CONSÍGUELOS EN AMAZON

martes, 26 de mayo de 2009

El economista Walter Graziano afirma que existen élites de familias adineradas que controlan todo en la sociedad (Parte III)

Seguimos presentando nuevas citas al azar del libro de Walter Graziano:

"Las nociones sobre la filosofía hegeliana no fueron absorbidas por casualidad. Los lazos entre La Orden y las universidades de Berlín e Ingolstadt no se han limitado sólo a la presencia del fundador de Skull & Bones en Alemania en 1831 y 1832. Hacia mediados del siglo XIX, tres miembros de la más rancia aristocracia norteamericana viajaron a Alemania para recibir adoctrinamiento en políticas educativas. A su vuelta, ocuparon las presidencias de lastres universidades estratégicas más importantes de Estados Unidos: Yale, Comell y Johns Hopkins. Fue por esa época cuando miembros de La Orden fundaron nada menos que la American Historical Association y la American Economics Association, y ejercieron su influencia en institutos superiores incluso hasta de teología. La fundación de estas academias no es un dato menor, dado que mediante ellas se propugnó y se obtuvo la posibilidad deque existiera una única "historia oficial" y "doctrina económica oficial", de manera tal que la historia aparezca hoy como una sucesión de hechos casuales y caóticos producidos por fuerzas no conectadas entre sí. De esta manera, las guerras mundiales, el asesinato de Kennedy, el affaire Watergate y las guerras del Golfo son para la "historia oficial" sucesos aislados y desconectados. Del mismo modo, en la academia de economía fundada por La Orden se eleva un altar al libre mercado y al individualismo, generando en la población el espejismo de que el "sueño americano" es posible, y de que cualquiera, compitiendo con los demás (nunca colaborando con la competencia), puede transformarse en un magnate. Por supuesto, la realidad es bien diferente: detrás de bambalinas los negocios están oligopolizados a un extremo desconocido por el gran público, y a veces hasta por los propios entendidos".

"...según Sutton, confluyen en La Orden clanes familiares popularmente conocidos en Estados Unidos y multimillonarios como los Rockefeller, los Harriman, los Davison (herederos en parte del clan Morgan y fusionados en buena medida con los Rockefeller), los Sloane (ventas minoristas), los Pillsbury (industria alimenticia), los Paine y los Weyerhauser, con clanes cuyo apellido puede no despertar ningún recuerdo al lector, pero que resultan de la más rancia aristocracia norteamericana y poseen enormes dosis de poder: los Whitney, Perkins, Stimson, Taft, Phelps, Bundy, Lord, Wadsworth, Vanderbilt y Gilman. Todos ellos miembros de La Orden durante generaciones enteras".

"Antes de comenzar el año durante el cual se gradúan los estudiantes de Yale, los quince (ni uno más, ni uno menos) miembros de La Orden recién graduados eligen "a dedo" quince miembros entre quienes los reemplazarán en el último año universitario. La Orden no es una fraternidad estudiantil más. La actividad de La Orden está bien alejada de las actividades estudiantiles de las fraternidades. De hecho, en Yale hay otras dos fraternidades. Se trata de una sociedad secreta con fines claramente postuniversitarios. Los miembros de La Orden permanecen en ella en forma vitalicia. Todo el tiempo hay entre 500 y 600 miembros vivos, de los cuales muchos se alejan de esta estructura de poder y no toman parte en las deliberaciones ni en las decisiones. Sólo un reducido núcleo decide la agenda del CFR. La Orden también maneja grandes fundaciones como la Fundación Ford y la Fundación Carnegie".

