APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

sábado, 23 de mayo de 2009

El economista Walter Graziano afirma que existen élites de familias adineradas que controlan todo en la sociedad

Recientemente estaba leyendo el libro (el cual está muy bien documentado en bibliografías): "Hitler ganó la guerra" cuyo autor presenta diversidad de argumentos en los que asegura que existen élites de poder que se han encargado de controlar:

-La energía del mundo (petróleo)

-La banca (economía mundial y finanzas)

-Los laboratorios

-La política

-La religión

-Armamentos

-Educación (Universidades)

Walter Graziano nació en 1960 en la Argentina. Se graduó de economista en la Universidad de Buenos Aires. Hasta 1988 fue funcionario del Banco Central de su país y recibió becas de estudio del gobierno italiano y del Fondo Monetario Internacional para estudiar en Nápoles y Washington DC. Desde 1988 colaboró con medios gráficos y audiovisuales argentinos en forma simultánea a su profesión de consultor económico. En 1990 publicó Historia de dos hiperinflaciones y, en 2001, Las siete plagas de la Argentina, libro que preanunció la debacle económica y política de su país. Desde 2001 Graziano se encuentra abocado a los temas de esta obra, sus antecedentes históricos y cuestiones colaterales.

En su libro, Graziano pretende mostrar evidencias de como los sistemas educativos, económicos, políticos, legales, comunicaciones, religiosos, salud pública, etc. Pueden estar siendo controlados por élites poderosas de familias que monopolizando de forma estratégica la energía mundial han sido los orquestadores de: guerras, atentados, crisis económicas, jugadas sociales de toda índole que se trata de mantener el poder.

Entre los temas que Graziano presentan se encuentran:


-Vínculos de élites poderosas con los dictadores más terribles del mundo como Hitler y Mussolinni.

-Atentados y crisis perpetrados por los tentáculos de una compleja maquinaria política basada en familias adineradas del mundo.

-Uso de los presidentes de diferentes naciones (en especial de E.U.) como marionetas para mantener el poder mundial.

-Control de la prensa y de la información para controlar la opinión pública y mantener las masas ciegas y amordazadas.

-Control de la educación para mantener a los países en métodos económicos obsoletos.

-Control de toda información y control sobre los individuos.

-Innegable realidad de sociedades secretas que estrechan lazos a favor de estas familias o élites poderosas.


En otras palabras, que vivimos en un mundo donde lo que usted aprende en las universidades está manchado por un currículo predispuesto a crear mentes a la medida de aquellos poderosos que rigen el planeta. Para poder conocer la verdad el hombre debiera desintoxicarse del lavado de cerebro al que ha estado sujeto por parte de aquellos que han procurado moldear su mente en todos los sentidos. Sólo liberándose de estas cadenas es que podrá tener una óptica objetiva de la realidad.

En otras palabras, que la historia que usted estudia en las universidades es sólo una cara de la verdadera realidad. De la misma manera, estos grupos poderosos han controlado la prensa y los medios de comunicación para "educar" las mentes de la población y conducir a todos hacia sus fines individuales.


A continuación le presento algunas citas tomadas al azar del libro de Graziano:


SOBRE LA HISTORIA QUE CONOCEMOS HOY:


"Se cuenta que los más sanguinarios emperadores romanos tenían historiadores oficiales. Éstos escribían loas a atroces emperadores y a su acción de gobierno. Sólo muchas décadas más tarde, cuando ya todos los protagonistas estaban muertos, Tácito y Suetonio pudieron poner las cosas en su lugar y colocar a personajes como Tiberio, Calígula y Nerón en el lugar que se merecían: en el panteón de los más siniestros y perversos emperadores que se recuerden. Sin embargo, muchos de los ciudadanos romanos contemporáneos de ellos murieron sin saber cuántos de sus males, miserias y hasta sus propias muertes diarias se debían a los propios emperadores y su sistema de censura y manipulación de la prensa y la historia. En el propio Imperio Romano se tardó más de sesenta años para que se conocieran acabadamente quiénes habían sido esos tres emperadores".


SOBRE LOS MODELOS ECONOMICOS EN QUE NS EDUCAN:


"Por lo tanto, el descubrimiento de Nash acerca de la falsedad de la teoría de Adam Smith debería haber puesto en estado de alerta y en emergencia a la comunidad de los economistas en el planeta entero. Ello, por supuesto, no ocurrió, en buena medida debido a que sólo un reducido núcleo de profesionales de la economía se enteró a inicios de los años '50 de la verdadera profundidad de los descubrimientos de Nash. Puede pensarse, entonces, que un saludable revisionismo sería una verdadera actitud científica frente a lo acontecido. Sin embargo, nada de esto ocurrió ni ocurre en la economía. Los economistas, no sólo en carreras de grado, sino también en las de posgrado, tanto en Argentina como en el exterior, no reciben información alguna acerca de que la base fundamental de la economía es una hipótesis demostrada incorrecta, nada menos que desde las propias matemáticas".


"Habría que preguntarse, por ejemplo, si la propia globalización hubiera sido posible, en su actual dimensión, en el caso de que los descubrimientos de Nash hubieran tenido la repercusión que merecían, si los medios de comunicación los hubieran difundido y si muchos de los economistas considerados más prestigiosos del mundo, muchas veces financiados por universidades norteamericanas que deben su existencia a grandes empresas del sector privado, no los hubieran dejado "olvidados" en el closet. Si hubiera habido en su debido momento un revisionismo a fondo a partir de los descubrimientos de Nash, quizás hoy tendríamos Estados nacionales mucho más fuertes, reguladores y poderosos de lo que, tras una década de globalización, resultan".

"Por lo tanto, toda universalización de recomendaciones económicas es incorrecta. No se puede dar el mismo consejo económico (por ejemplo, privatizar o desregular o eliminar el déficit fiscal) para todo país y en todo momento. Sin embargo, esto es lo que precisamente se ha venido haciendo cada vez con más intensidad, sobre todo desde los años '90, cuando, al ritmo de la globalización, se han encontrado recetas que se han enseñado como universales, como verdades reveladas, que todo país debe siempre aplicar".


"Cualquier economista que no perteneciera a esta corriente y que abjurara de ella era visto poco menos que como un dinosaurio. Nadie se preguntaba, y es muy raro que así haya ocurrido, cómo puede ser que la teoría económica de todo el planeta estuviera en manos de un ingeniero puesto a esbozar teorías psicológicas (disciplina alejadísima de la ingeniería), ultra especializado en matemáticas. Pero así ocurrió. Nadie sabe muy bien, tampoco, de dónde salió el argumento de que el promedio de cualquier sociedad se comporta de manera perfectamente racional. Si nos detenemos a pensar un minuto sobre todo esto, podríamos llegar fácilmente a la conclusión de que si estas teorías eran tomadas en serio por muchos de quienes eran considerados los más idóneos profesionales en economía, fue exclusivamente porque se habían elaborado en una universidad considerada muy prestigiosa".


"Es evidente, entonces, que ha habido poderosos intereses atrás de las teorías de la denominada Escuela de Chicago, que han constituido el basamento para lo que hoy es la globalización, aun cuando se trataba, ni más ni menos, que de un saber falso. ¿Qué intereses están atrás de la Universidad de Chicago? Pues bien, fue fundada por el magnate petrolero John D. Rockefeller I, creador además del mayor monopolio petrolífero del mundo: la Standard Oil".

"Pues bien, la industria petrolera no sólo fundó la Universidad de Chicago sino que controla, en forma directa o indirecta, al menos a las universidades de Harvard, New York, Columbia y Stanford, y además está presente en otras muchas universidades".

"Una cosa de la que no tomamos adecuada conciencia es que la vida entera podría ser analizada desde un punto de vista de transformación de la energía. Cuando comemos, o nos vestimos, o desarrollamos cualquier actividad diaria, no estamos haciendo otra cosa que procesar energía".

"O sea, el componente energético, en forma de hidrocarburos, es un factor muy relevante dentro del costo total del producto. Si a su vez tenemos en cuenta que los salarios abonados por el trabajo se gastan también en consumo de energía, debemos concluir —y no es sólo una paradoja— que la energía mueve al mundo".

"
Hay otra manera de ver este mismo tema: el sistema de precios y salarios de toda sociedad, lo cual implica en síntesis el nivel de bienestar que podemos alcanzar cada uno de nosotros, gira en torno a lo barata o cara, escasa o abundante, que sea la energía que interviene en los procesos productivos".

"A mediados del 2003, tras la guerra con Irak, George W. Bush continúa dilatando la decisión acerca de la licitación entre universidades norteamericanas para estudiar en forma hipotética cómo desarrollar la tecnología del hidrógeno. Por lo tanto, si han sido creados sustitutos de los hidrocarburos fósiles, con buenos resultados, permanecen en el anonimato. No es nada improbable que los enormes intereses que hay detrás del oligopolio mundial petrolero hayan provocado su silenciamiento. Cuando hablamos de monopolio u oligopolio mundial petrolero debemos referirnos ineludiblemente a las empresas derivadas de la antigua Standard Oil, compañía creada luego de la guerra civil norteamericana por el ya mencionado John D. Rockefeller I. Rockefeller, en muy poco tiempo, se transformó en un tácito monopolista de la industria petrolera norteamericana. Llegó a concentrar en sus manos el 95% de la exploración, explotación, distribución y venta minorista de gasolina en EE.UU".


"En cuanto a biografías, es necesario mencionar que aquellas que citaban con más detalle algunos de los actos de crueldad y barbarie atribuidos al clan han desaparecido casi por completo del mercado bibliográfico, al punto que han caído en el olvido episodios tales como la masacre de Ludlow, cuando gente propia de Rockefeller en 1913 mató a mujeres y niños por plegarse a una huelga de la Colorado Oiland Fuel, empresa propiedad de esa familia".

"El odio popular a los Robber Barons era en aquellas épocas enorme. Se trataba cada vez más de una casta monopolista en sus diferentes actividades, de un verdadero equipo que se ayudaba solidariamente entre sí, cuyos vástagos se casaban entre sí a fin de que no se diseminaran las fortunas familiares. Si bien un siglo antes Adam Smith había comenzado a idear la tesis del individualismo como base de la competencia perfecta, quienes detentaban el poder económico en Estados Unidos a fines del siglo XIX constituían en realidad una verdadera corporación. Tan corporativo y concentrado era el poder económico que en 1890 el gobierno norteamericano se vio en la obligación de dictar la llamada "Ley Sherman", legislación antitrust, que tardó 21 años en ser aplicada para el caso del petróleo".

"El caso del clan Rockefeller es quizás el principal emblema, pero no el único. Durante buena parte del siglo XX, el monopolio petrolero anglonorteamericano fue rebautizado como "The Seven Sisters" (Las Siete Hermanas). Pero el proceso de gran concentración del capital vivido en la década del 90 ha hecho que se dejaran de guardar las apariencias y las empresas petroleras volvieran a fusionarse. De seguir a este ritmo, ya poco faltaría para volver a la primitiva Standard Oil. En efecto, la familia Rockefeller controla los conglomerados petrolíferas Exxon Mobil, Chevron Gulf Texaco y Amoco British Petroleum. También le corresponde, por ejemplo, y entre muchos otros intereses petrolíferos en el resto del mundo, una proporción muy importante en el petróleo que Repsol posee en la Argentina dado que Aznar vendió en 1997 acciones de Repsol en la Bolsa de Madrid y fueron compradas nada menos que por el Chase Manhattan Bank.(1) Este banco, también controlado por la familia Rockefeller, adquirió recientemente al JP Morgan, al Chemical Bank y al Manufacturers Hannover. Desde hace tiempo, la misma familia también controla al Citibank e influye decisivamente en el Bank of America. En realidad, hay una gama de negocios que sigue oligopolizada en las sombras en Estados Unidos, a pesar de la legislación en la materia. Es necesario volver a remarcar que el capitalismo en su versión norteamericana produjo un enorme auge de cotizaciones en la Bolsa de todo tipo de empresas. Con una muy pequeña proporción del capital accionario de ellas y de los fondos de inversión o pensión que luego invierten una enorme parte de lo que recaudan en las mismas acciones cotizantes, una pequeña élite influye decisivamente en las políticas de las mega empresas de esos sectores. Ello ocurre más visiblemente en los negocios de banca y finanzas, petróleo y energía, laboratorios y salud, educación y universidades. Todas estas ramas de la producción están relacionadas entre sí a través de los clanes elitistas controlantes de los sectores en bloque. No se trata de un esquema cerrado en sí mismo sino con derivados a otros sectores de la actividad como, por ejemplo, la industria de armamentos. Debe tenerse en cuenta que en el oligopolio mundial energético también tiene una vital influencia la empresa Royal Dutch Shell, en parte propiedad de las coronas británica y holandesa, y financiada en buena medida por la familia Rothschild, antigua financista europea de varias coronas reales, sobre todo a la hora de financiar guerras. Se caracterizaba por auxiliar financieramente a la vez, a los dos bandos".


