CONSÍGUELOS EN AMAZON

lunes, 1 de febrero de 2010

Iglesia ¿dormida o despierta?

*
Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.(Mateo 25)

Una iglesia dormida es aquella que se ha descuidado en la espera del esposo y ha puesto su interés y su atención en los deleites de esta vida. Han rezagado a Cristo para poner en su lugar otras cosas. Han dejado de velar y orar para ir en pos de entretenimientos. Han cerrado sus bocas por agradar a los oyentes. Se han desligado de la santidad para ir en pos de la mundanalidad y de la aceptación social. Se han alejado del Espíritu Santo y su corazón está puesto en vanidad. Sus vestidos han sido manchados por inmundicias.

Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. (Apoc. 22:14)