"Por eso, desde mediados del siglo XIX, fueron importadas a Estados Unidos teorías psicológicas y educativas alemanas. La educación norteamericana se basa en la teoría de que el individuo debe ser educado para cumplir un rol, como si fuera un engranaje más, en el aparato social. Esta especial forma de educación, importada de Alemania, se realiza en Estados Unidos desde las primeras etapas de la escuela primaria. Sutton incluso muestra en su obra cómo a los niños norteamericanos se les enseña a leer mediante métodos que tornan más difícil —y no más fácil— la comprensión. No se trata de un error, sino de una política deliberada: la prioridad no es que el pueblo norteamericano se informe y acceda al conocimiento a través de la lectura. Mucho menos aún, en la actual era de la televisión. La gran multiplicidad de versiones de la historia a las que se podía acceder en libros, periódicos, etc., cuando la televisión no existía, chocaba de frente con la aspiración a un "Estado absoluto" que pudiera proporcionar a la élite un inmejorable control de las masas. Es debido a esta singular educación que desde la escuela primaria se realiza en Estados Unidos, se facilita la manipulación de la opinión pública norteamericana, en contraposición a la europea o la latinoamericana, donde el grado de desconfianza y aprehensión a los Estados Unidos es mucho mayor".


"Según Sutton, existen dos universidades que actúan como "ventiladores" de las políticas educativas que se elaboran al paladar de la élite en Yale, Cornell y Johns Hopkins. Esas universidades son nada menos que la Universidad de Chicago y la Universidad de Columbia. No llama la atención, entonces, que la Universidad de Columbia posea, por sí sola, más del 1% de todos los miembros del CFR, y que la Universidad de Chicago, fundada por John Rockefeller I, haya creado, financiado y publicita do en todo el ambiente universitario norteamericano y mundial las teorías de Milton Friedman y Robert Lucas. En Chicago se desarrollaron esas teorías —como señalamos en el primer capítulo— con el fin de facilitar el debilitamiento de los Estados, para lo cual, de paso, resultaba muy útil "tapar" descubrimientos como los de Nash y Lipsey, y poder "resucitar" la ideología neoliberal del individualismo y el laissezfaire absoluto, la cual diseminada en la población convenientemente permite generar en las sociedades una falsa idea de libertad, democracia y capitalismo competitivo. Esta idea de que el "sueño americano" es posible mediante la libertad individual y la supuesta presencia de la libre competencia provoca que la gente no se pregunte cuestiones como las que hemos visto en este volumen. Obviamente, se trata de un espejismo. A la élite le apetece la concentración del poder económico en unas pocas manos: las suyas. No quiere problemas. Cuanto menos enterada esté la gente acerca de esto, mucho mejor para la élite. Después de todo, para una filosofía de vida racista, para una concepción social basada en castas, la existencia, la vida y la muerte de enormes cantidades de personas es considerada como una cuestión menor, dado que se trataría de seres de inferior nivel".


"Más aún: La Orden y la élite funcionan "a lo Nash". O sea, colaborando entre sí y postergando en el corto plazo algunos objetivos individualistas con el fin de beneficiar al grupo en su conjunto"