"Según abundante información, esta misma familia también es la prestamista original de los Rockefeller y de todo el desarrollo petrolífero, ferroviario y bancario en Estados Unidos, a través de las familias Morgan (banca y ferrocarriles), Harriman (ferrocarriles y altas finanzas) y Rockefeller (petróleo y banca). Los ferrocarriles no eran un negocio de transporte más en el siglo XIX. No había transporte aéreo, no existía el transporte de carga por carreteras, no había red de autopistas. Tan sólo una de las pocas empresas ferroviarias en Estados Unidos rivalizaba con el propio gobierno federal en cantidad de obreros empleados. Ello significa que haber controlado cuasi monopólicamente ferrocarriles, petróleo y bancos implicaba controlar el real poder en Estados Unidos".

"Controlar la energía es tener el poder. Si el más importante recurso energético es escaso y no renovable, como el petróleo y el gas, quienes manejen ese bien tienen el poder. Si las principales fuentes de energía se basaran en recursos renovables —y hay que tener en cuenta que toda la materia es fuente potencial de energía—, ningún minúsculo grupo podría tener el poder, porque las decisiones humanas de consumo bien podrían independizarse mucho más de la necesidad de trabajar. O sea, la necesidad de trabajar para vivir en el mundo contemporáneo se debe, en muy buena medida, a que al ser el petróleo un bien escaso, y por lo tanto oneroso, hace mucho más costosos los bienes que consumimos usualmente".



"En términos económicos, esa serie de crisis internacionales se verificaría mediante subas bruscas e imprevistas en la cotización del petróleo y/o con la aparición de nuevas guerras, que sólo alguien muy ingenuo puede creer que casualmente se sitúen cerca de donde existen grandes yacimientos de hidrocarburos, o en las zonas de su paso".

"El presidente George W. Bush dirigió o formó varias empresas: Arbusto Energy, Bush Energy, Spectrum 7, Harken. Su padre fue cofundador de la polémica empresa Zapata Oil, luego dividida en Zapata Oil y Zapata Offshore(3). La máxima asesora en materia de seguridad".

"El caso del actual vicepresidente y ex ministro de Defensa del padre de Bush, Dick Cheney, es todavía más llamativo. Durante los '90 dirigió la empresa Halliburton, principal proveedora mundial de insumos al sector petrolero. Hizo jugosos negocios vendiendo abundante material por miles de millones de dólares a Saddam Hussein para que éste se preparara en su afán de triplicar la oferta de crudo iraquí. El problema que luego se suscitó es que Saddam Hussein decidió excluir a las empresas norteamericanas y británicas del proceso de concesión de los pozos iraquíes, basando su estrategia en contratar sobre todo petroleras estatales de Europa continental. Si Saddam hubiese logrado ese objetivo, dado que el petróleo se está agotando en Estados Unidos y en Inglaterra en forma simultánea, la declinación en el volumen de negocios de las petroleras anglosajonas las hubiera condenado a un brutal achique. Habría un mayor dominio del mercado por parte de las empresas estatales de petróleo".

"De todas formas, no puede pensarse que el establishment petrolero norteamericano haya sido tomado por sorpresa por la estrategia de Saddam Hussein, dado que la invasión a Irak comenzó a planearse a más tardar en 1997, a través de un reducido núcleo de intelectuales y hombres de acción del Pentágono, entre los cuales se encuentran Paul Wolfowitz, Richard Perle y otros, junto a Francis Fukuyama. El thinktank se llama "Project for the New American Century". Ese núcleo de gente, que evidentemente no se reunió por casualidad y que representa el ala más fanática del pensamiento conservador norteamericano, es en realidad una especie de desprendimiento del omnipresente pero siempre misterioso y secretivo Council on Foreign Relations (CFR), para algunos el verdadero gobierno en las sombras en Estados Unidos".

"Esto hace pensar que el establishment petrolero norteamericano le vendía material petrolero a Saddam con objeto de que se fuera construyendo infraestructura a fin de aumentar la producción, al mismo tiempo que planificaba su futuro derrocamiento. Cabe recordar que mientras esto ocurría, los medios de comunicación difundían la noticia de que el jefe de inspectores de armas, en aquel entonces en Irak, Scott Ritter, declaraba que el régimen de Hussein no sólo no tenía armas de destrucción masiva sino que no estaba siquiera en condiciones de generarlas".

"No sólo las guerras en el Golfo Pérsico han sido inducidas por motivos energéticos. La historia política y económica del mundo de los últimos cincuenta años gira en torno a este tema".

¿Un Mundo Feliz?

"La energía es, entonces, el principal limitante a la globalización que, por otra parte, el propio establishment norteamericano propugna como remedio para todos los males sociales y económicos del planeta".

"Más aún, es posible que la élite banquera petrolera intente, a fin de continuar con la tecnología energética que le permite concentrar el poder, resolver el problema induciendo una baja en el consumo de energía per cápita".

"Si se lo mira desde esta perspectiva, los supuestos "errores" de apreciación del Fondo Monetario Internacional, que contribuyeron a que se gesten y perduren muchas de las crisis de los últimos años, en realidad no fueron tales, sino que han sido funcionales a esta necesidad de reducir el consumo de energía per cápita, que bajo determinadas condiciones puede convertirse directamente en una necesidad de ir comenzando a reducir la cantidad de "cápitas"."


SOBRE EL TERRORISMO


"Todos sabemos qué es lo que ocurrió el 11 de septiembre de 2001. ¿Sabemos realmente qué es lo que ocurrió? Ese día las Torres Gemelas cayeron, el Pentágono sufrió un ataque y más de 2.000 personas murieron. En esos episodios, el gobierno de George W. Bush acusó a Osama Bin Laden y su red Al Qaeda de ser los autores de esos atentados. Pocos días después, varios ciudadanos norteamericanos recibieron sobres de correo con bacilos de ántrax. Cinco de ellos murieron. Los ataques adquirieron, entonces, otra dimensión. Con todo este marco, Bush logró aprobar fácilmente en el Congreso la denominada "U.S. Patriot Act", que suspende una variada gama de garantías constitucionales. Bin Laden negó en una primera instancia ser el autor de los atentados. Posteriormente Bush lanzó sus campañas bélicas contra Afganistán e Irak".


"La historia oficial la conocemos todos. No vale la pena repetirla aquí. El gobierno norteamericano y los medios de comunicación nos armaron el rompecabezas. Lo cierto es que, tras hacerlo, hay una gran cantidad de piezas que no entran, y sería conveniente que los propios medios de comunicación digan cómo encajan en este juego, sobre todo teniendo en cuenta que la excusa oficial para invadir Irak ha sido la certeza tanto de Bush como de Blair de que el régimen de Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva y que hasta este momento —esto se escribe en agosto de 2003— no han sido encontradas. Aun cuando aparecieran de aquí en más, despertarían serias sospechas dado que la coalición anglonorteamericana controla el 100% del territorio de Irak, y la entrada y salida del país. Mientras las armas biológicas de Saddam no se encuentran, la prensa denunciaba la aparición de rastros de ántrax en la cuenca del Potomac, cerca de Washington DC. A la luz de todos estos episodios y, sobre todo, dado el ocultamiento de los datos energéticos aportados en el capítulo anterior, vale la pena revisar lo ocurrido el 11 de septiembre de 2001, sobre todo si se tiene en cuenta que Afganistán es un país de paso de importantes gasoductos, y que Irak figura segundo en el ranking de reservas petrolíferas mundiales con cerca de 110 billones de barriles de reservas comprobadas, cifra que casi sextuplica el total de reservas que quedarían en Estados Unidos, con las de Alaska incluidas".


1. La velocidad de crucero de un Boeing es de cerca de 900 km/h. Para dar en un blanco de sólo cinco pisos, como lo es el Pentágono, o en un ancho reducido, como el de las Torres Gemelas, es necesario contar con pilotos profesionales de vasta experiencia. De otra manera, la posibilidad de errarles a los blancos por centenas de metros es muy alta. Los tres aviones dieron en el blanco. Sin embargo, los pilotos Mohamed Atta, Marwanal AlShehhi y Hani Hanjour no podían volar siquiera avionetas. En el caso particular de Hanjour, la academia de aeronavegación donde tomó el curso señaló que era incapaz de volar un Cessna 172. A pesar de ello, los terroristas se hicieron del comando de Boeings 757 y 767, muchísimo más sofisticados de volar. Las informaciones de prensa daban cuenta de que en los alrededores del aeropuerto de Logan, en Boston, apareció una copia del Corán junto a un manual para el manejo de Boeings, el mismo día en que los aviones fueron presuntamente secuestrados. También se informó que los terroristas habían tomado clases de manejo de pequeños aviones en el estado de la Florida, gobernado por el hermano de George W. Bush, y que habrían interrumpido los cursos antes de aprender a aterrizar.

2. La historia oficial también da cuenta de que 19 ciudadanos de nacionalidad mayoritariamente saudí subieron a los cuatro aviones dispuestos a inmolarse utilizando como única arma los cortapapeles y cuchillos de plástico que les fueron servidos en las meriendas. Con esas armas, redujeron a toda la tripulación, tomaron el comando de las naves y las estrellaron en el blanco, produciendo un máximo efecto destructivo.

3. Durante mucho tiempo, no existió ningún documento fílmico sobre el ataque al Pentágono. Sin embargo, por ser un objetivo militar, se especulaba con la existencia de gran cantidad de cámaras en los alrededores del mismo. Presionado por la aparición de los libros La terrible impostura y Pentagate, de Thierry Meyssan, el gobierno norteamericano finalmente difundió una breve filmación a la que se le cortaron los cuadros en los que se hubiera podido ver qué clase de objeto impacta contra el Pentágono. En suma, se ve sólo el Pentágono antes del ataque y cuando su pared externa estalla.

4. El objeto que impactó contra el Pentágono lo hizo deforma horizontal. Si hubiera sido el vuelo 77 de American Airlines, habría requerido un giro de 270" y un descenso de 7.000 pies volando a 500 millas por hora. Para poder aproximarse al Pentágono de manera horizontal, a fin de maximizar el daño que se produce al edificio, hubiera sido necesario un vuelo rasante, esquivando líneas de alta tensión abundantes en la zona. La distancia entre los dos polos eléctricos de dichas líneas es menor al ancho de un Boeing. No sólo se hubiera necesitado un piloto profesional, sino uno militar.

5. La lista de muertos del Pentágono proporcionada por la CNN revela que las áreas atacadas fueron las de Presupuesto y Comunicaciones.

6. Para derrumbar las Torres Gemelas con el impacto de aviones, hubiera sido necesario derretir la estructura interna de acero, tal como la explicación oficial sugería. El acero tiene sus primeros problemas en su estructura cuando alcanza los 550° C. El combustible de aviones no supera los 360° C cuando se enciende.

