APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

lunes, 2 de julio de 2012

LA CIRCUNCISION, EL UNGIMIENTO CON ACEITE, LOS AYUNOS, EL BAUTISMO EN AGUA, SANTA CENA, LOS DIEZMOS

ALGUNAS PERSONALIDADES ESTAN UTILIZANDO FACEBOOK Y LAS REDES SOCIALES COMO UNA PLATAFORMA PARA HACER UN RETROCESO DOCTRINAL EN EL PUEBLO CRISTIANO NEGANDO SANAS PRACTICAS DEL EVANGELIO. VEAMOS LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE: LA CIRCUNCISION, EL UNGIMIENTO CON ACEITE, LOS AYUNOS, EL BAUTISMO EN AGUA, SANTA CENA

Sobre la circuncisión, creo que la circuncisión es la del corazón, aquella que nos hace separarnos para Dios en espíritu. Sin embargo, hay otra serie de prácticas que continuan en el nuevo pacto.


¿Dónde Dios ordena esto? ¿En la Ley o en la Gracia?


EL UNGIMIENTO CON ACEITE:

"¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor." (Santiago 5:14)


EL AYUNO:

"Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán."(Lucas 5:35) "Pero este género no sale sino con oración y ayuno." (Mateo 17:21)


"Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído." (Hechos 14:23)


LA SANTA CENA:

"Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí." (I Corintios 11:25)


EL BAUTISMO EN AGUAS:

"Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó." (Hechos 8:36-38)


LOS DIEZMOS:


Mucho antes que existiera la Ley de Moisés, se narra en la Biblia de la sana costumbre de los hombres de traer ofrendas a Dios de sus primicias. Algunos de ellos fueron Abel y Abraham. Se trató de un acto de fe y de agradecimiento a Dios. No se trata de una mera imposición de la Ley de Moisés la cual se dio posteriormente. De seguro encontrarás diferentes personalidades negando ésta así como muchas sanas prácticas de la Biblia.


Todas estas cosas no se tratan de la Ley de Moisés, sino de doctrinas y mandamientos dados por Cristo en la Gracia.

"Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema." (Gálatas 1:6-9)

Jesucristo es el cumplimiento de la ley de Dios, sin embargo, parte de las evidencias de esa nueva vida en la que Cristo nos ha introducido son visibles y evidentes. Recibimos a Cristo como nuestro salvador, creemos por fe en su obra redentora. Recibimos el Espíritu Santo por el creer con fe. Somos justificados en Cristo. Todo esto es parte de nuestra creencia. Sin embargo, esas cosas no ELIMINAN las buenas prácticas de los DIEZMOS, OFRENDAS, BAUTISMO EN AGUA, UNGIMIENTO CON ACEITE, LA SANTA CENA, EL AYUNO y cosas como estas. Esas son cosas las cuales son parte de un todo, de lo que Dios nos ha mandado. Cristo no nos manda meramente a creer, sino que también nos manda a guardar sus mandamientos como una evidencia de nuestra creencia. Y entre esos mandamientos se encuentran los antes mencionados que algunos afirman que no hay que practicarlos porque los etiquetan de "COSAS DE LA LEY" (COSA QUE ES FALSO).

El que me ama, mi palabra guardará... (Juan 14:23)

Sobre el argumento: "estoy completo en Cristo, no necesito hacer ya estas cosas".

En Cristo estamos completos, pero en esa PLENITUD en Cristo tenemos que andar en santidad y en obediencia. Esa Plenitud en Cristo no nos exime de hacer nuestra parte, aquella mandada por Dios en su Palabra. Nadie se salva por una fe sin obras, porque la fe sin obras es muerta. ¿Cuáles obras? El vivir en santidad, el guardar su Palabra en amor a Dios y al prójimo. El guardar su Palabra incluye DIEZMOS, BAUTISMO EN AGUA, SANTA CENA, AYUNOS, UNGIMIENTO CON ACEITE, Obediencia a su Palabra en todo lo que Dios ha mandado. Esa PLENITUD y estado de COMPLETOS EN CRISTO de ninguna manera anula la parte que tiene que hacer el creyente en todos los mandamientos dados por Cristo. En cambio, de la única manera que se demuestra que ESTAMOS COMPLETOS EN CRISTO, es por medio de la obediencia a la fe de Jesús. Y lo que ya hemos mencionado son sanas prácticas dentro de la fe de Jesús. Si alguno afirma que tiene fe y está completo en Cristo pero niega las sanas prácticas mandadas por Cristo, el tal es un mentiroso.


El hecho de que Cristo afirme y sea nuestro PAN DE VIDA, esto no elimina la sana práctica mandada por él de HACERLE MEMORIA por medio de comer el pan y tomar el fruto de la vid. Una realidad no anula la otra. Tan mandamiento es el recibir a Cristo como nuestro pan de vida, como el participar de la comunión de la santa cena. AMBOS SON UN MANDAMIENTO EN LA GRACIA. SI USTED AFIRMA OBEDECER UNO, PERO RECHAZA EL OTRO, NO ESTA OBEDECIENDO LA PLENITUD DE LA PALABRA DE CRISTO. (I Corintios 11:25) EL MISMO PRINCIPIO APLICA EN LOS OTROS ASUNTOS. No se puede utilizar el artificioso argumento "estoy completo en Cristo" para dejar de obedecer lo que Cristo dijo que se obedeciera y se hiciera.