CONSÍGUELOS EN AMAZON

sábado, 2 de abril de 2011

El abuso de poder, la corrupción religiosa y la destrucción de la niñez

http://www.kuwaittimes.net/upload/img_pict/internat192cbc.jpg
(Foto del nazi Benedicto XVI)

Bajo el título: El "pasado nazi" de Benedicto XVl, un capítulo que no tiene secretos,el periódico El Clarín presentó una noticia donde expone la “polémica por la participación de Ratzinger en el ejercito del III Reich”. Se dice claramente que Ratzinger se “enroló en la Juventud Hitleriana, en 1941. Incluso, el propio Benedicto XVI lo admite en su autobiografía. Presenta esa parte de su vida como algo normal y procura crearse una opinión pública de aceptación, lo mismo que ha estado haciendo con el tema de los recientes cientos de abusos por parte de clérigos católicos romanos. Frente a la oscuridad que representan estas alarmantes verdades, los curas católicos tienden a tratar de lavarse la cara y dominar la opinión publica por medio de artificios de retórica donde suavizan la corrupción que los distingue. Dice la noticia escrita por Richard Bernstein y Mark Landler. THE NEW YORK TIMES:


”Se sabe, e incluso fue admitido por el Papa en su autobiografía, que por un tiempo en 1941 y 1942, Ratzinger, por entonces un adolescente, estuvo en la principal organización del partido Nazi para adoctrinar a los jóvenes. Enrolarse en la Juventud Hitleriana era una obligación para cualquier estudiante secundario. Después, sirvió un tiempo en una unidad antiaérea que resguardaba una planta de BMW cerca de Munich y hay fotos que muestran a Ratzinger con el uniforme paramilitar de las llamadas unidades de fuego antiaéreo. Pero los historiadores y los grupos judíos coinciden en que el registro de tiempos de guerra del Papa, que era muy común entre los jóvenes de su generación, hoy tiene poca importancia, si es que la tiene.”


Nos preguntamos, ¿Quién le resta importancia a este asunto? Por supuesto que son los corruptos. Un tema como lo es el genocidio y los asesinos que lo cometieron no es un asunto trivial ni puede ser olvidado. ¿Es casualidad que el fenecido Juan Pablo II era nazi de igual forma? ¿De qué nos habla esto? Esto nos habla de un sistema luciférico que entrona a perversos en puestos de mando y control tanto en la religión como en la política. Lo aceptación de nazis en el Vaticano, así como los intentos de Benedicto de suavizar el horror de la pedofilia contra la niñez, lo que demuestra es que la corrupción religiosa y política van de la mano. No se trata de teorías sobre conspiraciones, se trata meramente de una conspiración real y palpable que nos hablan de un mundo dominado por la maldad y la corrupción. Esa clase de personajes oscuros son los que están procurando conducir al mundo hacia el denominado Nuevo Orden Mundial, una verdadera amenaza que debería preocuparnos a todos.


Vea el tema:
Benedicto XVI suaviza el horror de la pedofilia para defender la iglesia católica y sus recientes escándalos.


-