7. Si se hace memoria, se recordará que la torre sur fue golpeada a las 9:03 am, 18 minutos después de que algo impactara en la torre norte. Sin embargo, la torre sur se derrumba primero. El golpe en la torre norte dio casi exactamente en el centro. En cambio, el impacto en la otra dio en un ángulo, por lo que se presume que el daño que sufrió la estructura interna del edificio fue mucho menor. Una gran cantidad de combustible del avión que impactó en la torre sur se consumió inmediatamente en la explosión que fue vista, por lo que no se explica que la estructura haya colapsado primero.

8. El tipo de derrumbe que sufrieron ambas torres sólo es usual en demoliciones controladas. No se explica cómo los pisos superiores a los impactos de los aviones no cayeron en bloque, o en forma fragmentada. En los registros fílmicos, esos pisos superiores se desvanecieron.

9. El testimonio de bomberos y sobrevivientes que escucharon detonaciones en pisos inferiores al lugar del impacto de los aviones fue rápidamente suprimido de los medios de comunicación.

10. La empresa que llegó primero al lugar de los hechos es curiosamente la misma contratante que llegó primero en Oklahoma cuando, según la explicación oficial, Tímothy McVeigh, un ermitaño solitario, juntó gran cantidad de explosivos, los colocó cuidadosamente en el Murrah Building, lo detonó y escapó a pie, produciendo la muerte de centenas de personas. ¿Cuál es el nombre de esa empresa? Controlled Demolition Inc.

11. Controlled Demolition Inc. vendió inmediatamente ¿pequeñas empresas chatarreras los restos de acero de las estructuras de las Torres Gemelas, que a su vez exportaron esos restos con suma rapidez a China y Corea, lo que impidió realizar pericias forenses que hubieran podido detectar explosivos, restos de los aviones y el estado real de la estructura interna de las torres,

12. El tipo de demolición (limpia) de ambas torres, que afecta sólo una muy reducida parte de la zona lindera, es común en procesos de demolición controlada, y altamente infrecuente en aquellas producidas por impactos como los de los aviones. En estos últimos casos, si eventual mente cayeran los edificios, lo harían de forma asimétrica e irregular, cosa que no sucedió. Ni siquiera quedó en pie una parte de la estructura metálica interna de los edificios, lo que hubiera sido esperable, si la versión oficial fuese cierta, que ocurriera en ambas torres.

13. Las Torres Gemelas fueron diseñadas para que soportaran el impacto de aviones Boeing 757 y 767, como los que se habrían estrellado. Ya hubiera sido raro que una de ambas hubiera caído. Se desplomaron las dos.

14. El presidente George W. Bush dijo el 4 de diciembre de 2001, lo que puede ser comprobado en el sitio oficial de la Casa Blanca, lo siguiente en una conferencia de prensa:

"Pregunta: (...) ¿Cómo se sintió usted cuando escuchó las noticias sobre el ataque?

El Presidente: Gracias, Jordán. Bien, Jordán, no podría usted creer en el estado en que estaba cuando escuché acerca del ataque terrorista. Yo estaba en Florida. Y mi jefe de Gabinete, Andy Card —en realidad, yo estaba en un aula hablando acerca de un programa de lectura que funciona bien. Yo estaba sentado hiera del aula esperando entrar y vi un avión golpear la torre—, la TV estaba obviamente prendida. Y yo solía volar, yo mismo, y dije: 'Bueno, qué pésimo piloto'. Pensé: ''Debe haber sido un horrible accidente''. Pero estaba sorprendido, y no tuve mucho tiempo para pensar sobre el tema. Y estaba sentado en la clase, y Andy Card, mi jefe de Gabinete, quien está sentado aquí conmigo, entró y dijo: 'Un segundo avión golpeó la torre. América es atacada'."(1)

El 5 de enero de 2002, Bush volvió a referirse en el Town Hall de California sobre el hecho de la siguiente forma:

"Pregunta: ¿Cuál fue la primera cosa que pasó por su cabeza cuando escuchó que un avión se estrelló en la primera torre?

El Presidente: Sí, bueno. Estaba sentado en una escuela en Florida. Había ido ahí a decirle a mi hermanito qué hacer, y —sólo estoy bromeando, Jeb (risas)—; es mi madre dentro mío (risas). De todas maneras, estaba en la cuestión de aprender acerca de un programa de lectura que funciona bien. Soy un gran creyente de la educación primaria, y la misma empieza cuando se está seguro de que cada niño aprende a leer. Por lo tanto, tenemos que poner el foco en la ciencia de la lectura, no en lo que haga sentir bien o en lo que suene bien cuando se trata de enseñar a los niños a leer. (Aplausos.) Estoy intentando poner en funcionamiento mi iniciativa acerca de la lectura.

"Por dos veces, entonces, el presidente Bush se refirió al primer ataque a las torres. Sin embargo, ninguna cadena pública ni privada de televisión, grande, mediana ni chica, transmitió en vivo el primer atentado. ¿Cómo hizo Bush para ver el primer impacto contra las torres? Hasta dos años más tarde, sólo habría un registro fílmico —y para peor, amateur— del primer impacto. En dicho registro, hecho por dos hermanos franceses que estaban casualmente filmando un documental sobre los bomberos en el bajo Manhattan, sólo se ve al avión un segundo y medio antes de impactar en las torres. Obviamente, ningún canal de TV abierta ni de cable estaba transmitiendo en directo el impacto contra la primera torre. Tampoco hubo transmisión alguna en diferido que no proviniera del registro fílmico casi "amateur" de los hermanos Naudet. Lo más importante y central de todo es que George W. Bush se "vendió" a sí mismo completamente solo, sin que nadie lo interrogara de manera inquisitiva, por dos veces, acerca de lo que vio en el primer atentado: no tenía causa para mentir, pero si lo vio, significa que le trasmitieron el atentado por circuito cerrado de televisión, y que sólo ingresó a la escuela donde lo esperaban una vez que estuvo seguro de que la operación había sido exitosa. Que en aquella escuela en Miami el presidente Bush estaba con la cabeza en otro lado lo explica el material fotográfico, que muestra cómo leía un libro escolar al revés".


Texto original; "Q: What was the first thing that went through your head when you heard that a plane crashed into the first building?

The President: Yes. Well, I was sitling in a schoolhouse in Florida. I had gane down to tell my titile brother what to do, and —just kidding, jeb (laughter) And—it's the mother in me daughter). Anyway. I was in the midle of learning about a reading program that works. l'm a big believer in basic education, and it starts with making sure every child learns to read. And therefore, we need to focus on the science of reading, not what may feel good or sound good when it comes to teaching children to read. (Applause.) I'm just getting a plug in for my reading initiation. Anyway, l was sitting there, and my Chief of Staff—well, first of all, when we walked into the classroom, I had seen this plane fly into the first building. There was a TV sel on. And you know, I thought it was pilot error and I was amazed that anybody could make such a terrible mistake. And something was wrong with the plane, or anyway, l'm sitting there, listening to the briefing, and Andy Card came and said, ''America is under attack''."

www.whitehouse.govlnews/releases/2002/01/200201053.html.

15. En los días previos a los atentados, sobre todo entre el 6 y el 7 de septiembre, hubo una gran e inusual actividad en WallStreet con opciones de venta de acciones de American Airlines y United Airlines. En el caso de American Airlines, se negociaron nada menos que 4.744 contratos de venta contra los alrededor de 300 usuales por día. Esta información apareció en una gran cantidad de medios de comunicación. También se dijo que iba a haber una investigación al respecto, lo que hubiera llevado fácilmente a detectar quién sabía que se iban a realizar los atentados. Las operaciones financieras habían sido realizadas en el Deutsche Bank/ABBrown. Nunca se reveló quién fue el que compró esas opciones de venta. Lo que sí se sabe es que hasta 1998 el Deutsche Bank/ABBrown era dirigido por A.B. "Buzzy" Krongard, desde esa fecha director ejecutivo de la CÍA.

16. La tesis oficial dice que uno de los cuatro aviones presuntamente secuestrados se estrelló en las cercanías de Pittsburgh, al arrebatar los pasajeros el control de la nave a los terroristas. Sin embargo, restos de la nave fueron encontrados al otro día a ocho millas del lugar del impacto, por lo que no cabe más que pensar que en realidad ese vuelo estalló en el aire.

17. Como hemos explicado, para que las torres se cayeran era necesario que la estructura interna de acero se derritiera. Sin embargo, visualmente se observa cómo los incendios producidos por los impactos se apagan lentamente, por lo que la temperatura debía estar reduciéndose al momento de las demoliciones.

18. Thierry Meyssan, en La terrible impostura y en su sitio oficial de Internet Réseau Voltaire, demuestra cómo, en el caso del Pentágono, el tamaño del Boeing que supuestamente impactó contra el mismo directamente no entra en el hueco producido.

19. En las fotos tomadas en el área del Pentágono, ni bien producido el desastre, no aparecen rastros del fuselaje del avión, de cuerpos ni de equipaje alguno.

20. La CÍA respondió a Meyssan que la ausencia de rastros de fuselaje se debió a que el aluminio del mismo se consumió íntegramente en el impacto. Meyssan preguntó a la CÍA cómo es que los familiares de los muertos en el Pentágono recibieron urnas con las cenizas de los fallecidos, identificados por las huellas dactilares, si las temperaturas habían derretido al aluminio. No obtuvo respuesta.

21. Meyssan también comenta en La terrible impostura que varios de los supuestos 17 terroristas inmolados en el ataque están vivos, en Arabia Saudita, y preguntándose cómo es que murieron en los ataques.

22. La explicación oficial acerca del derrumbe de las torres establecía que el mismo fue posible porque las vigas que ligaban la estructura interna con la externa eran extraordinariamente finas y fueron debilitadas hasta colapsar por el impacto de los aviones y el calor de los incendios. Sin embargo, en primer lugar, las conexiones entre la estructura central y la pared externa debieron ser lo suficientemente fuertes como para soportar que la carga del peso del viento, que normalmente impactaba en las torres, se trasmitiera hasta el núcleo central de ellas. De lo contrario, los pisos se habrían torcido por el viento. En segundo lugar, suponer que había conexiones livianas entre la pared externa y el núcleo central lleva un cálculo del acero total de las torres de sólo dos tercios del total existente en las mismas. En tercer lugar, hay evidencia fotográfica de que dentro de las torres había fuertes y sólidas conexiones entre la pared externa y el núcleo central.

23. Aunque las ediciones periodísticas de material fílmico del 11 de septiembre no suelen mostrar imágenes completas de las torres anteriores a su caída, varios telespectadores recuerdan haber visto en la transmisión original explosiones en las mismas cerca de la planta baja.

24. La velocidad del derrumbe de las torres puede calcularse en seis pisos por segundo. Esa velocidad es sólo compatible con un total colapso de la estructura central de las mismas. Un colapso de esas características requeriría explosiones en niveles significativamente más bajos de los niveles en los que impactaron los aviones. Si sólo los aviones hubieran producido el derrumbe, la demolición resultante habría sido de piso en piso, a una velocidad máxima de un piso por segundo, lo que hubiera hecho demorar la caída de cada una de las torres en más de un minuto.

25. Los sismógrafos de la Universidad de Columbia, ubicados 21 millas al norte del World Trade Center, grabaron una extraña actividad sísmica el 11 de septiembre de 2001 que aún no ha sido explicada. Mientras que los impactos de los aviones causan mínimos temblores de tierra, las agujas de los sismógrafos registraron significativos movimientos antes de cada derrumbe. Dichos movimientos sísmicos serían compatibles con detonaciones o explosiones de gran poder cercanos a la planta baja de ambas torres.

26. La cepa con la que se produjo el ataque de ántrax es científicamente denominada Ames. Su producción se realiza únicamente en Estados Unidos.

