CONSÍGUELOS EN AMAZON

jueves, 6 de diciembre de 2012

¿Qué necesitamos para llegar al cielo a la ciudad que Cristo tiene preparada para nosotros?

                                          

Además de recibir a Cristo como nuestro salvador personas (Juan 3:16), tenemos que rendirnos en totalidad a Cristo. ¿Qué significado tiene esto? ¿De qué se trata esta rendición? Dijo el apóstol:

'Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.' (Gálatas 2:20)
¿Qué significado tienen estas palabras? El apóstol nos está diciendo que para ganar a Cristo y la salvación que él tiene para nosotros es necesario rendir toda nuestra vida. Rendir nuestra vida es entregarlo todo. Se trata de negarse a uno mismo para ir en pos del camino trazado por Cristo. El ser humano en su manera natural tiende a tratar de imponer sus pensamientos, ideas, gustos, intereses, deseos, planes, y toda clase de cosas que considera es correcto o simplemente le gusta o atrae. Jesús dice que esa no es la forma, sino que la forma es a su manera. La manera que Jesús propone es la correcta y la que nos dará la salvación. El ser humano piensa, propone, dispone de aquí y de allá, pero Jesús dice que es a su manera, no a la manera del hombre. Por esto, a la hora de pensar, hay que pensar lo que Cristo quiere que pienses. Aquello que llena tu mente no puede ser cualquier pensamiento que pretendas sembrar y dejar que salgan raíces, hay que perseverar en lo que Dios quiere que pienses, todo aquello que es bueno, puro, santo y lejos de toda clase de maldad o cosa corrupta o contaminada. ¿Cómo saber si lo que piensas es bueno o malo? Para esto tienes que escudriñar la Palabra de Dios. Es allí donde está la luz. La Palabra de Dios nos muestra el camino a una vida santa alejada de cosas que conducen hacia el castigo por el pecado que es la muerte eterna y el infierno. ¿Quieres ser salvo? Reprende todo pensamiento, modo y actitud opuesto a lo que Dios manda.  Persevera en lo que es bueno y desecha y saca de tu corazón todo aquello que contamina al hombre. ¿Qué resultado tendrás de pensar lo que Cristo quiere que pienses? ¿Qué resultado tendrás de hacer lo que Cristo quiere que hagas? Si haces lo que Cristo quiere que hagas tienes verdaderamente a Cristo como tu Señor, en cambio, si sólo lo afirmas de labios e impones tus designios, te conduces a la muerte. Jesús tiene la vida que el hombre necesita para permanecer eternamente. ¿Qué harás?  Puedes comenzar hoy mismo rindiendo tu vida en oración.

Vea el tema: Sin separación del mundo tampoco hay salvación