior el cual está atestado de toda clase de males. El hombre sin Dios vive lleno de enojo, ira, contienda, envidias, malignidades, vicios, y toda clase de cosas negativas. Es como una horrenda casa que necesita ser limpia y reconstruída. El evangelio de Jesucristo provee para que los hombres puedan cambiar y pasar de ser pecadores a gente buena. Hay un camino que produce santificación, sanidad, restauración y nuevo nacimiento y es lo que ocurre cuando los hombres nacen de nuevo por medio de la fe en Jesucristo. Por medio de la obra de Jesucristo, Dios el Padre y el Espíritu Santo obrando en la vida de la gente es posible una nueva vida llena de paz, armonía y bien hacia el prójimo. Los gobiernos, en vez de servir de estorbo a la moral pública imponiendo agendas seculares y liberales lo que deberían promover es la participación activa de las iglesias en la sociedad, en la creación de buenas leyes que sean conforme a los mandamientos de Dios y a la interración de la iglesia con la juventud de tal forma que se les presente un camino de sosiego y tranquilidad en vez de actitudes rebeldes y ofensivas a toda autoridad. Diversos ejemplos en la sociedad nos muestran que cuando existe un deseo genuino en el hombre de buscar de Dios ocurren cosas positivas en la sociedad. Ocurre la salvación. Nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otro ser humano y es necesario que a toda persona, sea buena o mala se le predique el mensaje transformador de Jesucristo. 



(Parte III)


(Testimonio de Nicky Cruz - ex-pandillero)