APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

jueves, 17 de noviembre de 2011

Entre la humildad y la soberbia

Sigo insistiendo, la fe de la que nos habla la Biblia es de nuestra relación como siervos hacia un rey el cual es Cristo y no lo contrario. Es decir no se trata de una relación en la cual nos creemos reyes y tildamos a Dios de siervo. Por eso me repugna cuando escucho las frases "yo declaro esto o aquello", porque como siervos tenemos el derecho de SUPLICAR, ROGAR, CLAMAR ante el rey el cual es Cristo tal y como dice Efesios 6:18 "orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu". SUPLICA se define como: "Ruego o petición humilde y sumisa". Cuando alguien dice: "Yo declaro", ¿lo dice en categoría de siervo o estamos otorgándonos un rol que le corresponde a Dios? Porque claramente dice la Biblia que Dios es el que atiende el CLAMOR nuestro y EL, responde o DECLARA a nuestro favor. Creo que como siervos, nos corresponde la humillación y a Dios la gloria y el poder, por lo que prefiero mirar a Cristo como dice el Salmo 123 y no como la falsa religiosidad lo quiere proponer, una clase de Dios sujeto al hombre y no un hombre sujeto a Dios. Cuidado con la Nueva Era la cual propone que no hay diferencia entre el Creador y la criatura.