CONSÍGUELOS EN AMAZON

lunes, 23 de abril de 2012

SOBRE EL DISPARATE DE ASOCIAR LOS SUFRIMIENTOS DE LA VIDA COMO CAUSA DE TU FE

DICE EL ARGUMENTO:

"Usted cuando viene a Cristo, recibe la posición de hijo de Dios que lo coloca en una ventaja que le garantiza supremacía, la superioridad, o la preeminencia en todos los niveles. Niveles espirituales, y niveles materiales, por lo que Dios está obligado a colocarlo a usted como el jefe de la empresa para la cual usted trabaja. Le corresponde al cristiano, las riquezas, los mayores sueldos, la salud perfecta, ese mundo de sueños que todos quieren. Todo está garantizado por el simple hecho de ser hijo de Dios y heredero.”

Escuchaba en mi radio la siguiente canción de Nancy Amancio, titulada: "Que se abran los cielos":


"Has sufrido porque no has comprendido el lugar que tú tienes en Dios
Has sufrido porque no has sabido tomar en Cristo tu posición,
tu posición de hija, tu posición de reina
Entrar y tomar tu lugar, tu posición de hija,
Tu posición de reina. Entrar y comienza a declarar"

CORO:
"Que se abran los cielos,
que se abran los cielos,
la lluvia de gracia sobre tu casa descenderá
//Que se abran los cielos//
Riquezas en gloria sobre tu casa descenderán.
Que se abran los cielos...

"Has sufrido porque no has podido entender para que Dios te llamó
Has sufrido porque no has comprendido que el que está contigo es mayor.
Compórtate como hija, compórtate como reina.
Entra y toma tu lugar. Compórtate como hija,
compórtate como reina, entra y comienza a declarar.

CORO: Declara lo que vas a ver
Declara y va a suceder,
Declara lo que aun no ves,
Declara y sucederá
//Declara, abre tu boca y declara//


Lo que me preocupa del mensaje que se le está llevando a la gente con la canción anterior, y también por medio de predicas y de literatura, es que están proponiendo un evangelio que no concuerda con la experiencia de los santos de la Biblia. Si bien es cierto que Dios desea prosperar al hombre en todos sus niveles. Dios desea que el hombre entre en amistad con él, y Dios se encargará de ir llevando al hombre a la abundancia de tal forma que no tenga que estar mendigando pan. Sin embargo, esta verdad es la misma verdad de la cual fueron partícipes todos los hombres santos de la Biblia quienes también fueron sujetos a toda clase de padecimientos. Las mismas promesas de prosperidad que tenemos hoy, la tuvieron hombres de Dios en el pasado quienes fueron sujetos a toda clase de pruebas. ¿Somos nosotros mejores que los santos de Dios? ¿Tiene Dios hijos engreídos?

Veamos algunos siervos de Dios igualmente prósperos y a lo que fueron sujetos:

Jeremías tirado en un hoyo lleno de lodo por ser fiel a Dios:

"Entonces tomaron ellos a Jeremías y lo hicieron echar en la cisterna de Malquías hijo de Hamelec, que estaba en el patio de la cárcel; y metieron a Jeremías con sogas. Y en la cisterna no había agua, sino cieno, y se hundió Jeremías en el cieno."(Jeremías 38:6)

Isaías andando desnudo y descalzo por años, sirviendo de señal profética sobre pueblos:

Y dijo Jehová: De la manera que anduvo mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años, por señal y pronóstico sobre Egipto y sobre Etiopía (Isaías 20:3)

Job perdiendo todas sus riquezas

Juan el Bautista siendo decapitado:
Mateo 14:8

Esteban siendo apedreado hasta morir (Hechos 7)

Los cristianos siendo esparcidos y perseguidos por causa de Cristo. (Hechos 11)

El diablo encarcelando a los cristianos:

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. (Apoc. 2:10)

En Hebreos 11, se nos dice claramente que la fe no puede ser resumida en meras situaciones de dominio material de vidas placenteras. Los cristianos tuvieron victorias, pero también en muchos casos tuvieron que dar sus vidas como mártires. Dice:

"que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros." (Hebreos 11:33-34)