27. En una serie de notas aparecidas nada menos que en el New York Times con fechas 4 de enero, 2 de julio, 3 de julio, 12 de julio, 19 de julio, 13 de agosto y 17 de septiembre de 2002, el periodista Nicholas Kristof descubre que el mayor sospechoso de los envíos del ántrax es un científico que trabaja para el gobierno de George W. Bush, llamado Steven Hatfill, quien habría colaborado con dos regímenes racistas, Sudáfrica y Rhodesia, país este último donde hubo una epidemia de ántrax afectando a 10.000 granjeros negros entre 1978 y 1980. La Federación de Científicos Americanos, por medio de la doctora Bárbara Kosenberg, expresó también que el FBI sabía que el autor de los ataques era un norteamericano con una evidente conexión con el programa de biodefensa, pero no lo detenía. Este escándalo con el tema ántrax nunca llegó a reproducirse en los medios de comunicación argentinos. Sin embargo, las notas del New York Times tuvieron gran repercusión interna y produjeron el cese inmediato de la teoría que venía difundiéndose masivamente en los medios de comunicación acerca de que Saddam Hussein le había facilitado el ántrax a Osama Bin Laden. A partir de las notas de Kristof, comienza a instalarse en los medios de comunicación la teoría de las supuestas armas de destrucción masiva de Hussein, y pasa al archivo la tesis anterior de un eje Osama Saddam, en el que Saddam habría ayudado a Osama brindándole ántrax. El cese de la información a escala masiva en los medios de comunicación acerca del tema ántrax se debe al alto perfil que cobraba este tema en el New York Times. Lo cierto es que la muy alta difusión que tuvieron las notas de Kristof forzaron al FBI a admitir que uno de los principales sospechosos era un científico de la administración Bush. Precisamente, uno de sus funcionarios: Steven Hatfill. Pero el FBI decidió no ir mucho más allá. Investigar a fondo podría haber ayudado a revelar una verdad horrorosa. No hacerlo en absoluto hubiera levantado más sospechas y publicidad sobre el caso. Por lo tanto el FBI abrió una especie de "dossier muerto" sobre el tema, Sin embargo, un simbólico acto de justicia fue efectuado por la Universidad Estatal de Luisiana, donde Hatfill era director asociado en el Centro Nacional para la Investigación y el Entrenamiento Biomédico. Esa casa de estudios expulsó a Hatfill el 19 de julio de 2002, según informó, entre otros, nada menos que la propia CNN http://wwze.cnn.com/2002/US/09/03/hatfiH.lsu.fired/index.htm!). El asunto ántrax Hatfill levantó una gran polvareda en EE.UU. La prensa ligada a los mega medios de comunicación dio todo el bajo perfil que pudo al asunto. Aun así, no pudo escapar a su tratamiento. Sin embargo, es extraño que un tema tan urticante como este haya sido escasamente tratado en el exterior de EE.UU. Una pista acerca de la causa de ello podremos obtenerla cuando nos ocupemos de quienes son los dueños de las principales agencias de noticias mundiales y quienes las manejan. ¿Qué fue del periodista Kristof, quien "destapó" el tema en el New York Times? Fue "premiado" con un transitorio destino a Bagdad hacia fines de 2002, justo cuando se esperaban inminentes bombardeos aéreos contra la capital iraquí como los que había efectuado más de una década atrás George Bush padre. Allí, como corresponsal de guerra, Kristof descubrió, entre otras cosas, que el supuestamente despótico Saddam Hussein había escrito y publicado tres novelas de historias de amor y heroísmo bajo un seudónimo...

28. Exactamente el 16 de mayo de 2002 un gran escándalo se desata en EE.UU. La corresponsal fulltime de la cadena ABC en la Casa Blanca, Ann Compton, quien al momento de los atentados se encontraba junto a George W. Bush en Florida cubriendo la visita del presidente a la escuela, declaró que Bush estaba al tanto de los atentados antes de que éstos se produjeran. La prensa la comenzó a presionar entonces para que diga cómo lo sabía. Compton, entre la espada y la pared, solo atinó a decir: "Lo leí en sus ojos". El escándalo trascendió. Entre otros, la senadora Hillary Clinton llevó el tema al Senado, y hasta el diario New York Post tituló a letra catástrofe: "BUSH KNEW" ("Bush sabía"). Dado que Compton no era una periodista más, sino la más antigua corresponsal en la Casa Blanca (desde 1974), la primera mujer corresponsal destacada allí, y la persona más joven en ocupar ese puesto, el revuelo fue grande. Más aún si se tiene en cuenta que representaba nada menos que a la cadena ABC, una de las "tres grandes". La CNN llegó a reportar que Compton incluso mencionó que varias de las fotos de Bush del 11 de septiembre de 2001 son trucadas (http://zvwiv.cnn.com/2002/ALLPOLITICS/05/16/cotumn.bilipress/index.htmí). Sin embargo, en forma extraña, a los pocos días el tema "bajó" abruptamente de la prensa. Buena parte de la información acerca de Compton incluso fue suprimida de la red (sobre todo la de la propia Compton en el sitio de la ABC). Pero lo más relevante del caso es la muy poca información que de este tema se supo en el exterior de EE.UU. Parece ser que las principales agencias de noticias casi no hicieron mención de la cuestión, y la prensa extranjera casi no se enteró de lo que estaba ocurriendo, por lo que para el público de terceros países no hubo información alguna, ¿Es esto normal?

A propósito de ello, vale la pena citar que con posterioridad a este tema, Ann Compton se ha transformado, por arte de magia, en una de las más complacientes reporteras cuando se trata de hacer preguntas a George W. Bush...

29. Los familiares de Bin Laden que residían en EE.UU. fueron evacuados hacia Arabia Saudita sólo 48 horas tras los atentados. No fueron interrogados por los servicios de inteligencia norteamericanos acerca del paradero ni las actividades de Osama. Al mismo tiempo, en menos de 24 horas, y casi sin los peritajes suficientes, los medios masivos de comunicación ya aseguraban de manera concluyente que el autor de los atentados era la red Al Qaeda de Bin Laden.

30. Extrañamente, las Torres Gemelas, que habían sido construidas por iniciativa de los hermanos Rockefeller, fueron alquiladas por 99 años en unos 3 mil millones de dólares, sólo siete semanas antes de los atentados, por un empresario. Su nombre, Larry Silverstein, quien estaría reclamando más de 7 mil millones de dólares a la aseguradora suiza Re. Sin embargo, llama la atención que el estado de Nueva York haya tomado en sus manos la reconstrucción del lugar, que podría terminar siendo realizada con fondos públicos. Ahora bien, ¿quién es Larry Silverstein? Aparte del leasing de las Torres Gemelas, Silverstein posee el club nocturno "Runway 69" en Queens. Su cabaret se vio ligado a escándalos por tráfico de heroína de Laos, lavado de dinero y corrupción a la policía de Nueva York. ¿Cómo un empresario de estas características pudo acceder al alquiler por 99 años de las Torres Gemelas siete semanas antes de su colapso?... Misterio (ver http://www.aztlari.net/sstein2.htm).

Hasta aquí algunos de los muchos cabos sueltos de la versión oficial del ataque terrorista que sufrieran los Estados Unidos. Algunos de ellos, especialmente llamativos, porque dan pie a sospechar la existencia de negocios grandes, medianos y pequeños alrededor del horror de los atentados. A raíz de éstos no sólo la administración de Bush comenzó a tener un pretexto para invadir países estratégicamente esenciales desde el punto de vista energético. También pudo aprobar en el Congreso una legislación que suspende en Estados Unidos garantías constitucionales esenciales, como la "U.S. Patriot Act" aprobada por el Senado norteamericano el 24 de octubre de 2001 por 99 votos contra 1. Esta ley de 120 páginas, elaborada en el tiempo récord de unas pocas semanas, autoriza al gobierno norteamericano a suspender el hábeas corpus, interceptar comunicaciones efectuadas por medios electrónicos o telefónicos, modificar la designación de jueces, realizar espionaje de voicemails, recabar información de inteligencia en el exterior, aplicar sanciones comerciales, realizar el espionaje financiero en cuentas bancarias privadas de cualquier individuo sospechoso, tanto en Estados Unidos como en el exterior, levantar el secreto bancario, establecer restricciones para viajar a Estados Unidos y desde ellos, limitar la permanencia en Estados Unidos de extranjeros, etc., etc. La ley es lo suficientemente meticulosa y detallista como para pensar que no puede ser elaborada y aprobada en menos de un mes y medio. Muchas voces se han levantado indicando que fue redactada antes del 11 de septiembre de 2001. El gobierno de Bush también aprobó la Executive Order 13.233, que autoriza a un presidente o ex presidente norteamericano a mantener en secreto información confidencial que por el paso del tiempo deba ser revelada. Incluso, sí el presidente en cuestión fallece, su familia puede optar por seguir manteniendo el secreto. En septiembre de 2002, la Casa Blanca lanza un documento denominado "The National Security Strategy of the United States of America", por el cual suplanta la denominada "doctrina de la seguridad nacional" por la "doctrina del ataque preventivo". Por medio de esta legislación, el gobierno de Bush se reserva el derecho de atacar preventivamente cualquier nación del mundo que considere sospechosa de albergar intenciones terroristas. Además, la administración Bush creó el denominado Homeland Security Department, otorgándole la estructura de un super ministerio cuya función es investigar y prevenir la posibilidad de cualquier ataque terrorista interno, para lo que incluso recompensa con efectivo la delación de actividades sospechosas entre vecinos.

Texto original; "Q: What was the first thing that went through your head when you heard that a plane crashed into the first building?

The President: Yes. Well, I was sitling in a schoolhouse in Florida. I had gane down to tell my titile brother what to do, and —just kidding, jeb (laughter) And—it's the mother in me daughter). Anyway. I was in the midle of learning about a reading program that works. l'm a big believer in basic education, and it starts with making sure every child learns to read. And therefore, we need to focus on the science of reading, not what may feel good or sound good when it comes to teaching children to read. (Applause.) I'm just getting a plug in for my reading initiation. Anyway, l was sitting there, and my Chief of Staff—well, first of all, when we walked into the classroom, I had seen this plane fly into the first building. There was a TV sel on. And you know, I thought it was pilot error and I was amazed that anybody could make such a terrible mistake. And something was wrong with the plane, or anyway, l'm sitting there, listening to the briefing, and Andy Card came and said, ''America is under attack''."

www.whitehouse.govlnews/releases/2002/01/200201053.html.

15. En los días previos a los atentados, sobre todo entre el 6 y el 7 de septiembre, hubo una gran e inusual actividad en WallStreet con opciones de venta de acciones de American Airlines y United Airlines. En el caso de American Airlines, se negociaron nada menos que 4.744 contratos de venta contra los alrededor de 300 usuales por día. Esta información apareció en una gran cantidad de medios de comunicación. También se dijo que iba a haber una investigación al respecto, lo que hubiera llevado fácilmente a detectar quién sabía que se iban a realizar los atentados. Las operaciones financieras habían sido realizadas en el Deutsche Bank/ABBrown. Nunca se reveló quién fue el que compró esas opciones de venta. Lo que sí se sabe es que hasta 1998 el Deutsche Bank/ABBrown era dirigido por A.B. "Buzzy" Krongard, desde esa fecha director ejecutivo de la CÍA.

16. La tesis oficial dice que uno de los cuatro aviones presuntamente secuestrados se estrelló en las cercanías de Pittsburgh, al arrebatar los pasajeros el control de la nave a los terroristas. Sin embargo, restos de la nave fueron encontrados al otro día a ocho millas del lugar del impacto, por lo que no cabe más que pensar que en realidad ese vuelo estalló en el aire.

17. Como hemos explicado, para que las torres se cayeran era necesario que la estructura interna de acero se derritiera. Sin embargo, visualmente se observa cómo los incendios producidos por los impactos se apagan lentamente, por lo que la temperatura debía estar reduciéndose al momento de las demoliciones.