El Origen de La Orden

"Hemos dicho que provendría de una sociedad secreta alemana, según descubrieron en algunos documentos unos alumnos curiosos de Yale que, ante el exagerado secretismo de algunos de sus compañeros de Skull & Bones, decidieron irrumpir en la sede de La Orden (llamada "la Tumba") en el año 1877, y descubrieron papeles que certificaban esa conexión. Sutton alcanzó hacia el final de su obra casi póstuma6 a especular que el origen de La Orden no sería otro que el de la logia de los Illuminati, sociedad secreta establecida en Baviera en 1776 por un oscuro ex clérigo jesuita llamado Adam Weishaupt. Esta logia habría sido fundada con el objetivo supuesto de intercambiar ideas para el mejoramiento de la situación social en el mundo. Sin embargo, a poco de andar, se demostró que tenía otros objetivos reales, y que aquello resultaba sólo una fachada. El nombre Illuminati proviene de la creencia, por parte de los integrantes de este grupo, de que cualquier acto, aun el más cruel, no resulta malo si quien lo realiza se encuentra en un rapto de iluminación mística. Weishaupt, a pedido y con financiamiento del fundador de la dinastía Rothschild, Meyer Amschel Bauer, habría fundado esa logia con el fin, obviamente quimérico en aquella época, de dominar al mundo entero. Rothschild se habría aprovechado en aquel momento de cierta debilidad y endeudamiento que tenían muchas logias masónicas para fundar una ultra poderosa logia propia que liderara a las demás, y habría influido sobre Weishaupt para que insertara a los Illuminati dentro de la masonería. Un dato clave es que Weishaupt se inició en la masonería en 1777, apenas fundada la logia de los Illuminati. De esta manera, la casa Rothschild se habría hecho en un muy corto lapso con una vastared secreta de contactos a nivel mundial de gente juramentada para ayudarse mutuamente. Ésta es una característica propia de la masonería, una sociedad secreta, o una sociedad con secretos —tal como les gusta denominarse a sí mismos a los masones—. A los fines prácticos da lo mismo. Se trata de una cadena secreta de gente poderosa organizada de modo vertical y de carácter supranacional. El debate acerca de cuan secreta es la masonería puede llegar a tratarse incluso sólo de un juego de palabras. La realidad es la misma".


"Es muy probable que una enorme proporción de quienes forman parte de la masonería, incluso en sus estamentos más altos, no tengan ni la menor idea de muchas de estas cuestiones. Se puede ingresar a estas sociedades secretas por ambiciones personales y por altruistas fines sociales. Sin embargo, resulta muy necesario recalcar que cuando se es miembro de una sociedad secreta o de una sociedad con secretos, nunca se puede saber a qué fines uno está sirviendo. El secretismo suele invadir también a la cúpula de poder dentro de las sociedades secretas. Por más confianza y seguridad que se pueda tener en quienes ocupan puestos inmediatamente superiores, debe pensarse que sólo una muy reducida élite de este tipo de sociedades sabe y conoce la real agenda de acción futura, los objetivos finales y los sucesos que será necesario realizar indefectiblemente".

"Phi Beta Kappa, la sociedad a través de la cual los Illuminati de Baviera se habrían expandido a Estados Unidos. Sólo se admiten estudiantes universitarios a esta orden. La clave de acceso es 'la filosofía, no la religión, es la base de la acción'. O sea, la filosofía es la guía o la regla de la vida."

"Phi Beta Kappa, al igual que los Illuminati de Baviera, fue fundada en el año 1776. Una buena parte de sus miembros participó en la revolución por la independencia de Estados Unidos. Sus miembros son elegidos "a dedo" en las principales doscientas universidades norteamericanas. Pero hacia fines de los años 1820, hubo en Estados Unidos una fuerte presión social para que las sociedades secretas salieran a la luz. La presión fue tal que obligó a Phi Beta Kappa a hacerse pública, y a decir quiénes eran sus miembros hacia 1830. Ése es entonces el motivo por el cual William Russell habría viajado a Baviera en 1831. Habría sido necesario fundar una nueva sociedad secreta para reemplazar a Phi Beta Kappa, la cual seguiría funcionando pero no ya como usina y generadora de la idea básica de los Illuminati: detentar el poder en todo el mundo. Habría sido de esta manera que la salida a la luz de Phi Beta Kappa habría creado la necesidad de formar Skull & Bones".

"Podemos hacer una suposición, entonces, de por qué George W. Bush en su autobiografía infringe la principal regla de toda sociedad secreta: mantener el secretismo. Es posible que a partir del año 1984 —cuando a raíz de los descubrimientos de Sutton, basados en "arrepentidos", se descubre la existencia del verdadero poder en las sombras: La Orden— haya habido una tendencia de la élite a abrir relativamente sus puertas y trasladar lo que es necesario esconder, el manejo real del poder, a otra sociedad secreta, en algún otro lugar. Hoy, por ejemplo, cualquier miembro de Phi Beta Kappa puede expresar libremente que lo es. No debería extrañar que en sólo unos años los miembros de Skull & Bones también lo hagan. Existiría de todas maneras otra organización secreta que "tome la posta". Quizá por eso últimamente La Orden habría admitido algunos miembros de raza negra, algunos judíos y algunas mujeres entre sus miembros..."

