CONSÍGUELOS EN AMAZON

sábado, 3 de octubre de 2009

El anciano de días

“Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente. Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos… Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido’’.

–Daniel 7:9-14


¿Quién es el Anciano de días? ¿Jesucristo o el Padre?

En Daniel se puede ver que se refiere al Padre y en Apocalipsis, las mismas cualidades se refieren al Hijo. El misterio de la trinidad está reflejado en las Palabras de Cristo.

"Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras".-Juan 14;8-11


"Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro, y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. -Apoc. 1:12-15



Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:
Adórenle todos los ángeles de Dios.

Ciertamente de los ángeles dice:
El que hace a sus ángeles espíritus,
Y a sus ministros llama de fuego.

Mas del Hijo dice:
Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
Cetro de equidad es el cetro de tu reino.-Hebreos 1:6-8


Nota: Colosenses 1:15 y Hebreos 1:6 son textos que usan los Testigos de Jehová para afirmar que Jesucristo como “primogénito” es el [“primer creado”]. La palabra sería “protoktistos”, de [proto], "primero" y [ktizo], “crear”. Sin embargo, en Colosences y Hebreos no se usan “protoktistos”, sino “prototokos que significa “Preeminencia” (el primero de una familia).


Vea:

Sobre la Eternidad de Jesucristo y sobre la Trinidad