18. Thierry Meyssan, en La terrible impostura y en su sitio oficial de Internet Réseau Voltaire, demuestra cómo, en el caso del Pentágono, el tamaño del Boeing que supuestamente impactó contra el mismo directamente no entra en el hueco producido.

19. En las fotos tomadas en el área del Pentágono, ni bien producido el desastre, no aparecen rastros del fuselaje del avión, de cuerpos ni de equipaje alguno.

20. La CÍA respondió a Meyssan que la ausencia de rastros de fuselaje se debió a que el aluminio del mismo se consumió íntegramente en el impacto. Meyssan preguntó a la CÍA cómo es que los familiares de los muertos en el Pentágono recibieron urnas con las cenizas de los fallecidos, identificados por las huellas dactilares, si las temperaturas habían derretido al aluminio. No obtuvo respuesta.

21. Meyssan también comenta en La terrible impostura que varios de los supuestos 17 terroristas inmolados en el ataque están vivos, en Arabia Saudita, y preguntándose cómo es que murieron en los ataques.

22. La explicación oficial acerca del derrumbe de las torres establecía que el mismo fue posible porque las vigas que ligaban la estructura interna con la externa eran extraordinariamente finas y fueron debilitadas hasta colapsar por el impacto de los aviones y el calor de los incendios. Sin embargo, en primer lugar, las conexiones entre la estructura central y la pared externa debieron ser lo suficientemente fuertes como para soportar que la carga del peso del viento, que normalmente impactaba en las torres, se trasmitiera hasta el núcleo central de ellas. De lo contrario, los pisos se habrían torcido por el viento. En segundo lugar, suponer que había conexiones livianas entre la pared externa y el núcleo central lleva un cálculo del acero total de las torres de sólo dos tercios del total existente en las mismas. En tercer lugar, hay evidencia fotográfica de que dentro de las torres había fuertes y sólidas conexiones entre la pared externa y el núcleo central.

23. Aunque las ediciones periodísticas de material fílmico del 11 de septiembre no suelen mostrar imágenes completas de las torres anteriores a su caída, varios telespectadores recuerdan haber visto en la transmisión original explosiones en las mismas cerca de la planta baja.

24. La velocidad del derrumbe de las torres puede calcularse en seis pisos por segundo. Esa velocidad es sólo compatible con un total colapso de la estructura central de las mismas. Un colapso de esas características requeriría explosiones en niveles significativamente más bajos de los niveles en los que impactaron los aviones. Si sólo los aviones hubieran producido el derrumbe, la demolición resultante habría sido de piso en piso, a una velocidad máxima de un piso por segundo, lo que hubiera hecho demorar la caída de cada una de las torres en más de un minuto.

25. Los sismógrafos de la Universidad de Columbia, ubicados 21 millas al norte del World Trade Center, grabaron una extraña actividad sísmica el 11 de septiembre de 2001 que aún no ha sido explicada. Mientras que los impactos de los aviones causan mínimos temblores de tierra, las agujas de los sismógrafos registraron significativos movimientos antes de cada derrumbe. Dichos movimientos sísmicos serían compatibles con detonaciones o explosiones de gran poder cercanos a la planta baja de ambas torres.

26. La cepa con la que se produjo el ataque de ántrax es científicamente denominada Ames. Su producción se realiza únicamente en Estados Unidos.

27. En una serie de notas aparecidas nada menos que en el New York Times con fechas 4 de enero, 2 de julio, 3 de julio, 12 de julio, 19 de julio, 13 de agosto y 17 de septiembre de 2002, el periodista Nicholas Kristof descubre que el mayor sospechoso de los envíos del ántrax es un científico que trabaja para el gobierno de George W. Bush, llamado Steven Hatfill, quien habría colaborado con dos regímenes racistas, Sudáfrica y Rhodesia, país este último donde hubo una epidemia de ántrax afectando a 10.000 granjeros negros entre 1978 y 1980. La Federación de Científicos Americanos, por medio de la doctora Bárbara Kosenberg, expresó también que el FBI sabía que el autor de los ataques era un norteamericano con una evidente conexión con el programa de biodefensa, pero no lo detenía. Este escándalo con el tema ántrax nunca llegó a reproducirse en los medios de comunicación argentinos. Sin embargo, las notas del New York Times tuvieron gran repercusión interna y produjeron el cese inmediato de la teoría que venía difundiéndose masivamente en los medios de comunicación acerca de que Saddam Hussein le había facilitado el ántrax a Osama Bin Laden. A partir de las notas de Kristof, comienza a instalarse en los medios de comunicación la teoría de las supuestas armas de destrucción masiva de Hussein, y pasa al archivo la tesis anterior de un eje Osama Saddam, en el que Saddam habría ayudado a Osama brindándole ántrax. El cese de la información a escala masiva en los medios de comunicación acerca del tema ántrax se debe al alto perfil que cobraba este tema en el New York Times. Lo cierto es que la muy alta difusión que tuvieron las notas de Kristof forzaron al FBI a admitir que uno de los principales sospechosos era un científico de la administración Bush. Precisamente, uno de sus funcionarios: Steven Hatfill. Pero el FBI decidió no ir mucho más allá. Investigar a fondo podría haber ayudado a revelar una verdad horrorosa. No hacerlo en absoluto hubiera levantado más sospechas y publicidad sobre el caso. Por lo tanto el FBI abrió una especie de "dossier muerto" sobre el tema, Sin embargo, un simbólico acto de justicia fue efectuado por la Universidad Estatal de Luisiana, donde Hatfill era director asociado en el Centro Nacional para la Investigación y el Entrenamiento Biomédico. Esa casa de estudios expulsó a Hatfill el 19 de julio de 2002, según informó, entre otros, nada menos que la propia CNN http://wwze.cnn.com/2002/US/09/03/hatfiH.lsu.fired/index.htm!). El asunto ántrax Hatfill levantó una gran polvareda en EE.UU. La prensa ligada a los mega medios de comunicación dio todo el bajo perfil que pudo al asunto. Aun así, no pudo escapar a su tratamiento. Sin embargo, es extraño que un tema tan urticante como este haya sido escasamente tratado en el exterior de EE.UU. Una pista acerca de la causa de ello podremos obtenerla cuando nos ocupemos de quienes son los dueños de las principales agencias de noticias mundiales y quienes las manejan. ¿Qué fue del periodista Kristof, quien "destapó" el tema en el New York Times? Fue "premiado" con un transitorio destino a Bagdad hacia fines de 2002, justo cuando se esperaban inminentes bombardeos aéreos contra la capital iraquí como los que había efectuado más de una década atrás George Bush padre. Allí, como corresponsal de guerra, Kristof descubrió, entre otras cosas, que el supuestamente despótico Saddam Hussein había escrito y publicado tres novelas de historias de amor y heroísmo bajo un seudónimo...

28. Exactamente el 16 de mayo de 2002 un gran escándalo se desata en EE.UU. La corresponsal fulltime de la cadena ABC en la Casa Blanca, Ann Compton, quien al momento de los atentados se encontraba junto a George W. Bush en Florida cubriendo la visita del presidente a la escuela, declaró que Bush estaba al tanto de los atentados antes de que éstos se produjeran. La prensa la comenzó a presionar entonces para que diga cómo lo sabía. Compton, entre la espada y la pared, solo atinó a decir: "Lo leí en sus ojos". El escándalo trascendió. Entre otros, la senadora Hillary Clinton llevó el tema al Senado, y hasta el diario New York Post tituló a letra catástrofe: "BUSH KNEW" ("Bush sabía"). Dado que Compton no era una periodista más, sino la más antigua corresponsal en la Casa Blanca (desde 1974), la primera mujer corresponsal destacada allí, y la persona más joven en ocupar ese puesto, el revuelo fue grande. Más aún si se tiene en cuenta que representaba nada menos que a la cadena ABC, una de las "tres grandes". La CNN llegó a reportar que Compton incluso mencionó que varias de las fotos de Bush del 11 de septiembre de 2001 son trucadas (http://zvwiv.cnn.com/2002/ALLPOLITICS/05/16/cotumn.bilipress/index.htmí). Sin embargo, en forma extraña, a los pocos días el tema "bajó" abruptamente de la prensa. Buena parte de la información acerca de Compton incluso fue suprimida de la red (sobre todo la de la propia Compton en el sitio de la ABC). Pero lo más relevante del caso es la muy poca información que de este tema se supo en el exterior de EE.UU. Parece ser que las principales agencias de noticias casi no hicieron mención de la cuestión, y la prensa extranjera casi no se enteró de lo que estaba ocurriendo, por lo que para el público de terceros países no hubo información alguna, ¿Es esto normal?

A propósito de ello, vale la pena citar que con posterioridad a este tema, Ann Compton se ha transformado, por arte de magia, en una de las más complacientes reporteras cuando se trata de hacer preguntas a George W. Bush...

29. Los familiares de Bin Laden que residían en EE.UU. fueron evacuados hacia Arabia Saudita sólo 48 horas tras los atentados. No fueron interrogados por los servicios de inteligencia norteamericanos acerca del paradero ni las actividades de Osama. Al mismo tiempo, en menos de 24 horas, y casi sin los peritajes suficientes, los medios masivos de comunicación ya aseguraban de manera concluyente que el autor de los atentados era la red Al Qaeda de Bin Laden.

30. Extrañamente, las Torres Gemelas, que habían sido construidas por iniciativa de los hermanos Rockefeller, fueron alquiladas por 99 años en unos 3 mil millones de dólares, sólo siete semanas antes de los atentados, por un empresario. Su nombre, Larry Silverstein, quien estaría reclamando más de 7 mil millones de dólares a la aseguradora suiza Re. Sin embargo, llama la atención que el estado de Nueva York haya tomado en sus manos la reconstrucción del lugar, que podría terminar siendo realizada con fondos públicos. Ahora bien, ¿quién es Larry Silverstein? Aparte del leasing de las Torres Gemelas, Silverstein posee el club nocturno "Runway 69" en Queens. Su cabaret se vio ligado a escándalos por tráfico de heroína de Laos, lavado de dinero y corrupción a la policía de Nueva York. ¿Cómo un empresario de estas características pudo acceder al alquiler por 99 años de las Torres Gemelas siete semanas antes de su colapso?... Misterio (ver http://www.aztlari.net/sstein2.htm).

Hasta aquí algunos de los muchos cabos sueltos de la versión oficial del ataque terrorista que sufrieran los Estados Unidos. Algunos de ellos, especialmente llamativos, porque dan pie a sospechar la existencia de negocios grandes, medianos y pequeños alrededor del horror de los atentados. A raíz de éstos no sólo la administración de Bush comenzó a tener un pretexto para invadir países estratégicamente esenciales desde el punto de vista energético. También pudo aprobar en el Congreso una legislación que suspende en Estados Unidos garantías constitucionales esenciales, como la "U.S. Patriot Act" aprobada por el Senado norteamericano el 24 de octubre de 2001 por 99 votos contra 1. Esta ley de 120 páginas, elaborada en el tiempo récord de unas pocas semanas, autoriza al gobierno norteamericano a suspender el hábeas corpus, interceptar comunicaciones efectuadas por medios electrónicos o telefónicos, modificar la designación de jueces, realizar espionaje de voicemails, recabar información de inteligencia en el exterior, aplicar sanciones comerciales, realizar el espionaje financiero en cuentas bancarias privadas de cualquier individuo sospechoso, tanto en Estados Unidos como en el exterior, levantar el secreto bancario, establecer restricciones para viajar a Estados Unidos y desde ellos, limitar la permanencia en Estados Unidos de extranjeros, etc., etc. La ley es lo suficientemente meticulosa y detallista como para pensar que no puede ser elaborada y aprobada en menos de un mes y medio. Muchas voces se han levantado indicando que fue redactada antes del 11 de septiembre de 2001. El gobierno de Bush también aprobó la Executive Order 13.233, que autoriza a un presidente o ex presidente norteamericano a mantener en secreto información confidencial que por el paso del tiempo deba ser revelada. Incluso, sí el presidente en cuestión fallece, su familia puede optar por seguir manteniendo el secreto. En septiembre de 2002, la Casa Blanca lanza un documento denominado "The National Security Strategy of the United States of America", por el cual suplanta la denominada "doctrina de la seguridad nacional" por la "doctrina del ataque preventivo". Por medio de esta legislación, el gobierno de Bush se reserva el derecho de atacar preventivamente cualquier nación del mundo que considere sospechosa de albergar intenciones terroristas. Además, la administración Bush creó el denominado Homeland Security Department, otorgándole la estructura de un super ministerio cuya función es investigar y prevenir la posibilidad de cualquier ataque terrorista interno, para lo que incluso recompensa con efectivo la delación de actividades sospechosas entre vecinos.


