CONSÍGUELOS EN AMAZON

domingo, 6 de marzo de 2011

La soledad de Juan el Bautista

http://www.jesus-explained.org/images/Jesudop.jpg
(Representación del bautismo de Jesús
durante el ministerio de Juan)


Una de las cosas que más admiro de Juan el Bautista, además de su mensaje contundente, su humildad, su carácter y consagración, es su soledad. Esa soledad que lo llevaba lejos por el desierto. La que lo mantenía alejado de la gente pero unido a Dios. Andaba diferente, vestía diferente y anunciaba el evangelio de manera diferente. (Mateo 3:1; Mateo 3:4; Mateo 11:8; Mateo 14:4)


Hoy existe mucha socialización, muchas tiradas de toallas unos con otros. Mucho egocentrismo. Hoy, mientras más se socializa de aquí para allá se va añadiendo mucha levadura y cosas extrañas que siguen surgiendo.


Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano. (Jeremías 23:30)


En vez de hacer lo que le agrada a Dios, estamos haciendo una gran masa de levadura desagradable.


Juan no era de estos. Juan buscaba hacer la voluntad de Dios aunque el resultado de su fidelidad a Dios le costara su propia vida.


¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas, en las casas de los reyes están. (Mateo 11;8)


Juan no era de esos que hoy predican vestiduras delicadas ni riquezas terrenales como un pretexto de “hijos de Dios”. Andaba por el desierto, vestía y comía raro. Pero lo que hacía, lo hacía para agradar a Dios.