DISPONIBLES EN AMAZON

martes, 2 de septiembre de 2014

Alegan haber encontrado una Biblia de más de 1500 años que afirma que Jesucristo no fue crucificado sino que ascendió a los cielos de una manera diferente (Desde el punto de vista del Islam)


Desde tiempos bíblicos hemos podido ver una guerra que se libera entre la luz y las tinieblas, entre la verdad y la mentira, entre Dios y Lucifer, entre los hijos de Dios versus los apóstatas. Jesucristo advirtió a sus discípulos sobre los falsos maestros que traerían herejías destructoras. De la misma forma los apóstoles amonestaron a la iglesia en torno a aquellos falsos maestros quienes vendrían a traer "evangelios diferentes". Los evangelios falsos tienen como misión cambiar la historia de la Biblia y crear una versión diferente y distorsionada de los hechos. De estos ya Dios nos advertía en su Palabra cuando dicen:

"...que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra" (II Tesalonicenses 2:2)

"No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo." (Gálatas 1:7)

"Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema." (Gálatas 1:8)

Uno de las terribles artimañas de Lucifer lo es el proponer la mentira como verdad para así hacer que todos caigan en las artimañas de la mentira y lograr sus objetivos en el mundo. Uno de los blancos de ataque de Lucifer y sus satélites lo es el hecho de la resurrección de Jesucristo. ¿Por qué Lucifer ataca la verdad y la doctrina de la resurrección de Jesús? Lucifer sabe que Jesucristo fue el vencedor no solamente en la cruz al clavar la sentencia (pecados) de toda la humanidad, sino también tres días más tarde a la crucifixión Jesús completó su obra redentora levantándose de entre los muertos. Lucifer sabe que Jesucristo es el campeón, el Dios y Padre eterno quien venció la muerte. Sin embargo, Dios manifiesta su poder y su gloria en aquellos quienes creen en el poder de la resurrección. Aunque la resurrección es un hecho verídico, Dios espera que los hombres la crean y la confiesen por medio de la fe para entonces él mostrarle cosas maravillosas. Es pues la resurrección el blanco de ataque de Lucifer por el hecho de que no desea que los hombres entren al ámbito de la fe. Satán (Lucifer) no quiere que los hombres vean a Dios en sus vidas obrando porque si los hombres así lo hacen, él sabe que no tiene poder alguno contra los que tienen fe en el Hijo de Dios. Es por esto que su labor es cegar el entendimiento de los hombres por medio de la incredulidad y la mentira. Satán es el primero en oponerse a la verdad de la resurrección. Lucifer se pone como un muro entre Dios y los hombres para que no les resplandezca la luz de Jesús. Satán sabe que si un hombre activa la fe y toca a Dios, su reino de tinieblas se derrumba y el hombre ve a Dios actuando de forma poderosa a su favor. Vemos la oposición de Satán contra Dios en el mismo escenario luego de la resurrección. Dice la historia que los falsos religiosos dominados por Satán estaban dispuestos a MENTIR en todos los niveles con tal de refutar la verdad y la esperanza del mensaje cristiano. Dice:

"Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados,  diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy." (Mateo 28:11-15)

Los guardias romanos sabían que no podían de dejar la vigilancia de la tumba de Jesús por el hecho de que no cumplir su trabajo era razón suficiente para que fueran enjuiciados a muerte. Pero ahora, estaba uno de la guardia que custodiaba la tumba de Jesucristo dándole testimonio a los principales sacerdotes y ancianos (enemigos de los cristianos) y diciéndoles que JESUCRISTO SE HABIA LEVANTADO DE ENTRE LOS MUERTOS TAL Y COMO LO HABIA ANUNCIADO. Sin embargo, ¿qué fue lo que hicieron los enemigos de los cristianos? Ellos siendo "religiosos" CREARON UNA MENTIRA. ¿Cuál mentira? La mentira que afirma que Cristo no resucitó de entre los muertos. Ellos SOBORNARON al guardia para que CAMBIARA LA REALIDAD DE LOS HECHOS. ¿Cuál era el plan? El plan era negar la resurrección. Le pagaron al guardia para que DIERA UN FALSO TESTIMONIO. ¿Cuál era el falso testimonio que debía dar el guardia? El guardia debía decir que se habían quedado dormidos y mientras ellos dormían, que vinieron los discípulos y robaron el cuerpo de Jesucristo. De esta forma procurarían NEGAR LA RESURRECCION DE JESUCRISTO. Sin embargo, el guardia sabía que declararse dormido en su trabajo conllevaría el peligro de que los romanos lo condenaran a muerte por el hecho de no hacer su trabajo, pero para esto lo propios religiosos propusieron una solución. ¿Cuál? Ellos persuadirían al gobernador en caso de que los guardias fuesen enjuiciados, y los pondrían a salvo. Es decir, ellos crearon todo un plan para desmentir lo que realmente sucedió: La resurrección verdadera de Jesús.

La resurrección de Jesús ha sido confirmada una y otra vez no solamente por las declaraciones de la Biblia, sino por diversos historiadores contemporáneos a tiempos de la Biblia y mostrándose su poder en vidas cambiadas hasta el día de hoy. Los discípulos estaban seguros de la resurrección, pues en sus comienzos eran todos unos cobardes, pero luego de la resurrección se convirtieron todos en valientes mártires. Dice la Biblia:

"Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo. Porque o sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído. Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos." (I Corintios 15:1-28)

Vemos que los siervos de Dios predicaron la resurrección, pero los enemigos de la cruz predicarán lo contrario,. Recientemente se encontraba el mentalista pagano llamado Walter Mercado afirmando que "escribiría una continuación de la Biblia por mandato divino para presentar otra versión de los hechos que explicaran los acontecimientos más claramente". De la misma manera que NO ES Dios quien inspira al mentalista Walter Mercado a querer escribir una continuación de la Biblia, tampoco es Dios quien ha inspirado diversidad de libros extra canónicos que se presentan como evangelios alternos y contradictorios en tiempos modernos. Sabemos que siguen existiendo los urdidores y conspiradores igual que antaño cuyo único objetivo es oponerse al mensaje sagrado de la Biblia. Se sabe que grupos de religiosos (como en los tiempos de la Biblia) eran y son los primeros en CONSPIRAR contra la verdad tal y como han hecho en diferentes aspectos de la historia. Es responsabilidad de cada uno de nosotros el es escudriñar la Biblia y la historia para poder estar conforme a la verdad y no conforme a la desinformación que difunden ciertos grupos en nuestra sociedad.

Algunos textos a reflexionar:

Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. “ (II Tesalonicenses 2:7-12)

“en los cuales el dios de este siglo cegó elentendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (II Corintios 4:4)