APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

viernes, 27 de enero de 2012

¿Quién dijo que Dios no necesita defensores de la fe?

Claro que sí. Dios busca verdaderos adoradores y también esos verdaderos adoradores tienen que escudriñar la Biblia a plenitud para defender el evangelio frente al mundo versus las falsas corrientes que con sutilezas vienen a tratar de minar la casa. La defensa del evangelio consiste en procurar mantener la sana doctrina en medio de un mundo contradictor y tener discernimiento de aquello que es de lo que no es. “pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.” (Filipenses 1:17)

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)

¿Para qué es la armadura con la cual Dios reviste a los creyentes? ¿Para sentarse en un jardín de flores o para ir al campo de batalla?