CONSÍGUELOS EN AMAZON

miércoles, 10 de marzo de 2010

El tiempo difícil que nos ha tocado vivir y la clave de la victoria

*

Es innegable que este tiempo que nos ha tocado vivir es tiempo de toda clase de peligros. Ya de antemano advertido por la Sagrada Palabra de Dios, no nos debe tomar por sorpresa, aunque en los eventos del porvenir sí existen unos que tendrán características de sorpresa como lo es el retorno de Cristo para recoger a su pueblo.


De antemano se advierte en la Biblia que viene tiempo de tribulación y angustia como nunca antes:


porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. (Marcos 13:19) (Apoc. 7:14)

Pasa el tiempo y la venida de Jesucristo está más cerca. La inestabilidad de la naturaleza se ha asociado con las palabras proféticas de Cristo de aquellas alarmas sociales en las que podríamos conocer el tiempo de su regreso.

Todo se ha cumplido, solo nos resta estar preparados para que no nos sorprenda el regreso de nuestro rey.

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. (I Tes. 5:4)

Dios nos dijo la manera en que podemos estar preparados para su regreso. Esto es:


Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. (Lucas 21:36)


No se trata de gastar nuestras energías orando por bienes materiales, casas, autos, ropa, riquezas. Se trata de una oración insistente procurando ser santificados y a la vez que nuestros familiares y hermanos puedan alcanzar la meta de la salvación.


Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. (Apoc. 22:14)