APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 19 de agosto de 2009

El destino de los que hacen maldad y siguen a Lucifer

"No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará". -Gálatas 6:7

Muchos de los que siguen al maligno piensan que tienen todo bajo control. Dicen ellos: "pecaremos ahora y cuando seamos viejos nos arrepentiremos luego de haber hecho lo que hemos querido en la tierra". Sin embargo, Dios no es ignorante de las maquinaciones de los hombres malvados sino que a cada uno dará conforme a sus obras.

"Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. !!Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!" -Hebreos 10:30-31

El destino al cual irán los mentirosos, los cobardes, los blasfemos, los afeminados, los idólatras, los fornicarios, los adúlteros y los homicidas es juicio seguro y muy pronto. Cristo viene pronto.

1) Una cama de gusanos: "Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán". -Is. 14:11

2) Dios mismo se burlará de ellos - Salmo 2:4

3) Fuego eterno - Mateo 25:41

4) Tormento - Lucas 16:23; Apoc. 14:11

5) Lloro y crijir de dientes - Mateo 8:12

6) Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a todo hombre
. - Is. 66:24

7) Confusión perpetua - Daniel 12:2

8) Fuego y azufre - Apoc 19:20

9) “Los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21.8).

No tendrán excusa alguna:

"Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.-Lucas 16:19-31


Si llegan a ese lugar terrible no es por falta de conocimiento sino por voluntad propia.

"Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?" - Hebreos 10:26-29


Temas relacionados:

El bando de los ganadores

El bando de los perdedores

El final de los espías de Lucifer y de los infiltrados del enemigo

El destino de los mentirosos