"Curiosa situación, entonces: el mismo clan —los Rothschild— que financió el desarrollo y el crecimiento de Estados Unidos, generando de la nada a los Rockefeller, Harriman, JP Morgan, y que habría ayudado a crear los grandes bancos centrales occidentales, serían los fundadores de la logia de los Illuminati que a su vez se habría instalado en Estados Unidos primero con Phi Beta Kappa y luego con Skull & Bones. Los Rothschild han sido los grandes financistas de la corona británica y de la aristocracia inglesa. Más que nunca, Estados Unidos y el Reino Unido parecen trabajar, entonces, unidos con fines compartidos. Sus aristocracias y sus burguesías están estremezcladas entre si, pero aisladas completamente del resto de la población".

"Hemos visto la influencia de una poderosa sociedad secreta con origen alemán en Estados Unidos e Inglaterra. No hemos dicho nada sobre la influencia de sociedades secretas y el ocultismo en quizás uno de los mayores proyectos imperiales de la historia: el de Hitler. Si el real poder actual se maneja entre bambalinas en una sociedad secreta cuyo origen, al menos filosóficamente, sería alemán, ¿habrá tenido el Tercer Reich, asociado financiera y comercialmente a la misma élite, sus orígenes en una sociedad secreta alemana?"

Thule Gesseihchaft

"No es el objetivo de esta obra extendernos demasiado en consideraciones históricas, que desarrollaremos mejor y ampliamente en un próximo volumen. Sin embargo, citaremos el caso de la sociedad Thule, a fin de que quede claro el grado de peligrosidad que suelen tener las sociedades secretas y, sobre todo, las conexiones muchas veces ocultas que hay entre ellas. La sociedad secreta Thule8 nació en 1919 en el sur de Alemania. Más concretamente en Baviera, en la misma pequeña zona geográfica en la que nacieron los Illuminati en 1776, para pasar al anonimato y al secretismo total, una década más tarde".

"Con el nombre Thule se designaba en Alemania a una mítica zona del Ártico, similar a la legendaria Atlántida, en la cual habrían morado hombres gigantes de raza aria. Es llamativo el hecho de que en muchas sociedades secretas este tipo de mitos irreales proliferan. En muchas sociedades masónicas escocesas e inglesas se hace referencia a la mítica historia del rey Arturo, monarca que cumpliría un rol muy similar en el territorio de la leyenda a los gigantes de Thule".

