APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 24 de agosto de 2011

Los decretos y los cristianos


Edicto o decreto antiguo



Según entiendo de sus interpretaciones. Ustedes aplican Ester 8:8 donde dice:

"Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os pareciere, en nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey, y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado." (Ester 8:8) Lo anterior es una pretendida "justificación" bíblica para la práctica moderna en los púlpitos de los llamados "decretos".

El contexto bíblico verdadero parte de la historia cuando el pueblo judío corría peligro como nación y Dios interviene por medio de la reina Ester y ella halla gracia delante de Asuero. Amán de Hamedata había conspirado contra los judíos para darle muerte a toda una nación por medios de edictos legales. Ester interviene y se le permite escribir un edicto a los judíos para que se defendieran de los ataques que vendrían a causa del edicto anterior. Sucedió que los enemigos de los judíos no pudieron cometer el genocidio sino que fueron sus enemigos quienes perecieron. Esa es la historia bíblica.

Ahora bien, entiendo que la aplicación que pretenden darle al tema de "los decretos" está ligada a la justificación de la práctica moderna de los decretos desde los púlpitos. Escuchamos a menudo a la gente decir: "decreto riquezas, libertad financiera, prosperidad, salud, y toda clase de cosas". Personalmente no encuentro ese modelo en la Biblia. Creo que Dios en su Palabra nos autoriza a pedirle al Padre en el nombre de Jesucristo. Se trata de peticiones, clamor, ruego, súplica, oración ferviente. Esto es muy diferente a "decretos".

Sé que la lógica que ustedes aplican es la siguiente: "Soy hijo de un rey, él me ha dado toda autoridad y puedo pedir conforme se me antoje." "Soy hijo, entonces tengo derecho a decretar todo aquello que bien me parece". "Decreto porque tengo la autoridad que Dios me ha dado para hacerlo".

Ahora bien, antes de adoptar una práctica debemos ver si dicha práctica se ajusta a toda la verdad bíblica y no a textos aislados. Cuando Jesús nos da autoridad al orar y pedir, eso no nos coloca a la cabeza, pues en la cabeza siempre estará Cristo. No se trata de pedir y decretar nuestro antojo, sino que nuestra oración tiene que ir primero lejos de toda arrogancia. Tal y como lo dice en el Salmo 123. Un temor reverente, pues no estamos pidiéndole a Juan del pueblo, sino al Dios todopoderoso. Lo mismo en el contenido de nuestro pedido, se trata de un pedido que esté lejos de avaricia, materialismo e intereses en cosas materiales que muchas veces se convierten en competencia con el prójimo para ver quien tiene más "prosperidad material". Como dice en Santiago: Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites(Santiago 4:3)


¿Tenemos salud en Cristo? ¿Tenemos prosperidad? Claro que tenemos toda clase de bendiciones. Sin embargo, no son el resultado de nuestros decretos sino de la misericordia de Dios. Son el resultado de un Dios misericordioso que atiende nuestro clamor y da su respuesta a su tiempo.

Antes de llenar nuestra boca de decretos, miremos la Biblia y sigamos los modelos de todos los santos. No se trata de decretos sino de súplicas, ruegos y clamor. (I Reyes 8:45; Salmo 55:1; Salmo 66:19; Salmo 130:2; Jeremías 37:20; Efesios 6:18; Hebreos 5:7; I Timoteo 5:5; Oseas 14:2; Salmo 5:2; Salmo 9:12; Salmo 18:6; Salmo 145:19; Lamentaciones 3:56)

Somos oídos por Dios cuando expresamos fe en oración por medio de un temor reverente.

Preguntémonos, ¿TODOS los santos de Dios en toda la Biblia podían cambiar su ambiente o entorno por medio de decretos?

¿Cambió Job su realidad haciendo uso de decretos sobre las cosas y el ambiente?

¿Cambió Juan el Bautista su destino por medio de decretos?

¿Hizo decretos Elías cuando era perseguido por Jezabel?

Los primeros cristianos como Esteban, ¿cambiaron el escenario por medio de decretos?

Las prisiones de Pablo, ¿hizo uso Pablo de decretos para someter a sus opresores?

Cuando los creyentes eran expulsados a causa de la conspiración de los malignos, ¿decretaron ellos sobre los malos? Vea: Hechos 13:50

¿Cambió Pablo su realidad por medio de decretos? ¿O simplemente rogaba a Dios que quitara su aguijón? (II Corintios 12:7)

¿Decretó Timoteo sanidad para su enfermedad estomacal o simplemente esperaba en Dios? (I Timoteo 5:23)

¿Quién decreta? ¿el hombre o Dios cuando el hombre va a él en súplica, clamor y ruego?



¿Cómo se valida nuestra autoridad dada por Cristo y nuestra realeza dada por él? ¿Por medio de decretos y reclamos o por medio de la humillación a Dios con una actitud de temor reverente?
-