CONSÍGUELOS EN AMAZON

lunes, 28 de diciembre de 2009

Dios responde pero no obedece...

Dios responde pero no obedece. Dios no se resume en un pensamiento ni en un deseo humano. Dios responde nuestras oraciones pero no obedece nuestros decretos.

Simplemente no encuentro un sólo ejemplo bíbico que se asemeje a la falacia "yo decreto" "yo declaro" y mucho menos enfocadas en deseo carnales de enriquecimiento personal.

El utilizar textos de la Biblia para declarar y decretar algarete y sin sentido, creyendo que el poder se encuentra en las palabras y en la repetición audible es simplemente caer en LA RUINA.

Vea el tema:

La Nueva Era se disfraza de ministro evangélico para conducir al error (Sobre la confesión positiva)


¿Es ésta la fe de la que habla la Biblia?