APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 24 de diciembre de 2008

La importancia del discernimiento

El discernimiento se define como “el saber distinguir una cosa de otra”. Es simplemente usar el buen juicio para separar lo que es de lo que no es. El discernimiento se menciona entre los nueve dones que provienen del Espíritu de Dios impartido sobre los verdaderos creyentes.

¿Porqué es importante el discernimiento?

Dios mismo dio importancia a ese verbo del saber discernir. Tanto así que lo incluyó entre sus regalos para la iglesia que ha de ser salva. Es el discernimiento el que nos puede librar de caer en el error o seguir una dirección equivocada. Cuando Jesucristo envió a su iglesia le advirtió que su camino sería entre lobos siendo ellos dóciles ovejas. Siendo que las ovejas de Dios andan en medio de una sociedad hostil, es necesario que sepa discernir donde apacienta. Se nos dice en la Biblia que aún dentro de la iglesia, el trigo de Dios crece junto con la cizaña. La cizaña se parece mucho al trigo pero rinde un resultado funesto si se consume. Dios promete separar una cosa de la otra. Jesucristo dijo que la santidad conviene a su casa, es por esto que todo aquello que no concuerde con la santidad de Dios será separado de la presencia y morada eterna. Hay un día señalado dentro de la profecía bíblica cuando Dios mismo apartará los unos a la derecha y los otros a la izquierda. Unos para vida y otros para condenación. Procuremos cada uno de nosotros concordar con el mover de Dios y no caer en el grupo de la izquierda.

Una guerra sin cuartel

El discernimiento se hace útil cuando podemos identificar a nuestros enemigos. Cuando dentro de la congregación de Dios se introduce un satélite del enemigo Dios puede activar su poder para identificar y desenmascarar al adversario para que no resulte nocivo a su rebaño. Cuando los satélites de Lucifer encuentran una iglesia que carece de discernimiento buscará a toda costa tomar el control de la misma. Es lamentable que existan congregaciones y multitudes que carezcan de ese don de Dios.

Dentro de la Biblia encontramos ejemplos de cómo Lucifer subía a las alturas y se presentaba entre los hijos de Dios. Pero su presencia no pasaba desapercibida sino que Dios lo exponía públicamente. Lo mismo sucedía en tiempos de Jesús. Cuando el maestro iba pasando, los demonios se sentían atormentados por su presencia y salían dando gritos y alaridos estremeciendo sus víctimas dejándolas libres al no poder batallar contra la orden y autoridad del Mesías. Ese poder que tiene Jesús es el que la iglesia de Dios tiene que buscar hoy. De otra manera, estarán vulnerables al engaño y la vergüenza.

La advertencia de un ex – enemigo

La iglesia de hoy corre muchos peligros si la presencia y autoridad de Dios abandonan. El apóstol Pablo nos advierte en sus cartas que en este tiempo postrero se levantarían hombres perversos que no perdonarían al rebaño. Se nos advirtió que se lanzarían con toda furia para destruir el cuerpo de Cristo. Hoy más que nunca se han introducido lobos rapases que buscan destruir la iglesia.

El testimonio de un ex – jesuita que fue inmortalizado por Publicaciones Chicks nos relata la vida de un hombre que perteneció a las huestes del enemigo. De nombre Alberto Rivera, el cual conociendo al Vaticano desde su mismo seno, tuvo un encuentro con Jesucristo. Esa salida del bando de los enemigos le costó toda clase de vituperios y falsas acusaciones. No solo trataron de destruir su reputación y su credibilidad sino que trataron de destruir al mismo Jack Chick por publicar su historia por medio de su editorial.

Siendo que Alberto Rivera perteneció al bando de los infiltrados, gente preparada por Roma para penetrar las iglesias y ministerios evangélicos y buscar a toda costa destruirlos, esa sería la copa que él mismo bebería luego de su salida del control romano. Alberto nos habló de cómo es de esperarse que los satélites de Lucifer se introduzcan entre los santos para destruir:

-Pastores
-Maestros
-Evangelistas
-Apóstoles
-Profetas

Sin restarle importancia al ministerio que es herramienta para todos esos ministerios, los editores y escritores cristianos. Según la advertencia que hizo Alberto Rivera para la iglesia, es de esperarse que se usen toda clase de recursos para pretender derribar la verdadera iglesia y exaltar el catolicismo romano que promueve el ecumenismo y el sincretismo religiosos anticristiano.

Rivera nos dijo que el blanco de ataque de los infiltrados de Lucifer son aquellos pastores fieles que saben discernir entre lo bueno y lo malo. Aquellos ministerios que pregonan que solo hay un camino de salvación, el cual es Jesucristo. Son esos ministros que llaman al arrepentimiento a todas las demás creencias y corrientes y los invitan a convertirse al amor de Jesucristo.

¿Cúales son las señales que identifican a los
infiltrados de Lucifer dentro de la iglesia?