Al Qaeda

"Un punto que debería llamar la atención de cualquier lectores el nombre que Bin Laden eligió para su grupo terrorista: Al Qaeda. Se supone que los sectores árabes fundamentalistas escogen nombres con alegorías religiosas para bautizar a esos grupos. Sin embargo, un supuesto terrorista mundial a gran escala, quizás el oficialmente más fanático del mundo, Bin Laden, eligió el modesto y tímido nombre de Al Qaeda. ¿Qué significa Al Qaeda? Nada de "guerra santa" ni de "Alá sea loado" ni de "viva el profeta". Al Qaeda significa sólo "base de datos". Se trataba de la base de datos que Bin Laden iba construyendo con los fanáticos musulmanes que se acercaban a Afganistán para combatir a la Unión Soviética a inicios de los años '80. Es como si en la Argentina Mario Firmenich y Juan Manuel Abal Medina hubieran bautizado con el nombre de "lista total" al movimiento Montoneros, o en España le hubieran puesto el nombre de "somos 1.238" al ETA vasco. Este dato, que puede a esta altura resultar irrelevante, también cobrará mayor dimensión más tarde.

Según los franceses Jean Charles Brisard y Guillaume Dasquié, en su obra The forbidden truth, los grupos petroleros norteamericanos estaban muy preocupados porque Moscú y Pequín multiplicaban acuerdos para construir gasoductos que podrían monopolizar el transporte del gas de Asia Central. En el verano del año 2000, había empezado a funcionar un oleoducto ruso que pasaba a través del mar Caspio mientras que su competidor, un oleoducto norteamericano que desembocaría en Turquía, seguía siendo sólo un proyecto. Para Brisard y Dasquié, si la situación seguía así, pronto los campos de petróleo y de gas de Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán, que pertenecerían a compañías norteamericanas, serían exclusivamente conectados a oleoductos y gasoductos controlados por Rusia y China. Las negociaciones con los talibanes habían sido hechas en un principio por una ex funcionaría de la CÍA: Christina Rocca.

En su obra, profusamente difundida en la prensa occidental, Brisard y Dasquié narran, además, una muy curiosa situación acaecida mientras Estados Unidos supuestamente deseaba extraditar a Bin Laden. Concretamente mencionan que en julio de 1999 Clinton recibió oficialmente al primer ministro paquistaní Sharif en Washington. En esa reunión el primer ministro paquistaní aceptó pedirle al jefe de su servicio secreto (ISI) que viajara a Afganistán para tratar de convencer a los talibanes de que extraditaran a Osama Bin Laden. El 12 de octubre de 1999, justo cuando se iba a resolver el cierre de los campos de entrenamiento de terroristas en la frontera entre Afganistán y Paquistán, y la posible entrega de Bin Laden, el general Musharaf da un golpe de Estado en Paquistán, derroca a Sharif, y los esfuerzos para entregar a Bin Laden y acabar con los campos de entrenamiento de terroristas quedan en la nada. Se trata de un dato más que sugestivo, dado que Paquistán sigue siendo aún hoy un aliado incondicional de Estados Unidos. El servicio secreto paquistaní (ISI) es uno de los mejores socios que la CÍA posee. Por lo tanto, es impensable que un golpe de Estado en Paquistán haya podido tener lugar sin la admisión tácita de la CÍA y de Estados Unidos. Cabe preguntarse, entonces, ¿deseaban los norteamericanos y su central de inteligencia capturar verdaderamente a Bin Laden? ¿O decían que sí pero en realidad era que no? A pesar de la muy sólida fundamentación de Brisard y Dasquié, apoyada en mucha información relevante, es necesario preguntarse la real dimensión del petróleo y el gas en Asia Central y el Cáucaso. Una gran cantidad explicaría por qué es una "zona caliente". Pues bien, hasta ahora no se descubrió en Afganistán una sola gota de petróleo. Sus reservas de gas natural son muy escasas: sólo de 3 trillones de pies cúbicos. Las reservas mundiales de gas natural son cerca de 5.700 trillones de pies cúbicos. Se suele mencionar usualmente que Afganistán es un importante país de paso de gasoductos. Sobre todo lo es si se desea exportar gas vía Paquistán o vía India. Pero, como se ve, casi no posee combustibles fósiles.

Estados Unidos tenía la alternativa de sacar el gas a través de los puertos turcos, como bien señalaron Brisard y Dasquié. Pero no había comenzado a construir el gasoducto. Víctor Ducrot, en su libro Bush y Bin Laden S.A., da una explicación de por qué: si bien un oleoducto, a través de Turquía, no sólo era factible sino que hubiera evitado guerras, invasiones y horrores varios padecidos en este milenio, las petroleras anglo norteamericanas no desean por el momento sobrecargar la salida de petróleo a través de países de Medio Oriente. Por lo tanto, si la opción era hacerlo a través de India y Paquistán, Afganistán se convertía en una pieza vital. Pero debemos seguir haciéndonos la pregunta: ¿de cuánto petróleo y gas natural estamos hablando?

Según la agencia oficial EIA, entre el Cáucaso y Asia Central sólo existen reservas comprobadas de petróleo por 16 billones de barriles (9 billones en Kazajstán y 7 billones en Azerbaiján), lo que representa sólo 1,5% del petróleo existente y descubierto en el mundo. O sea, muy poco. Entre toda Asia Central y el Cáucaso no juntan ni la octava parte del petróleo comprobado en Irak. Las reservas de gas natural son, sí, algo más importantes: 267 trillones de pies cúbicos(3). De todas maneras, se trata sólo de 4,9% de las reservas de gas natural existentes en todo el mundo. Para tener una idea de lo que estamos hablando, es necesario tener en cuenta que en los países del Golfo Pérsico hay 2.000 trillones de pies cúbicos de gas natural, y en Rusia unos 1.700 trillones de pies cúbicos. Entre la zona del golfo y Rusia se llega a 70% de las reservas de gas natural mundiales.

(3) Distribuidos de la siguiente forma: 101 trillones en Turkmenistán, 66 trillones en Uzbekistán, 65 trillones en Kazajstán. 30 trillones en Azerbaján y 3 trillones en Afganistán.

¿Qué implica todo esto? Que difícilmente Estados Unidos e Inglaterra se hayan embarcado en una campaña bélica para controlar Afganistán, sólo para tener una zona de paso alternativa para el 1,5% del petróleo mundial y el 4% del gas mundial. Evidentemente, hay algo más atrás. En primer lugar, puede pensarse que el negocio de producción y tráfico de armas depende, para florecer, de que haya guerras. Si hay guerras, aumenta el consumo e inversión en armas. El negocio de armamentos está casi monopolizado a través de unas pocas empresas norteamericanas e inglesas (Northrop Grumman, Lockheed Martin, Raytheon, Dyncorp, United Technologies, General Dynamics y Boeing McDonnell Douglas). Dichas empresas suelen ser manejadas y conducidas por los mismos directivos y ex directivos del Pentágono, electos por los presidentes norteamericanos, financiados masivamente por el ya descrito oligopolio banquero petrolero de los clanes Rockefeller, Rothschild, Morgan, Harriman, etc.

La cada vez más escasa prensa independiente norteamericana suele llamar a este proceso mediante el cual altos funcionarios del Pentágono y de la CÍA alternan cargos ejecutivos en bancos, petroleras y empresas de armamentos: "the revolving door" (o sea,"puerta giratoria"). Este factor adquirió características escandalosas cuando el número dos del Pentágono, Richard Perle, debió renunciar al comprobarse que estaba en negocios personales con empresas de armamentos inmediatamente antes de la campaña en Irak.

Un punto que debería llamar la atención de cualquier lectores el nombre que Bin Laden eligió para su grupo terrorista: Al Qaeda. Se supone que los sectores árabes fundamentalistas escogen nombres con alegorías religiosas para bautizar a esos grupos. Sin embargo, un supuesto terrorista mundial a gran escala, quizás el oficialmente más fanático del mundo, Bin Laden, eligió el modesto y tímido nombre de Al Qaeda. ¿Qué significa Al Qaeda? Nada de "guerra santa" ni de "Alá sea loado" ni de "viva el profeta". Al Qaeda significa sólo "base de datos". Se trataba de la base de datos que Bin Laden iba construyendo con los fanáticos musulmanes que se acercaban a Afganistán para combatir a la Unión Soviética a inicios de los años '80. Es como si en la Argentina Mario Firmenich y Juan Manuel Abal Medina hubieran bautizado con el nombre de "lista total" al movimiento Montoneros, o en España le hubieran puesto el nombre de "somos 1.238" al ETA vasco. Este dato, que puede a esta altura resultar irrelevante, también cobrará mayor dimensión más tarde.

Según los franceses Jean Charles Brisard y Guillaume Dasquié, en su obra The forbidden truth, los grupos petroleros norteamericanos estaban muy preocupados porque Moscú y Pequín multiplicaban acuerdos para construir gasoductos que podrían monopolizar el transporte del gas de Asia Central. En el verano del año 2000, había empezado a funcionar un oleoducto ruso que pasaba a través del mar Caspio mientras que su competidor, un oleoducto norteamericano que desembocaría en Turquía, seguía siendo sólo un proyecto. Para Brisard y Dasquié, si la situación seguía así, pronto los campos de petróleo y de gas de Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán, que pertenecerían a compañías norteamericanas, serían exclusivamente conectados a oleoductos y gasoductos controlados por Rusia y China. Las negociaciones con los talibanes habían sido hechas en un principio por una ex funcionaría de la CÍA: Christina Rocca.

En su obra, profusamente difundida en la prensa occidental, Brisard y Dasquié narran, además, una muy curiosa situación acaecida mientras Estados Unidos supuestamente deseaba extraditar a Bin Laden. Concretamente mencionan que en julio de 1999 Clinton recibió oficialmente al primer ministro paquistaní Sharif en Washington. En esa reunión el primer ministro paquistaní aceptó pedirle al jefe de su servicio secreto (ISI) que viajara a Afganistán para tratar de convencer a los talibanes de que extraditaran a Osama Bin Laden. El 12 de octubre de 1999, justo cuando se iba a resolver el cierre de los campos de entrenamiento de terroristas en la frontera entre Afganistán y Paquistán, y la posible entrega de Bin Laden, el general Musharaf da un golpe de Estado en Paquistán, derroca a Sharif, y los esfuerzos para entregar a Bin Laden y acabar con los campos de entrenamiento de terroristas quedan en la nada. Se trata de un dato más que sugestivo, dado que Paquistán sigue siendo aún hoy un aliado incondicional de Estados Unidos. El servicio secreto paquistaní (ISI) es uno de los mejores socios que la CÍA posee. Por lo tanto, es impensable que un golpe de Estado en Paquistán haya podido tener lugar sin la admisión tácita de la CÍA y de Estados Unidos. Cabe preguntarse, entonces, ¿deseaban los norteamericanos y su central de inteligencia capturar verdaderamente a Bin Laden? ¿O decían que sí pero en realidad era que no? A pesar de la muy sólida fundamentación de Brisard y Dasquié, apoyada en mucha información relevante, es necesario preguntarse la real dimensión del petróleo y el gas en Asia Central y el Cáucaso. Una gran cantidad explicaría por qué es una "zona caliente". Pues bien, hasta ahora no se descubrió en Afganistán una sola gota de petróleo. Sus reservas de gas natural son muy escasas: sólo de 3 trillones de pies cúbicos. Las reservas mundiales de gas natural son cerca de 5.700 trillones de pies cúbicos. Se suele mencionar usualmente que Afganistán es un importante país de paso de gasoductos. Sobre todo lo es si se desea exportar gas vía Paquistán o vía India. Pero, como se ve, casi no posee combustibles fósiles.

