domingo, 31 de julio de 2011

Sobre los falsos testigos y el falso testimonio

-

Los testigos falsos, se trata de una estrategia antigua mencionada en la Biblia utilizada por los enemigos del evangelio. El salmista hace mención de ellos en el Salmo 27:12. Se trata de personas perversas anticristianas cuyo único fin y meta es hacer daňo a otros por medio de la mentira. Por medio de la mentira y la falsedad algunos se dedican a daňar la reputación de aquellos a quienes consideran sus enemigos. Uno de los principales pecados condenados por Dios en su Palabra lo es el falso testimonio, tanto así que se incluyó en los 10 mandamientos (Ex. 20:16), ese que dice, “no dirás falso testimonio”. No se trata de los ataques aislados que ha recibido el administrador de este blog por medio de los falsos perfiles creados por infiltrados satanistas quienes al verse desenmascarados han lanzado toda clase de ataques en la Internet, Facebook, y Youtube con el propósito de callar nuestra voz, sino que es una advertencia para la iglesia moderna de las maquinaciones del enemigo en este tiempo. En el pasado, pusieron testigos falsos contra Cristo (Mateo 26:60) y lo hicieron contra los predicadores (Hechos 6:13). Se nos dice que a menudo los enemigos del evangelio conspiraron utilizando gente de apariencia de piedad para perseguir a los cristianos. Dice:

Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites. (Hechos 15:30)


De la misma manera es de esperarse que lo hagan contra la iglesia (Mateo 5:11). Es de esperarse que los ataques contra la iglesia sean originados por infiltrados aun dentro de su mismo seno. Se nos advierte:

Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras. (II Corintios 11:13-15)


Aquellos quienes tienen por costumbre el destruir a su prójimo por medio de la falsedad y la mentira no escapan al ojo de Dios ni tampoco evadirán de forma alguna su pago cuando Dios llame a cuentas.


Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos. (Proverbios 6:16-19)