"Ocurre que en Alemania, a raíz del desastre que le provocó la derrota de la Primera Guerra Mundial, había terreno fértil para la generación y expansión de ideas nacionalistas, socialistas y muchas veces racistas. Buena parte de estas ideas se canalizaron a través de sociedades secretas con objetivos políticos. Thule era la más importante de todas estas sociedades de entreguerras. En las reuniones secretas de esta sociedad se juntaban intelectuales y poderosos empresarios alemanes que deseaban cambiar la historia de su país. Necesitaban imperiosamente un líder. Por eso, a inicios de los años '20, al ver las extraordinarias dotes de oratoria de Hitler y el poder hipnótico que poseía cuando éste se comunicaba con los pequeños grupos del DAP (Partido Alemán de los Trabajadores), no dudaron en brindarle todo su apoyo y en ayudarle a escalar posiciones en la política. Hitler, si bien sentía cierta curiosidad por el ocultismo, nunca habría sido miembro de una sociedad secreta. Sin embargo, entre sus más inmediatos seguidores proliferaban miembros de este tipo de asociaciones. Citaremos, entre ellos, nada menos que a Rudolf Hess (el número dos de Hitler), Wilhelm Frick (ministro de Economía del TercerReich), Alfred Rosenberg (ideólogo y filósofo del partido nazi), Hans Frank (gobernador general de Polonia), Karl Haushofer (principal geopolítico y estratego militar alemán), Antón Drexler (jefe máximo del DAP, partido antecesor directo del partido nazi NSDAP) y muy especialmente, aunque no en Thule sino en otra sociedad secreta, nada menos que Heinrich Himmler (máximo jerarca de la siniestra SS). Como se puede ver, Hitler no sólo estaba rodeado de miembros de sociedades secretas, sino que en buena medida debía su ascenso al poder a la actividad incansable de muchos de estos miembros, para que su NSDAP (Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, derivado del DAP) accediera al poder. Si alguien duda acerca de la influencia de las sociedades secretas en el ascenso del nazismo en Alemania, quizá le baste con saber que hasta la propia cruz esvástica, símbolo elegido por Hitler en persona para representar su esquema político, era desde 1919 el símbolo elegido por la sociedad Thule en sus logotipos, como lo demuestra abundante material existente, La cruz esvástica era un muy antiguo símbolo de la India, donde se habría originado la raza aria hace milenios, pero no se había usado como símbolo en forma importante en Alemania. Fue la sociedad secreta Thule la que la comenzó a utilizar".


"Más aún, la propia mafia no es otra cosa que una sociedad secreta". Si cada vez que escucháramos la expresión "sociedad secreta", sea de la índole que fuere, la asociáramos en forma directa con la expresión "grupo mafia", es posible que nuestra indignación fuera tal que impidiera al menos una buena parte de la actividad de estos grupos. Quizás el mundo se habría evitado buena parte de las crisis generadas y prolongadas muchas veces un tanto artificialmente con el fin de mantener y acrecentar el poder por parte de estas sociedades".

"La palabra mafia provendría de mediados del siglo XIX y ser la la siglade la fraseMazzini Autoriza Puri, Incendi, Avelenamenti. O sea, "Mazzini autoriza robos, incendios y envenenamientos". La mafia se habría iniciado como tal, según Secret societies of all ages and countries de Heckethorn, a partir de una asociación de indigentes sicilianos que, bajo la tutela de Maziini, comenzaron a organizarse y a producir actividades criminales bajo la protección de la flota británica".

"Es necesario explicar esto. El esquema de dominio se basa principalmente en poder dominar un extenso abanico de negocios (petróleo, armas, laboratorios, educación, información, banca, etc.) en una vasta gama de países del mundo. Para controlar esos negocios estratégicamente centrales, fue necesario, entre otras cosas, idear e implementar mecanismos financieros por medio de los cuales un reducido grupo de personas puede controlar la política empresarial de una gran cantidad de firmas de esos sectores. Un muy reducido grupo de personas maneja entonces esos sectores. Pero lo hace administrando el dinero de otras muchísimas —millones y millones— de personas que han invertido sus ahorros en los mercados financieros. El mecanismo ha funcionado aceptablemente bien en tanto y en cuanto los mercados han respondido favorablemente: o sea, subiendo. Es necesario explicar esto. El esquema de dominio se basa principalmente en poder dominar un extenso abanico de negocios (petróleo, armas, laboratorios, educación, información, banca, etc.) en una vasta gama de países del mundo. Para controlar esos negocios estratégicamente centrales, fue necesario, entre otras cosas, idear e implementar mecanismos financieros por medio de los cuales un reducido grupo de personas puede controlar la política empresarial de una gran cantidad de firmas de esos sectores. Un muy reducido grupo de personas maneja entonces esos sectores. Pero lo hace administrando el dinero de otras muchísimas —millones y millones— de personas que han invertido sus ahorros en los mercados financieros. El mecanismo ha funcionado aceptablemente bien en tanto y en cuanto los mercados han respondido favorablemente: o sea, subiendo".


Vea también los otros temas:

(parte I)

(parte II)