Estados Unidos tenía la alternativa de sacar el gas a través de los puertos turcos, como bien señalaron Brisard y Dasquié. Pero no había comenzado a construir el gasoducto. Víctor Ducrot, en su libro Bush y Bin Laden S.A., da una explicación de por qué: si bien un oleoducto, a través de Turquía, no sólo era factible sino que hubiera evitado guerras, invasiones y horrores varios padecidos en este milenio, las petroleras anglo norteamericanas no desean por el momento sobrecargar la salida de petróleo a través de países de Medio Oriente. Por lo tanto, si la opción era hacerlo a través de India y Paquistán, Afganistán se convertía en una pieza vital. Pero debemos seguir haciéndonos la pregunta: ¿de cuánto petróleo y gas natural estamos hablando?

Según la agencia oficial EIA, entre el Cáucaso y Asia Central sólo existen reservas comprobadas de petróleo por 16 billones de barriles (9 billones en Kazajstán y 7 billones en Azerbaiján), lo que representa sólo 1,5% del petróleo existente y descubierto en el mundo. O sea, muy poco. Entre toda Asia Central y el Cáucaso no juntan ni la octava parte del petróleo comprobado en Irak. Las reservas de gas natural son, sí, algo más importantes: 267 trillones de pies cúbicos(3). De todas maneras, se trata sólo de 4,9% de las reservas de gas natural existentes en todo el mundo. Para tener una idea de lo que estamos hablando, es necesario tener en cuenta que en los países del Golfo Pérsico hay 2.000 trillones de pies cúbicos de gas natural, y en Rusia unos 1.700 trillones de pies cúbicos. Entre la zona del golfo y Rusia se llega a 70% de las reservas de gas natural mundiales.

(3) Distribuidos de la siguiente forma: 101 trillones en Turkmenistán, 66 trillones en Uzbekistán, 65 trillones en Kazajstán. 30 trillones en Azerbaján y 3 trillones en Afganistán.

¿Qué implica todo esto? Que difícilmente Estados Unidos e Inglaterra se hayan embarcado en una campaña bélica para controlar Afganistán, sólo para tener una zona de paso alternativa para el 1,5% del petróleo mundial y el 4% del gas mundial. Evidentemente, hay algo más atrás. En primer lugar, puede pensarse que el negocio de producción y tráfico de armas depende, para florecer, de que haya guerras. Si hay guerras, aumenta el consumo e inversión en armas. El negocio de armamentos está casi monopolizado a través de unas pocas empresas norteamericanas e inglesas (Northrop Grumman, Lockheed Martin, Raytheon, Dyncorp, United Technologies, General Dynamics y Boeing McDonnell Douglas). Dichas empresas suelen ser manejadas y conducidas por los mismos directivos y ex directivos del Pentágono, electos por los presidentes norteamericanos, financiados masivamente por el ya descrito oligopolio banquero petrolero de los clanes Rockefeller, Rothschild, Morgan, Harriman, etc.

La cada vez más escasa prensa independiente norteamericana suele llamar a este proceso mediante el cual altos funcionarios del Pentágono y de la CÍA alternan cargos ejecutivos en bancos, petroleras y empresas de armamentos: "the revolving door" (o sea,"puerta giratoria"). Este factor adquirió características escandalosas cuando el número dos del Pentágono, Richard Perle, debió renunciar al comprobarse que estaba en negocios personales con empresas de armamentos inmediatamente antes de la campaña en Irak.



Chossudovsky revela que la CÍA financiaba secretamente la Jihad islámica a través del ISI. Más aún, la relación entre la CÍA y el ISI se había fortalecido cuando el general Zia Ul Haq dio un golpe de Estado en Paquistán hacia fines de los años '70. De acuerdo con Chossudovsky, Paquistán era más agresivamente antisoviético que los propios Estados Unidos. Poco antes deque la Unión Soviética invadiera militarmente a Afganistán en 1980, Zia Ul Haq envió al jefe del ISI a desestabilizar los Estados soviéticos de Asia Central. La CÍA sólo estuvo de acuerdo con esto recién en 1984.

La CÍA era más cauta que los paquistaníes. Ambos Estados, Paquistán y Estados Unidos, tomaron una postura engañosa sobre Afganistán, demandando públicamente un acuerdo, mientras privadamente creían que la escalada militar era la mejor metodología para debilitar a los soviéticos. Se trata de la misma que emplearon respecto de Bin Laden: buscarlo, pero nunca encontrarlo.

A la luz de todo esto: ¿cómo puede ser entonces que la financiación de los atentados a las Torres Gemelas las haya realizado el jefe del ISI? ¿Cómo puede ser que, habiéndose comenzado a divulgar esta información, el gobierno estadounidense no haya lanzado una investigación acerca de si su principal socio en Asia Central no había colaborado en forma directa en la preparación de los atentados? ¿Qué rol desempeñó en todo esto la CÍA? ¿Qué negocios hay en Afganistán, además de los gasoductos, que puedan ayudar a explicar la guerra permanente en esa región?

Chossudovsky también proporciona al respecto información reveladora. Según la DEA (Drug Enforcement Agency), Afganistán producía más de 70% de la cosecha de opio mundial, con el cual se elabora la heroína, en el año 2000. En dicho año, el gobierno talibán prohibió el cultivo de opio, por lo que la producción mundial colapso en 70%. Según cifras de organismos de las Naciones Unidas, de más de 82.000 hectáreas afganas cultivadas en el año 2000, solamente quedaron 7.600 hectáreas con cultivo de opio en el año 2001. En el año 2002, una vez que Estados Unidos derrocó al gobierno talibán y colocó en su lugar a Hamid Karzai, la producción afgana de opio volvió a aumentar a entre 45.000 y 65.000 hectáreas cultivadas. El narcotráfico mueve por año unos 500 mil millones de dólares. Se calcula que el negocio de la droga en Afganistán puede llegar a ser fuente hasta de unos 200 mil millones de dólares anuales. En un artículo titulado "Osama Bin Laden, un guerrero de la CÍA", el 23 de septiembre de 2001, Chossudovsky brinda más información. Textualmente dice lo siguiente:

"La historia del comercio de drogas en Asia Central está estrechamente relacionada con las operaciones encubiertas de la CÍA. Antes de la guerra soviético-afgana, la producción de opio en Afganistán y Paquistán estaba dirigida a los pequeños mercados regionales. No había una producción regional de heroína. Al respecto, el estudio de McCoy confirma que en los años de la operación de la CÍA, las tierras fronterizas entre Afganistán y Paquistán se volvieron el productor número uno del mundo, proveyendo 60% de la demanda estadounidense. En Paquistán, la población adicta a la heroína ascendió de casi cero en 1979 a 1,2 millones en 1985. Un incremento más acelerado que en cualquier otra nación. Los activos de la CÍA controlaban este comercio de heroína. En cuanto a los guerrilleros mujaidines tomaban el territorio en Afganistán, ordenaban a los campesinos plantar opio, como un impuesto revolucionario. Cruzando la frontera, en Paquistán los líderes afganos y los cárteles locales bajo la protección de la inteligencia paquistaní (ISI) operaban cientos de laboratorios de heroína. Durante esta década, la agencia estadounidense de combate a las drogas (DEA) no logró en Islamabad arrestos ni detenciones importantes."



El 8 de febrero de 2002 el matutino Clarín, en sus páginas 26 y 27, reveló que George Herbert Walker Bush, el padre del actual presidente, preparó en 1990 una auténtica campaña de mentiras y engaños para poder realizar la guerra contra Irak. En aquel momento, el Congreso norteamericano estaba dividido acerca de la necesidad de la guerra. A fin de ganarse a la opinión pública, y por lo tanto definir a favor la votación en el Congreso, el padre de Bush decidió televisar a todo el mundo el testimonio de una joven iraquí llamada Nayirah que, llorando ante las cámaras televisivas y legislativas, aseguraba que los soldados iraquíes que invadieron Kuwait habían producido la muerte de 312 bebés al sacarlos de las incubadoras de un hospital para dejarlos morir de frío en el piso helado. Dijo que lo presenció y que su hermana estaba dando a luz en esos momentos. En marzo de 1991 se reveló que la niña de 15 años no había estado en Kuwait en ese momento sino en Washington DC, no se llamaba Nayirah y era nada menos que la hija del embajador de Kuwait en Naciones Unidas. El episodio obligó a retractarse, incluso, a Amnesty International, que también fue manipulada por el propio Bush en este tema. El padre de Bush también contrató a la consultora Hill & Knowlton por 11,5 millones de dólares para que preparara una campaña de prensa destinada a manipular a la opinión pública a fin de poder bombardear a Saddam Hussein.


"En cuanto al terrorismo, a pesar de la propaganda de los medios masivos de comunicación, ha sido mucho más financiado por la CIA y los Estados Unidos de lo que puede parecer".


"En suma, sea quien fuere el verdadero organizador de una buena parte del terrorismo internacional, y más allá de quiénes son en realidad los que utilizan a fanáticos islámicos o nacionalistas varios en atentados, muchas cosas pueden quedar claras: el crimen organizado y varios clanes de multimillonarios están más emparentados de lo que a primera vista parecen. La CÍA y el terrorismo son mucho más amigos de lo que uno puede en principio suponer: Thierry Meyssan, en un apéndice de La terrible impostura, muestra los facsímiles de la denominada "Operación Northwoods" cuando, a inicios de los años '60, militares norteamericanos querían organizar operaciones terroristas en su propio territorio, matando ciudadanos norteamericanos para presentar la invasión que se preparaba contra Cuba como sí fuera en legítima defensa".

"
Bush es miembro de una sociedad secreta llamada Skull & Bones ("Calavera y Huesos")"

Las sociedades secretas, de características en general ocultistas, están totalmente reñidas con el espíritu religioso y con el ideario de la democracia. Lejos, muy lejos, deben quedar las imágenes un tanto románticas que algunos lectores puedan llegar a tener acerca de este tipo de sociedades. Baste, a modo de ejemplo, recordar que fue una sociedad secreta la "Mano Negra" de Serbia, la que, asesinando al archiduque Ferdinando Francisco en Sarajevo, produjo el inicio de la Primera Guerra Mundial. Más aún, hay autores especializados en el tema que señalan la existencia de una red mundial de sociedades secretas.

Ahora bien, dejando de lado la imagen de cristiano devoto que George W. Bush haya querido brindarnos, lo cierto es que su asociación con Bill y Graham, de quien se dice que también forma parte de sociedades secretas, le permitió ganarse el apoyo de varios de los más influyentes y ricos pastores protestantes conocidos en Estados Unidos como televangelists: Pat Robertson, Jerry Falwell, etc., quienes poseen un enorme ascendiente sobre el electorado norteamericano. El propio Pat Robertson fue candidato presidencial por el Partido Republicano, siendo un competidor importante en varias de las elecciones protagonizadas por Ronald Reagan y George Bush padre, al punto de que ambos debieron negociar con él para poder acceder lo más fácilmente posible a la presidencia.



Las sociedades secretas son secretas precisamente porque tienen agendas secretas, planes secretos y estructuras internas "estilo Nash", en el sentido de que sus componentes jamás priorizan sus intereses individuales por sobre los del grupo.

