APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

sábado, 26 de diciembre de 2009

Jehová no escuchará las salmodias de los instrumentos de aquellos que no reprenden la idolatría y que toleran las abominaciones


Se han levantado en este tiempo cantautores dentro del pueblo de Dios que con sus cánticos "espirituales" suenan cristianos y bonitos, pero que cohabitan con la idolatría. Son canciones que pasan como cristianas pero que a la vez pueden ser cantadas por los idólatras sin provocar un convertir de los ídolos a Dios. Dice el Señor: "Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo..." (Juan 15:19) Acaparan multitudes para entretenerlas con un mensaje "religioso-espiritual-emocional" y hasta les generan mucho dinero dichas producciones, pero no provocan cambio genuino alguno.

¿Cómo es posible que supuestos cánticos espirituales con todo y lo hermoso de la música no provoque el tornarse de los ídolos a Dios? En cambio, los idólatras no sólo cantan dichos cánticos espirituales, sino que continúan sin cambio alguno y le otorgan premios seculares a los "cantantes cristianos".

Un llamado "cántico espiritual" que suene hermoso y agradable pero que a su vez no produzca cambio para con Dios es tan vano que Dios no lo escuchará:

"Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas. Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados. Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos".

Dios no desea meros ''cánticos hermosos o bonitos", Dios desea un cambio genuino de arrepentimiento de los ídolos a Dios.


Amós 5

Llamamiento al arrepentimiento
"Oíd esta palabra que yo levanto para lamentación sobre vosotros, casa de Israel.Cayó la virgen de Israel, y no podrá levantarse ya más; fue dejada sobre su tierra, no hay quien la levante. Porque así ha dicho Jehová el Señor: La ciudad que salga con mil, volverá con ciento, y la que salga con ciento volverá con diez, en la casa de Israel. Pero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis; y no busquéis a Bet-el, ni entréis en Gilgal, ni paséis a Beerseba; porque Gilgal será llevada en cautiverio, y Bet-el será deshecha. Buscad a Jehová, y vivid; no sea que acometa como fuego a la casa de José y la consuma, sin haber en Bet-el quien lo apague. Los que convertís en ajenjo el juicio, y la justicia la echáis por tierra, buscad al que hace las Pléyades y el Orión, y vuelve las tinieblas en mañana, y hace oscurecer el día como noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; Jehová es su nombre; que da esfuerzo al despojador sobre el fuerte, y hace que el despojador venga sobre la fortaleza. Ellos aborrecieron al reprensor en la puerta de la ciudad, y al que hablaba lo recto abominaron. Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas. Porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres. Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo. Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís. Aborreced el mal, y amad el bien, y estableced la justicia en juicio; quizá Jehová Dios de los ejércitos tendrá piedad del remanente de José. Por tanto, así ha dicho Jehová, Dios de los ejércitos: En todas las plazas habrá llanto, y en todas las calles dirán: !!Ay! !!Ay!, y al labrador llamarán a lloro, y a endecha a los que sepan endechar. Y en todas las viñas habrá llanto; porque pasaré en medio de ti, dice Jehová. !!Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para qué queréis este día de Jehová? Será de tinieblas, y no de luz; como el que huye de delante del león, y se encuentra con el oso; o como si entrare en casa y apoyare su mano en la pared, y le muerde una culebra. ¿No será el día de Jehová tinieblas, y no luz; oscuridad, que no tiene resplandor? Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas. Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados. Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo. ¿Me ofrecisteis sacrificios y ofrendas en el desierto en cuarenta años, oh casa de Israel? Antes bien, llevabais el tabernáculo de vuestro Moloc y Quiún, ídolos vuestros, la estrella de vuestros dioses que os hicisteis. Os haré, pues, transportar más allá de Damasco, ha dicho Jehová, cuyo nombre es Dios de los ejércitos". (Amós 5)

Tema relacionado:

El ecumenismo y el Nuevo Orden Mundial van de la mano


La serpiente de la FALSA RELIGIOSIDAD (Actualizado)