CONSÍGUELOS EN AMAZON

domingo, 17 de febrero de 2013

El apóstata, hereje y blasfemo "pastor" Dante Gebel se burla de la BENDITA ESPERANZA DEL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA

                                                        Thumbnail

 
Una de las herejías que han introducido muchos masones herejes en las iglesias infiltrándose como "pastores" y leudando el evangelio con filosofías baratas y negando el mensaje cristiano lo es el falso evangelio de la prosperidad enfocado en todo lo material. Desprecian la herencia eterna por cosas pasajeras de este mundo. La burla y el descaro es constante en sus labios. A menudo usan la Biblia y engañan a millares. Vea el siguiente video de un falso pastor que ha engañado a muchos, su nombre Dante Gebel.
 
Vea en YOUTUBE el video titulado: "Dante Gebel se burla del arrebatamiento de la Iglesia como vil ateo"
 
Fuente: youtube (punto) com/watch?v=LVUs88IkbIo


“sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias” (II Pedro 3:3)

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”  (II Pedro 3:9)

“Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase.  Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.” (Marcos 13:32-37)

 “Mas si aquel siervo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le castigará duramente, y le pondrá con los infieles.” (Lucas 12:45-46)

Hoy existen muchos asalariados que comenzaron predicando el evangelio de Cristo recolectando dinero de los pobres, con las ofrendas de gente pobre hicieron “imperios” y luego se desligaron del sano evangelio para predicar un evangelio falso materialista que usa el nombre de Cristo como toda secta pagana, por el propósito de aparentar ser de Dios, pero han cambiado la verdad por la mentira, han rezagado a Cristo y utilizan el mensaje de Cristo para explotar económicamente a la gente. Un falso negocio que Dios aborrece.

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”  (Mateo 7:21-23)

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.  Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.  Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;  mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.  Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.  Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.  Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.  Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos!  Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.” (Mateo 25:1-13)