Prescott ("Gampy"), el Socio de Hitler

El padre de "Poppy" se llamaba Prescott Sheldon Bush. Como luego lo fue su descendencia, era miembro de Skill & Bones, sociedad en la cual había entrado en contacto con miembros de las familias Harriman y Rockefeller, que también eran educados en Yale. Contrajo matrimonio con Dorothy Walker, la hija del rico empresario George Herbert Walker. De ese matrimonio no sólo nacen varios hijos, sino también grandes negocios en común entre el clan Bush y el clan Walker, Por supuesto, siempre al abrigo de los clanes Harriman y Rockefeller.

El día 20 de octubre de 1942, diez meses después de que Estados Unidos le declaró la guerra al Japón y a Hitler, el presidente Roosevelt ordena la incautación de las acciones del Union Banking Corporation (UBC), bajo la acusación de que el UBC financiaba directamente a Hitler y de que varios nazis prominentes eran accionistas, Prescott Bush era accionista y director del UBC. El tema es especialmente relevante, dado que al asumir en 1933, Hitler había hecho entrar en default la deuda externa alemana, contraída, en buena medida, a raíz del tratado de Versalles. Por lo tanto, el crédito internacional a la Alemania nazi estaba cortado. La familia Harriman y su socio Prescott Bush llevaron a cabo los arreglos en Wall Street para que, a través de Franz Thyssen y Friedrich Flich, gran amigo de Himmler y financista directo de las "camisas negras", o sea, las SS, y las tropas de asalto (las SA), Hitler pudiera acceder a cierto nivel de crédito internacional, sin el cual no hubiera podido obtener las divisas necesarias para pagar las importaciones que necesitaba llevar a cabo su carrera armamentística con el fin de entrar en la guerra.

El día 28 de octubre de 1942, Roosevelt ordena la incautación de las acciones de dos compañías norteamericanas que ayudaban a armar a Hitler: la Holland American Trading Corporation y la Seamless Equipment Corporation. Ambas compañías estaban organizadas y dirigidas por el banco dirigido por Bush y propiedad de los Harriman. El 8 de noviembre de 1942, mientras encarnizados combates se registraban en África, cerca de Algiers, donde morían miles de norteamericanos, el presidente Roosevelt ordena incautar las acciones de la Silesian American Corporation, dirigida desde hace muchos años por Prescott Bush y su suegro George Walker. Las cuatro incautaciones se realizaron en el marco de la "Trading with the Enemy Act" (Ley acerca de los que Comercian con el Enemigo).

La estrecha colaboración con el régimen de Hitler que realizaban el abuelo y el bisabuelo —a través de dos diferentes linajes— del actual presidente George W. Bush (Dubya) data desde mucho antes del propio ascenso de Hitler al poder. Los Harriman, Prescott Bush y George Walker no sólo habían establecido lazos con Hitler, sino también con Mussolini.

Puede que al lector toda esta información le llame la atención. No debería. Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, la Standard Oil, dirigida por la familia Rockefeller, tenía un jointventure con la poderosa empresa química alemana I.G. Farben. Muchas de las plantas conjuntas de la Standard Oil e I.G. Farben se situaban en las inmediaciones de los campos de concentración de Hitler como Auschwitz, de los cuales se surtían de mano de obra esclava, con la cual se fabricaba una variada gama de productos químicos, entre los cuales se contaba el gas letal Cyclon B, profusamente usado en los campos de concentración para masacrar a los propios obreros esclavos que lo fabricaban. El hecho de que al terminar la Segunda Guerra Mundial una enorme cantidad de ciudades alemanas se encontraran en ruinas no impidió a las tropas norteamericanas tener el mayor cuidado posible cuando se trataba de bombardear en zonas cercanas a las plantas químicas propiedad conjunta de la I.G. Farben y Standard Oil. Alemania se encontraba en ruinas en 1945, pero esas plantas químicas estaban intactas.

El lector ahora puede entender un poco más por qué no se suele recordar el pasado, por qué la "historia oficial" está tan alejada de la verdad.

(c) Entre el 21 y el 23 de agosto de 1932 se llevó a cabo en el American Museum of Natural History de Nueva York el Tercer Congreso Mundial de Eugenesia ("eugenesia" es un término que reemplaza la expresión "higiene racial", para que suene menos fuerte). El evento se llevó a cabo a pesar de la fuerte oposición de los afroamericanos. Los procedimientos para que el congreso se llevara a cabo fueron financiados por miembros de la familia Harriman, que venían donando fondos desde 1910 para generar un movimiento científico racial, al punto de construir el Departamento de Información Eugenésica, como sucursal de un laboratorio con base en Londres. George Herbert ("Bert") Walker, bisabuelo de George W. Bush, solía escoltar a los Harriman a las carreras de caballos, durante las cuales, junto a miembros de los Bush y de los Farish, solía discutirse la forma en que debían mezclarse genéticamente tanto los caballos como los humanos.

(d) W. Averell Harriman arregló personalmente con la Hamburg Amerika Line, manejada por los Walker y los Bush, el transporte de ideólogos nazis de Alemania a Nueva York para ese congreso. Entre esos "científicos" se despachó al principal ideólogo racista que tenía Hitler, el psiquiatra Ernst Rüdin, quien en Berlín venía desarrollando investigaciones raciales financiadas por el clan Rockefeller. A fin de tener una adecuada idea del "pedigree" de Rüdin, vale recordar que en un encuentro de científicos en Munich en 1928 había titulado su conferencia "Aberraciones mentales e higiene racial". Rüdin ya había encabezado la delegación alemana al Congreso de Higiene Mental realizado en Washington DC en 1930.

(e) Este movimiento racista, presente tanto en Alemania como en la élite anglonorteamericana, basaba su accionar en tres puntos: la esterilización de pacientes mentales "mediante la formación de sociedades de higiene mental", la ejecución de los dementes, criminales y enfermos terminales (sociedades eutanásicas), y la purificación racial mediante la prevención de nacimientos de padres de razas inferiores (sociedades del control de la natalidad). Como se ve, Hitler no estaba solo en su campaña racista. Estaba acompañado por algunos de los clanes más ricos del mundo.

(f) Heinrich Himmler, máximo jefe de las nazis SS, recibía fondos en una cuenta especial de la Standard Oil manejada por el banquero británico americano Kurt von Schroeder. Ese financiamiento habría continuado incluso hasta bien entrado 1944, cuando las SS estaban encargadas de supervisar las masacres masivas en Auschwitz (donde estaba la fábrica de la Standard Oil.

Billy the Kid

Son muchos los actos atroces cometidos durante la administración Clinton que han pasado inadvertidos o fueron "lavados" por los medios de prensa. Narraremos aquí uno de los hechos más significativos, cuya causa real aparece si se investiga sólo un poco. En 1994 se comete en el mundo uno de los peores genocidios de la historia. Entre medio millón y ochocientos mil ruandeses son asesinados por sus propios compatriotas. Los medios de prensa más importantes presentaron el hecho como una mera lucha tribal que adquirió proporciones gigantescas por una especie de "barbarismo" propio de pueblos muy subdesarrollados. En realidad, la historia parece haber sido bastante diferente. En "Censored 2001" (obra que recoge anualmente todas las notas periodísticas censuradas en los principales medios de comunicación norteamericanos) una nota de David Corn menciona textualmente que "Bill Clinton y su administración permitieron el genocidio de 500.000 a 800.000 ruandeses en 1994. En un claro esfuerzo por no asumir la responsabilidad y la vergüenza, la administración de Clinton ha rehusado desempeñar un rol para impedir el genocidio en Ruanda". La nota también menciona que las tropas de paz de la ONU, conducidas por el general canadiense Romeo Dallaire, habían hecho un desesperado pedido a las Naciones Unidas para que enviaran un refuerzo de sólo 3.000 cascos azules para prevenir una matanza a gran escala prácticamente "cantada". Sorpresivamente, Clinton y su embajadora en las Naciones Unidas, Madeleine Albright, no sólo bloquearon la posibilidad de enviar tropas, sino que Albright es citada como que "ponía obstáculos a cada paso". El genocidio, a punta de cuchillo, tuvo lugar ante la propia mirada de los 2.000 soldados que Dallaire conducía en Ruanda, que nada pudieron hacer."

() Pocos años más tarde, informaciones de prensa dan cuenta de que por las noches era frecuente ver en una plaza canadiense a un solitario alcoholizado. Su nombre: Romeo Dallaire. No pudo soportar no poder hacer nada frente a la masacre incentivada desde "el mundo civilizado".

¿Cuál fue el uso de tal matanza a gran escala? Ya a Lengi Ngemi lo narra con claridad en su obra Genocide in the Congo (Zaire). Ngemi cuenta que una vez ocurrida la matanza, tanto Ruanda como sus vecinos Uganda y Burundi comenzaron a estar conducidos por una misma tribu: la hutu. Los tres países, gobernados por dirigentes amigos y racialmente afines, produjeron un golpe de Estado en Zaire, ocupando, sus tropas mancomunadas, parte de su territorio. ¿Porqué tanto interés por Zaire, al punto de permitir pasivamente un previo genocidio en Ruanda? Ngemi lo aclara rápidamente: no se trata de otra cosa que las riquezas mineras de Zaire, entre ellas, dos minerales considerados estratégicos para la industria de armamentos de EE.UU.: el manganeso y el cobalto. El primero sirve para que el acero no se quiebre con facilidad, y el segundo es vital en aleaciones que usan hoy los sofisticados armamentos desarrollados por las empresas relacionadas con el Pentágono. Estos minerales, considerados estratégicos juntamente con el cromo y el platino, se dejaron de extraer en el suelo estadounidense en la década del setenta, debido al agotamiento de las canteras norteamericanas. Desde allí en adelante, EE.UU. debe importar estos cuatro minerales estratégicos muy raros de conseguir. ¿Y dónde se encuentran los mayores yacimientos del mundo? Ultraconcentrados en Sudáfrica, Zambia, Zimbabwe y... Zaire. Podemos tener una idea entonces no sólo de por qué se impidió el envío de unos escasos 3.000 "cascos azules" para evitar la matanza en Ruanda, sino de por qué la zona que comprenden estos países es siempre "caliente", con frecuentes guerras y grupos armados terroristas en naciones vecinas como Angola (que además posee petróleo) y Mozambique.

Estamos en condiciones entonces de darnos cuenta de que el verdadero poder en la única superpotencia mundial no está en la Casa Blanca. Al menos últimamente, la Casa Blanca sólo parece ser ocupada por "presidentes marionetas". Algunos más obedientes que otros, algunos más cercanos que otros, algunos más socios que otros (cuando hay sociedad, siempre es en escala pequeña). Algunos más amigos que otros. Pero el poder está en otro lado, en otra parte. ¿Dónde?


5. EL GOBIERNO DEL MUNDO: EL CFR

Dadme la posibilidad de emitir la moneda de un país, y no me importará quién haga sus leyes.

Nathan Rothschild.

Quiero ser dueño de nada, y controlarlo todo. La competencia es un pecado.

John D. Rockefeller I.

"Hemos escuchado muchas veces que el Banco Central estadounidense, o sea el Federal Reserve Bank (FED), es la entidad más poderosa del mundo. En ese sentido, suele decirse que su jefe, Alan Greenspan, es más poderoso que el propio presidente de Estados Unidos. Razón no le falta a quien piense de esta manera. El FED maneja las tasas de interés de corto plazo del dólar no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo, influye determinantemente sobre las tasas de interés de largo plazo mediante intervenciones en el mercado financiero, agrega o quita dinero de los mercados, acelera o retrae el ritmo de crecimiento y de generación de puestos de trabajo en Estados Unidos y, en menor medida, en el mundo. Influye de manera muy importante en las paridades cambiarías y, por lo tanto, en las corrientes comerciales y en los flujos de capitales del mundo".


Continuará...



Otro libro que habla de tema semejante es:

http://oneheartbooks.com/resources/ebooks/proofs_of_a_conspiracy_john_robison.pdf