APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

sábado, 5 de septiembre de 2009

Sobre la guerra espiritual: ¿Pelea el cristiano o pelea Cristo?

El concepto moderno de "guerra espiritual" no es bíblico. Sin embargo, la Biblia nos habla de una guerra que se libera en las regiones celestes e invisibles.

"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar".-Efesios 6:10-20

Estos textos comienza con una verdad clave.

Dice: "hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza".

Antes de comenzar a hablar del rol del creyente en dicha guerra, se nos está diciendo que no es del creyente de quien proviene la fuerza ni la fortaleza para dicha batalla que va a suceder. Se nos dice que la fuerza y la potencia proviene de Dios.

En ninguna parte de la Biblia el cristiano es responsable de ser él mismo el fuerte o pretender derribar al enemigo usando medios carnales que no sea el mismo poder de Dios.

La victoria del creyente depende en su totalidad de lo que Cristo hace en la batalla y no de esfuerzo humano.

Dice la Palabra:

"Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos". - Ex. 14:14

"Jehová vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, él peleará por vosotros, conforme a todas las cosas que hizo por vosotros en Egipto delante de vuestros ojos". -Dt. 1:30

"Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer". -Juan 15:5

Entonces, ya nos está diciendo que no es un asunto de la mera presencia nuestra en un campo de batalla. Lo que se nos está diciendo es que tenemos que llevar a alguien que nos cubre en medio de ella. Ese alguien es Jesucristo, el Dios omnipotente.

El Salmo 91:1 nos asegura que nuestra victoria es segura si tan sólo nos depositamos bajo la sombra del Dios grande:

"El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente." -Salmo 91:1

Ya tenemos la guerra gana si nos escondemos en Cristo.

Para todas nuestras oraciones, intercesión, o clamor a Dios, esa es nuestra firmeza. Desde Cristo, el cual es nuestra vida tendremos toda clase de victoria.

Nuestra vestimenta en esta batalla

"Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne".-Romanos 13:13-14

¿Cuál es el campo de batalla?

Son las diferentes situaciones y pruebas en la vida que vendrán a probar nuestra fe y fidelidad a Dios. El concepto bíblico de "guerra espiritual" lo podemos ver en el libro de Job. La vida de Job nos muestra como los hombres pueden ser sometidos a muchas pruebas en esta tierra y su fe y paciencia ser probada al extremo, sin embargo, su fe en Dios lo llevará victorioso al otro lado.

Lo mismo sucede con la parábola de la casa sobre la roca y la casa sobre la arena. Sólo las casas fundamentadas en Jesucristo podrán soportar las tormentas (vicisitudes, pruebas y "guerras" de la vida)

Esta guerra de la que nos habla la Biblia es muy diferente de la idea de pretender introducir al creyente en una guerra cuerpo a cuerpo con los demonios ni mucho menos dejar al creyente siendo el responsable de la victoria por medio de algún conocimiento humano adquirido.

Entonces, ¿Cuál es la verdadera batalla de la cual nos habla la Biblia?

La Biblia nos habla de la batalla de la fe. Es una batalla en la que el cristiano debe pararse firme en Dios y mantenerse del lado de Cristo.

Es decir, nuestra batalla será el contrarrestar las fuerzas del enemigo que pretenderán hacer menguar nuestra fe en Dios. Si un creyente mantiene su fe en Dios, el enemigo no tiene parte ni suerte contra él en ninguno de sus asuntos.

"Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos". - I Timoteo 6:12

"He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe". -II Timoteo 4:7


Encuentro de poderes en el campo de evangelismo

En el campo de evangelismo existe la oposición del mundo bajo la influencia del maligno que buscará detener el avance de la Palabra de Dios. En medio de ese conflicto hay un orden que seguir para obtener la victoria.

1) Hacer la labor de evangelismo que Dios nos ha dado
2) Orar y clamar a Dios para que sea él quien ponga sus manos en toda situación

Notemos que en la labor evangelizadora el creyente no obra de forma independiente sino que depende de Dios.

En el libro de Hechos capítulo 4 vemos un modelo de oración:

Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;

que por boca de David tu siervo dijiste:
¿Por qué se amotinan las gentes,
Y los pueblos piensan cosas vanas?

Se reunieron los reyes de la tierra,
Y los príncipes se juntaron en uno
Contra el Señor, y contra su Cristo.

Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. - Hechos 4:24-31

Notemos aquí que la victoria sobre el enemigo no depende de una minuciosa o detallada exposición del problema. Tampoco depende del conocimiento mental sobre un determinado problema. En cambio, la solución del conflicto se da cuando el creyente presenta el problema al Dios omnisciente.

Siendo que Dios todo lo sabe, es de él de quien depende la total victoria. A diferencia de hoy, la moderna "guerra espiritual" pretende culpabilizar de sus victorias o derrotas al conocimiento personal u oraciones específicas que puedan hacer las personas sobre un determinado asunto. Piensan que si no hay un cambio social luego de haber orado es por causa de algún desconocimiento o de algún plan de detalle que se le ha quedado. ¿Dónde dejan al Dios omnisciente?

El sistema de la "guerra espiritual" moderna pareciera pretender usurpar el lugar de omnisciencia que tiene Dios en la labor de evangelismo.

Nunca las victorias dependen de fuerza humana.

"El guarda los pies de sus santos, Mas los impíos perecen en tinieblas; Porque nadie será fuerte por su propia fuerza". - I Sam. 2:9

Tened fe en Dios. -Mateo 11:22

¿En qué tenemos fe?

¿En nuestro conocimiento sobre un problema determinado?
¿En el esfuerzo que podemos realizar sobre un determinado asunto de la vida?

Tened fe en Dios. Sólo él tiene el poder.

Tema relacionado:

¿Se necesita un mapa para orar de forma eficaz?

Un PDF sobre este mismo tema se encuentra en:

http://www.salvacioneterna.com/guerra_espiritual.pdf