APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

sábado, 22 de octubre de 2011

La profeta Lucero Méndez de Rosado afirma haber tenido una revelación sobre lo que sucederá en Puerto Rico.

Casa de Oración y Adoración Unidos por Cristo

Título del video: Profecía para Puerto Rico por la profeta Lucero 19-Octubre-2011.mpg

El video en Youtube se encuentra en:

youtube (punto) com/watch?v=yv0mJeO0GoI

En resumen, la profeta afirma que el escenario que se verá en Puerto Rico será de:

Dios le bendiga poderosamente en esta noche. Es un honor para mí el dirigirme a ustedes por los medios electrónicos para compartir un mensaje en esta hora de dificultad que enfrenta nuestra isla de Puerto Rico. Entendiendo que cada vez que cada vez que el Señor envía a esta servidora a mandar un mensaje, a llevarlo al pueblo, es un mensaje de premora, de urgencia, que tiene que ser escuchado por el pueblo, meditado en oración y ejecutado en la brevedad posible ya que es Dios hablando con su pueblo. Hoy es 19 de octubre de 2011, a la 1:26 a.m. fui despertada por el Espíritu Santo, y nuevamente me llevó a redactar un mensaje de advertencia y de consejo al pueblo de Dios. Del texto del cual el Señor me indicó que debía de hablar con ustedes y compartir el mismo, se encuentra en: Eclesiastés 12:9-14

"Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuhar, y compuso muchos proverbios. Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente palabras de verdad. Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne. El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala".

Le damos toda la gloria a él. Comienza Eclesiastés diciendo que Dios inspiró a líderes llamados escogidos, y escogidos por él para exhortar, enseñar y motivar a su pueblo a la búsqueda de su presencia. Dios me mostraba que esta búsqueda lamentablemente mengua durante dos momentos críticos. Me decía, número uno, en los tiempos de las fiestas de fin de año donde se celebran fiestas a baales, demonios y patrones, y lamenteblemente el pueblo, el pueblo de Dios, participa de todo esto. Y número dos, cuando se descuida el ayuno y la oración. Me decía el Señor, el cristiano cae a los deseos del viejo hombre, perdiendo así, su santidad. La fatiga y los afanes del mundo distorcionan el mensaje divino de santidad y salvación. Finalmente, el pueblo débil, termina con sus vestiduras manchadas y el pecado termina separándolo de Dios. En esta condición, amado hermano y amado amigo que me escuchas, no podemos ser luz ni sal para nuestro país. Puerto Rico colapsa porque la lámpara de muchos se ha apagado. Hemos dejado de buscarle, no nos congregamos como antes, no oramos, no ayunamos, ni le servimos como él merece. El Señor me estremecía física y espiritualmente mientras me decía audiblemente que, primero, las vanidades de este mundo han entrado en su casa, y que, segundo, que nuestro descuido espiritual ha permitido que demonios de odio, violencia y muerte, reinen y ejecuten lo que estamos viendo diariamente a nuestro alrededor. Me dijo el Santo de Israel, escribe este mensaje para mi iglesia de Puerto Rico, y así como me lo daba, así lo escribí y así lo comparto con ustedes.


Dice: iglesia, te necesito separada para mí. Sepárate de todo afán, entra en mi presencia, porque voy a hacer distinción. Tú verás mi gloria. Yo soy tu Dios, Jehová de los ejércitos, el que te libra de todas estas cosas. Tenlo todo listo. Tu alma, tu casa y tu provisión. Nunca estarás sola. Yo seré contigo tu fuerza, tu guía, tu consuelo. Verás que Elohim, el Dios incomparable, sed santos para mí. Porque yo vengo pronto, y ese pronto (repetía el Señor) es ya, ya, ya. Yo levanto al que en mí ha creído y servido hasta el fin porque los separo para mí. El Señor convoca a su pueblo en esta hora de manera especial a un ayuno y oración. Me decía el Santo de Israel, a pesar del anuncio a este país ofrecido el 18 de agosto del 2010, este país llamado Puerto Rico, persiste en su rebelión, por tal razón, en su misericordia divina, él nos ha convocado como pueblo a humillarnos.