Estos infiltrados se visten de corderitos para penetrar el rebaño. Estudian los cultos y las técnicas de los pastores. Fingen y fungen como creyentes. Ensayan sus prácticas antes de ingresar en las iglesias. Se hacen maestros de las relaciones humanas y buscan ganar el control entre los hermanos. Buscan manipular las emociones y el afecto entre la gente. Buscan fortalecer los lazos e imponerse como “autoridad” entre los hermanos. Si es posible crear alianzas estratégicas donde pongan a todos debajo de sus dominios. Una ves logran el control buscan aislar y destruir a los creyentes fieles.

Jesucristo nos dijo que “por sus frutos los conoceríamos”. Es muy posible que usted los vea haciendo todo lo que los creyentes hacen, pero ellos hacen algo más. Andan en las obras de la carne. No pueden desprenderse de ellas ya que no son de Dios.

Alberto Rivera describió una serie de estratagemas de estos infiltrados, entre las cuales se encuentran:

● Buscar controlarlo todo. Gobiernos, leyes, educación, economía, religión, prensa y todo lo que forma una sociedad. Buscarán a toda costa quitar los obstáculos para darle paso el gobierno mundial de su líder político y religioso.

● Son adiestrados para ser espías entre los evangélicos fieles. Ensayan sus cultos para aprender sus prácticas. Es de esperarse que todas las demás plataformas sean objeto de las mismas maquinaciones. Es decir: iglesias, editoriales, radio, televisión, foros de Internet, prensa y demás medios.

● Su meta, reportar al Vaticano todo lo que acontece y favorecer sus planes. Se disfrazarían de ovejas pero siendo lobos, aunque para hacerlo tuvieran que fingir y fungir como pastores de iglesias protestantes.

● Identificar y monitorear los ministerios fieles verdaderos y hacer informes sobre ellos a Roma.

● Lograr convencer a los ministerios que los infiltrados no son agentes de Roma sino verdaderos creyentes a favor de la iglesia. La realidad es que buscan favorecer a Roma. Buscar adueñarse de los medios y centralizarlos para ponerlos bajo control y así callar a los que consideran sus enemigos (los evangélicos).

● Promover un falso evangelio de “unidad” donde los evangélicos se fundan con los católicos. Lo presentarán como un asunto de amor y hermandad cristiana.

● Murmurar y desacreditar a los pastores y ministros íntegros.

● Buscar taparle la boca a toda costa a aquellos cristianos que separen lo evangélico de lo católico y promuevan la consagración a Dios lejos de Roma y los ídolos.

● Censurar y buscar crear presión ministerial entre los colegas de estos ministros para pretender aislarlos y destruirlos.

● Tildar a los que identifican a Roma y al Vaticano como “la ramera” de la que habla Apocalipsis como “faltos de amor”, causantes de división y de controversias.

● Suavizar las relaciones de los evangélicos con los católicos. Conducirlos a la “hermandad” religiosa. Afirmar que tienen que buscar un nuevo camino de una fe común.

● Hacerse pasar como ministros de Dios. Entiéndase, fungir y fingir los 5 ministerios e incluso dominar todos los medios cristianos (editoriales, periódicos, foros, prensa, radio, televisión)

● Crearse una reputación de creyentes fieles que defienden la doctrina y los buenos intereses de la obra de Dios. Pero a la hora de combatir la idolatría suavizan sus voces para congraciarse y defender las creencias de Roma.

● Oponerse a los radicales y fundamentalistas que expongan la verdad de forma clara.

● Estos infiltrados logran introducirse en seminarios teológicos evangélicos y adquirir grados entre ellos. Incluso, luego de ganarse la reputación social entre los evangélicos como “fieles”, tienden a fundar sus propios seminarios para “certificar” e introducir a otros infiltrados.

● Tildar a los cristianos que señalan a Roma y al Vaticano de idólatras antibíblicos como faltos de amor e ir en contra de la unidad.

Dicen los jesuitas:

''Roma predica el evangelio de Jesucristo, aquellos pastores que no lo reconocen no tienen amor en sus corazones..." "Los que se oponen a Roma son los causantes de divisiones", ''esas personas son muy controversiales, es mejor alejarse de ellos''. "Los protestantes y el catolicismo debe andar de la mano adorando a su dios como hermanos en la fe''.

● El propósito de los infiltrados es favorecer a Roma y a la super iglesia ecuménica y sincrética mundial que ellos quieren establecer.

● Buscarán la manera de oponerse a todos los ministros que sean considerado una “amenaza”. Para hacerlo harán llamadas y comunicados entre sus colegas para callarlos.

● Buscar destruir la reputación y la credibilidad de estos ministros como lo han estado tratando de hacer con Jack Chick y el fenecido Alberto Rivera.

● Afirmar falsamente que son del bando de los protestantes. Incluso hacerse pasar como defensores de la doctrina cristiana.

Alberto Rivera fue desacreditado grandemente por los jesuitas infiltrados en diferentes medios. Lo acusaron falsamente. De igual forma hicieron con Jack Chick, el editor y artista.



¿Qué alternativas tiene la iglesia frente a estas maquinaciones?

La iglesia de Jesucristo está segura en las manos del pastor. Es nuestro deber estar llenos de la presencia de Dios y andar en integridad. No darle lugar al diablo. De esta manera y tomando la armadura de Dios, él peleará por nosotros.