APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

martes, 28 de febrero de 2012

“Él llama las cosas que no son como si fuesen”

"(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen." (Romanos 4:17)

A menudo escuchamos que se cita este texto de la Biblia cuando se está hablando de la fe de los creyentes. Cada vez que oramos por alguna petición en las iglesias tendemos a hacer referencia a ese pasaje de la Biblia. Reconocemos que nuestro Dios es todopoderoso, él dice y las cosas se hacen o son creadas. Por su Palabra fue creado el mundo, incluyéndonos a cada uno de nosotros.

A menudo veo personas con muy buenas intenciones de impartir fe invitando a otros a tener "fe" "llamándole a las cosas que no son como si fuesen", tomando como punto de partida el texto antes mencionado. De lo que estamos hablando en este texto de Romanos 4:17 es del verbo "crear", es decir materializar cosas de la nada. Desde el libro de Génesis vemos a Dios creando al mundo por medio de su Palabra. El verbo crear, cuando se trata de materializar cosas de la nada corresponde al Creador y no a la criatura.

Dentro de la rama de la gramática hay una categoría básica cuando se refiere a los pronombres personales. Tal y como lo describe la definición: "Este rasgo regula la forma deíctica concreta necesaria para desambiguar qué papel ocupan el hablante, el oyente u otro interviniente respecto a la predicación." "Las categorías gramaticales que distinguen persona, como el pronombre personal y posesivo, y en algunas lenguas el verbo tienen generalmente un mínimo de tres formas diferenciadas, que la gramática tradicional asocia a tres "personas" o valores del rasgo de persona gramatical, que se llaman generalmente primera, segunda y tercera persona (en algunas lenguas puede argumentarse de hecho la existencia de un valor adicional)."

Las tres personas gramaticales son:

1) YO
2) TU
3) EL

Hay un aspecto fundamental, y es que los tres se refieren a tres personas diferentes. Si usted es la primera persona, nada de lo que se habla de las otras dos le corresponde a usted, porque claramente hay una diferencia.

Saltando las reglas gramaticales básicas para crear doctrinas

A menudo veo que algunas de las "doctrinas" que se están promoviendo en muchos púlpitos modernos saltan las reglas gramaticales básicas para crear doctrinas. Tomemos como ejemplo el texto antes mencionado de Romanos 4:17. Claramente se nos dice que es Dios quien "llama las cosas que no son, como si fuesen", sin embargo, veo a mucha gente promoviendo la idea que USTED y YO "llamemos las cosas que no son como si fuesen". Me pregunto, ¿estamos violando las reglas básicas del texto para formar nuestras doctrinas? Claramente se dice que es nuestro Dios quien tiene el poder para crear por medio de su Palabra. Cuando oramos, vamos en humillación a Dios y le pedimos que intervenga a nuestro favor. Dios atiende nuestro clamor y responde sobre nuestra vida de forma sobrenatural. Dios como un Dios sobrenatural, tiene el poder de afectar nuestro mundo de forma positiva, sin embargo el poder sigue siendo de Dios y no del hombre. Dice:

"Una vez habló Dios; dos veces he oído esto: que de Dios es el poder" (Salmo 62:11)

Dios es un Dios celoso con su gloria. Dice:

"Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas." (IS. 42:8)

Dios está dispuesto responder el clamor de su pueblo cuando el hombre se humilla: Dice:

"Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces." (Jeremías 33:3)

Veamos que en Jeremías 33:3 hay un sujeto a quien clamar y ese "sujeto" en esa oración es Dios. Es decir, el hombre dirige su clamor a Dios y Dios contesta.