Este ayuno es diferente a muchos otros que han acontecido en el pasado donde se han levantado oración y ayuno en coliseo en diferentes lugares. Este ayuno, es un ayuno de iglesia. Me decía enfáticamente, es un llamado al pastorado, al pastorado llamado por Jehová de los ejércitos. Nuestro Dios, nuestro rey demanda 26 días de ayuno congregacional. Muchos dirán: "¿porqué no fueron tres? "¿porqué no fueron cuarenta o veintiuno como así establece la Palabra? Es que simplemente, Dios es Dios y es dueño del calendario, y él conoce lo que su pueblo necesita y lo que él necesita de su pueblo. Decía: Comenzando hoy 19 de octubre de 2011, deseo que se comienze un ayuno y oración en el siguiente ciclo. Me decía el Señor, deseo que en primer día de este ciclo, se humille delante de mí, la casa pastoral. Esto quiere decir, pastor, pastora y su familia y se postren ante el Santo de Israel, para que su casa sea impactada por su presencia. El segundo día, sería entonces, los líderes de la iglesia, esto es, aquel hombre y mujer que ha dedicado su vida al servicio en la casa del Señor. El tercer día, la congregación plena. Decía el Señor, sería un ayuno cíclico, que sería tanto el pastor como los líderes y luego entonces la congregación. Sería una rotación hasta que se cumpliera con el dia 26. Me indicaba el Señor que aquellos que por enfermedad, lamentablemente, porque tienen que consumir medicamentos se les dificulte este ayuno, decía el Señor, deberían de orar y ayunar por una hora, y luego entonces proseguir su rutina. Porque este ayuno enfatiza el Señor, es para obediencia y no para sacrificios. El último día de este ayuno, el dia 26, celebrarán un culto de humillación. Cada iglesia que así entre en este proceso de esta convocatoria. Decía el Señor, el día 26, se celebrará la siguiente actividad. Número uno, un lavado de pies. Mientras el Señor me mostraba claramente que las toallas en este proceso tenían que ser blancas porque las mismas representan pureza y santidad. Y por último, un acto de unción, donde el pastor de cada iglesia tomará aceite y ungirá a todos los miembros de su congregación. ¿Cuál es el propósito de esto? Que cada hermano lavado por la sangre de Cristo descarte todo aquello que contamina su vida y esto se encuentra en Gálatas 5 del 19 al 21 y lee así:


"Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios".


Y por cuanto esta iglesia desea ver las calles de oro y el mar de cristal, por cuanto esta iglesia quiere ser arrebatada en la hora en la cual el Santo Dios lo indique, tenemos que entonces separarnos de todas estas cosas. Me decía el Señor claramente: "dile a mi amada iglesia, no es tiempo de descuido espiritual, es tiempo de separarse para Dios". Sólo un pueblo consagrado en ayuno y oración tendrá el poder para vencer en esta batalla espiritual. Lo que vemos en Puerto Rico sólo puede ser contrarrestado, ese dolor que vemos constantemente a través de los periódicos y los medios, de vidas que se pierden, de inocentes que caen en una balacera. De tantos y tantos razgos donde vemos un desenfreno total. Donde se grita a voces que queremos valores pero no se encuentran, sólo puede esto ser contrarrestado con ayuno y oración. Y una iglesia poderosa en ello, verá la victoria. Te dice la palabra en Eclesiastés versículo trece al catorce, su capítulo nueve:


El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala".


Iglesia, amada iglesia, ni pienses que te queda tiempo, porque tu tiempo no es el tiempo de Dios. Es hora de ordenar tu vida en santidad y en servicio. De seguro el juicio que tanto yo he anunciado para este país, se avecina. Prepárate para el encuentro con tu Señor y prepárate para el encuentro con tu rey. Dios te bendiga!


Luego la pastora concluyó en oración.


vea el video en:

youtube (punto) com/watch?v=yv0mJeO0GoI