Lo que Cristo quiere mostrarnos es que nuestra fe tiene que estar puesta en Dios de forma incondicional y cualquiera sea nuestra situación. Lo que me preocupa hoy, es que se le está inculcando ideas de DOMINIONISMO a la gente. Un falso evangelio de conquistas y de engreimiento donde se promueve la idea que el evangelio está enlazado a mundos ideales. El evangelio del cual habla la Biblia es a amar a Dios con todas nuestras fuerzas y con toda nuestra alma, más allá de si se tiene o se deja de tener. La Biblia refuta la idea que afirma que el sufrimiento o la aflicción deja de ser parte de la vida una vez venimos a Cristo:

REFUTACION DEL ARGUMENTO:


Uno de los mayores ejemplos que vemos en la Biblia lo es la persona de Job, de la era patriarcal. Job, uno de los libros más antiguos de la Biblia nos habla de un escenario, de una guerra que se libera en el mundo invisible a nuestros ojos. Job, un hombre próspero tanto en lo espiritual como en lo material, de pronto vería como todos sus bienes, posesiones y familia desaparecerían de su lado por la prueba a que fue sometido como resultado de una conversación entre Dios y Satanás. Satán le dice a Dios que Job era un hombre bueno y fiel por el simple hecho que era un hombre protegido y prosperado por Dios. Dios le permite a Satán quitarle los bienes y familia a Job y comprobar por si mismo que la fidelidad a Dios no estaba ligada a bienes terrenales ni a cosa alguna dada por Dios como si se tratara de una condición de servicio. Y allí pudimos ver como el sufrimiento le llega de forma trágica a un hombre bueno y perfecto (tal y como Dios lo describe).

La historia de Job nos dice claramente que los sufrimientos de la vida pueden llegar de mil maneras y en esas maneras no estar ligado al resultado de nuestros actos ni de nuestras obras. Esta vida está llena de muchos sinsabores. Esas situaciones difíciles no necesariamente las buscamos nosotros, ni fueron una causa provocada por nosotros, sino que a veces existe una serie de factores que nos colocan en necesidad de diversas índoles. A veces llega la enfermedad, a veces llega el desempleo, a veces llega la soledad, a veces llega el llanto, a veces llega la pobreza o el hambre. Puede que en ninguno de esos casos haya sido el hombre quien lo busque, pero son situaciones reales, situaciones que no se pueden ignorar.

Esos son los sufrimientos que se vive en el mundo, por simplemente ser parte de este mundo. Son sufrimientos que nos llegan de gratis.

Hay otra clase de sufrimiento, me refiero al sufrimiento como producto del pecado. Dice la Biblia que todos somos pecadores y que no hay justo ni aún uno. El único justo es Dios. Dios por medio de su sacrificio en la cruz, crucificó todos nuestros dolores, pecado y castigo. Luego de su muerte, resucitó al tercer día. En su resurrección, Dios nos dio nueva vida juntamente con él. De esta forma, cuando ponemos nuestra fe en Cristo, él nos lleva a la libertad y ya no somos esclavos del pecado. El peso del pecado es quitado de nuestros hombros. Unidos a Cristo tenemos la libertad. Sin embargo, todavía estamos en este mundo. Todavía nuestro cuerpo mortal no se ha vestido de inmortalidad, cosa que sucederá cuando Dios nos lleve a su morada.

En esta vida seguimos en situaciones difíciles. Nuestro cuerpo tiende a enfermarse. Nos da hambre. Hay que trabajar, hay que luchar para seguir adelante. En nuestra interacción de vida encontraremos toda clase de escenario. Jesucristo dijo claramente que en el mundo tendríamos aflicción:

"En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo." (Juan 16:33)

La diferencia de nuestra aflicción, versus la aflicción que vive el mundo, es que Dios estará presente en medio de ella. Eso significa que vendrá la enfermedad, vendrá la crisis, vendrá el hambre y toda clase de situaciones. En medio de todo eso, Dios nos dará la salida.