En ninguna parte de la Biblia se le enseña a los hombres o a los creyentes a "CREAR" su mundo ideal por medio de la palabra hablada. Los creyentes no estamos llamados a actuar de forma independiente de Dios utilizando técnicas orientales de "creación" por medio de palabras positivas. Recientemente estaba viendo un filme moderno junto con mi pequeño hijo, se trataba del filme "Green Lantern" o "Linterna Verde". Se trata de un personaje o súper héroe creado por la imaginación de un artista. El súper héroe tiene la facultad de "materializar energía" y convertirla a voluntad en toda clase de cosas. Es decir, el súper héroe crea de la nada toda clase de cosas en el mundo físico utilizando el poder de la mente. De esta manera, puede crear pistas o carreteras de automóviles en el aire con el propósito de salvar al mundo de los desastres. Claramente atribuyéndose la capacidad de crear de la nada.

¿Estamos los creyentes llamados a hacer de forma similar a lo que hace el mundo? O más bien estamos llamados a someternos a Dios, clamar a él, rogar, y esperar en su poder. La diferencia entre el mundo y la iglesia, es que el mundo impone su voluntad en todo lo que hace, en cambio la iglesia se somete a Dios y espera en su voluntad. El mundo crea y pide a su antojo, en cambio, la iglesia depende de Dios. El mundo se autoproclama Dios y Señor de todo lo que quiere, en cambio la iglesia tiene un Señor sobre ellos.

Si vamos a la base bíblica, los milagros que encontraremos desde Génesis hasta Apocalipsis son el resultado de la humillación del pueblo de Dios en oración, súplica y ruego reverente y Dios contesta desde los cielos con su poder ilimitado. Pero esto no se trata y es muy diferente de "crear" cosas por medio de visualización, control mental, poder de la mente, ni técnicas semejantes a estas. Es obvio que si usted toma un camino diferente, el enemigo, con tal de que usted se aparte del camino de la verdad bíblica, está dispuesto a realizar señales y prodigios para que usted ande por un camino diferente. Muchas de las falsas sectas orientales hacen milagros asombrosos, pero esos milagros asombrosos no provienen de Dios sino del reino de las tinieblas. Asegurémonos que todo lo que recibimos lo recibimos de Dios y que andamos de acuerdo a su Palabra.

El error moderno de pretender "crear" toda clase de cosas por medio de la visualización oriental

El pastor de la "iglesia" más grande del mundo ubicada en Seúl, Corea, Paul Yongui Cho, ha causado un revolución dentro del mundo religioso por medio de sus ideas budistas orientales infiltrándolas en las iglesias por medio de su literatura y su libro "La Cuarta Dimensión". Propone y trata de justificar con la Biblia el hecho que el hombre "cree" sus cosas por medio de hacer listas específicas y detalladas de todo lo que usted quiera y haga listas descriptivas y coloque esas listas pegadas a su nevera o en lugares visibles donde usted pueda repetirlas una y otra vez creando cuadros en su interior, imágenes, ilustraciones e imaginaciones para de esta forma usted quedar "embarazado" de un sueño que "dará a luz" (materializará) en el plano físico por medio de la palabra hablada o la visualización. Propone que usted puede crear su casa a su antojo, su automóvil, su bicicleta, o cualquier cosa material. Incluso, propone que usted puede “crear” su futuro esposo a la medida por medio de su técnica.

¿Es de esto lo que habla la Biblia?

Claramente una idea no bíblica, pero cristianizada por medio de astutas artimañas. Recordemos, Dios es uno, está dispuesto a contestar nuestro clamor, pero no estamos llamados a tomar su lugar. En el mundo encontraremos de todo, incluso, cosas asombrosas que nos invitarán a ir por esos caminos del error. Tenemos un Dios que suplirá todo lo que nos falte a su tiempo, él nos oirá y él nos contestará.


Se nos dice en la Biblia que Dios hermoseará a los humildes de la tierra. ¿Estamos actuando en humildad creando nuestro propio mundo independiente de Dios? Tengamos cuidado y no estemos aceptando ofertas engañosas cuyo propósito es desviarnos de la verdad bíblica.


Tema relacionado: