CONSÍGUELOS EN AMAZON

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Matrimonios entre el mismo sexo

.

Estos vinieron al mundo por medio de la unión de un hombre y una mujer, tal y como lo declara la Biblia en Génesis. Ahora pregonan que lo normal es uniones del mismo sexo contradiciendo su propia naturaleza. Esto no concuerda con el evangelio que es para salvación. Esta conducta desagrada tanto a Dios que lo provoca a ira. Permanecer en esa conducta es ir directo a la condenación de la que tanto Dios trata de salvar al hombre. Dios ha provisto los medios para que el hombre pueda ser lavado, redimido y limpio y pueda regenerarse de tal forma que no ande torcido ni contra natura. Dios tiene el poder para sanar, restaurar y libertar de toda esclavitud. No permitir que Dios haga la obra es alejarse no solo de Dios, sino también del cielo e ir al lugar más que desagradable por la eternidad del que tanto habla la Biblia. La profecía bíblica afirma que en los últimos tiempos esa conducta rebelde abundará en la tierra como señal de la proliferación del alejamiento de Dios de toda generación. Un tiempo de maldad semejante a tiempos pasados justo antes que Dios desatara sus juicios sobre la tierra. ¿Existen iglesias en este tiempo que están abriéndole paso a las uniones entre el mismo sexo? De hecho, la maldad social es tanta que alcanza a núcleos que afirman ser religiosos. Los practicantes de este tipo de conductas podrán pertenecer a "iglesias" aquí en esta tierra y defendiendo ese tipo de conductas, sin embargo, nada tienen que ver con la iglesia santa y pura que tiene herencia en los cielos, ya que la Biblia es clara y afirma que no se ve en la santa ciudad de Dios personas que anden en esa clase de conductas torcidas.


Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. ( I Corintios 6:11)