SOBRE EL FALSO EVANGELIO QUE HACE UNA PROPAGANDA LIBRE DE SUFRIMIENTO EN CRISTO

Hay algo que me preocupa y es los mensajes distorsionados de la fe que escucho en diferentes medios y que llega de forma muy atractiva para la juventud. Toman pasajes de aquí y de allá, de la Biblia para conducir a la gente por un camino diferente al establecido por Dios. Existe una clase de falso evangelio que lo que promueve es el ENGREIMIENTO. Sí, el engreimiento, es decir, una clase de idea que afirma que por ser nosotros hijos de Dios, somos merecedores de bienes, placeres, riquezas, y toda clase de cosas que reflejan un mundo ideal de abundancia, salud, y una vida sin obstáculos ni cosas difíciles. Esta clase de falso evangelio enlaza el sufrimiento como una causa de tu fe. Es decir, se afirma que cuando el sufrimiento humano llega se debe a una razón provocada por el hombre. Esa mentira, era la que predicaban los "amigos" de Job. Si usted lee el libro de Job se dará cuenta que muchos de sus llamados "amigos" procuraban entender y explicar lo que a Job le acontecía y lo achacaban a algún mal acto de su persona. Finalmente, Job fue vindicado y los amigos de Job tuvieron que ir a Job para que él orara por ellos, porque quienes estaban errados eran ellos y no Job. Nótese que en los argumentos de los amigos de Job, todos sonaban muy espirituales y convincentes. Sin embargo, estaban llenos de acusación y propósitos errados. Lo mismo sucede a muchos "ministros" en las postmodernidad. Siguen en la escuela de los amigos de Job. Tratan de achacarle razones al sufrimiento para culpar al hombre.

En la Biblia pudimos ver como gente santa como Esteban, Juan el Bautista y otros, en muchos casos fueron asesinados por los enemigos del evangelio. La iglesia era perseguida, Saulo de Tarso asolaba las casas de los creyentes y los arrastraba hasta las cárceles. En muchas ocasiones los cristianos fueron expulsados de ciudades a causa de su predicación. Pablo tuvo constantemente que huir de sus perseguidores. La fe como la describe la Biblia está llena de escenarios adversos que se sobrepasan con la ayuda de Dios:

"Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor." (Santiago 5:10)

pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. (Mateo 13:21)

Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos. Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación. (II Corintios 1:6-7)

Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia (Colosenses 1;24)

Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios (II Timoteo 1;8)

Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. (II Timoteo 4:5)

al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. (I Pedro 5:9)

Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; (II Timoteo 3:10-12)

Como si fuera poco la aberración que le han estado haciendo a la definición de la fe, ahora redefiniendo la misma para ir por caminos del egoísmo y de las imaginaciones. Tenemos el último verso de la canción de Nancy Amancio, donde propone que el hombre con el mero hecho de declarar con su boca, cambia el ambiente a su favor. Primero afirmó que el sufrimiento del hombre se debe a que no ha sabido tomar su posición de hijo, y de rey, luego propone que el hombre transforma el mundo alrededor por medio de las palabras. En la Biblia, ni Job cambio su escenario por medio de declaraciones, ni mucho menos Juan el Bautista, ni ninguno de los santos. Todos fueron sujetos a padecimientos y los mismos padecimientos se siguen cumpliendo en la iglesia.

Uno de los textos favoritos que usan aquellos que defienden el punto de vista de las riquezas en esta tierra enlazadas a los hijos de Dios es:

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” (II Corintios 8:9)

Esto lo hacen porque dentro de la definición de su “riqueza”, incorporan billetes y monedas, en cambio, de las riquezas que Dios habla es de una vida rica en misericordia, en una relación viva con Dios, versus el alejamiento que vivíamos en el pasado (pobreza).

AQUELLOS QUE SIEMBRAN DESENGAŇO

Lo que tenemos es una partida de distorsionadores del evangelio en la postmodernidad atrayendo a nuestra juventud a ideas erradas del evangelio. Estos al probar ese falso evangelio y ver que no pueden crear sus mundos a pedir de boca (declarando) y al ver que no pueden hacerse jefes en sus trabajos ni que los millones de dólares les llegan a sus cuentas de forma milagrosa, ni que obtienen el materialismo que quieren, se sienten frustrados con Dios, y culpables porque les han hecho creer que su fracaso se debe a su ausencia de fe. Ese es el resultado del falso evangelio del DOMINIONISMO y de la llamada SUPER FE, de los cuales sus promotores se enriquecen porque llevan el mensaje de forma atractiva, dinámica, emocional y creativa. ¡CUIDADO!

EL ENGREIMIENTO MODERNO

El engreimiento moderno que hemos ya discutido en este tema, es una burla al sacrificio que hicieron los hijos de Dios por llevarnos al retorno hacia Dios con su ejemplo de obediencia. Es creerse superior, es estar lleno de soberbia e insensatez. Es desconocer lo que para servirle a Dios se requiere, desprendimiento del mundo y de las cosas de esta vida corruptible.