CONSÍGUELOS EN AMAZON

jueves, 9 de diciembre de 2010

La buena voluntad de Dios para tu vida

http://littleganeshas.files.wordpress.com/2009/12/06-162-1-1.jpg

Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: !!Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! (Lucas 2:13-14)


El deseo de Dios para tu vida es que puedas alcanzar la salvación plena por medio de su Hijo Jesucristo. Es pues Dios quien hace el llamado al hombre para que se torne hacia él.


Dice:

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. (2 Pedro 3:9)


Sin embargo, el hombre debe alcanzar a Dios por medio de la fe en Jesucristo y recibir la nueva vida que proviene de Cristo. Esto le traerá al hombre regeneración y renovación


. Dice:


nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo (Tito 3:5)



¿Porqué es necesaria la regeneración y la renovación?



El hombre debe recibir la nueva vida que proviene de Dios ya que Dios es santo, de esta manera, sólo siendo lavados en la sangre de Jesucristo podremos alcanzar a Dios.


Sabiduría, justificación, santificación y redención


Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención (I Cor. 1:30)


Dios está dispuesto a transformar al hombre de tal forma que alcance la vida eterna.


Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane (Is. 40:4)


Tema relacionado:


4 leyes espirituales (En castellano)


El cielo versus El infierno

/
Expiación/Redención/La fe/El arrepentimiento/La justifiación/La conversión/La regeneración/La adopción/La santificación

"Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad." (Apoc. 22:14)