EBOOKS Y LIBROS TRADICIONALES A TU ALCANCE EN AMAZON - TODOS LOS EBOOKS SON GRATIS AL SUSCRIBIRTE A KINDLE UNLIMITED

sábado, 9 de enero de 2016

"Jehová guarda a los extranjeros; Al huérfano y a la viuda sostiene, y el camino de los impíos trastorna." (Salmo 146:9)


Dios cuida y protege al mundo entero, pero hay tres personas a quienes Dios cuida de cerca como poderoso gigante. Sus ojos, sus alas, sus manos, su amor, su furor, su diestra, su protección, su providencia, su recompensa, están para bendecir al que bendice y están para maldecir al que maldice a estas tres personas. Es por esto que cuando se les toca es a Dios a quien se toca, sea para bendición o para todo lo contrario. Dice:  "Jehová guarda a los extranjeros; Al huérfano y a la viuda sostiene, y el camino de los impíos trastorna." (Salmo 146:9) Puede comprobar esta realidad buscando una concordancia bíblica y escribiendo estas tres palabras: "extranjero", "huérfano", y "vuida". Podrá ver que Dios es muy celoso con los desamparados y mira de cerca todos sus asuntos. Vea como Dios bendice al que le hace bien a estos tres y vea como Dios también da la retribución a quien los aflige. Tanto el impío debe tener mucho cuidado cuando trata con estos tres, cuánto más los que afirman ser cristianos. ¿Qué Dios espera de nosotros? ¿Cómo debemos responder frente a estos tres? Vea una concordancia bíblica y descubra en cada una de esas tres palabras lo que Dios espera.