APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 6 de febrero de 2013

Vida o muerte ETERNA que comienzan luego de esta vida presente

                              

En esta vida presente el ser humano se encuentra frente a toda clase de situaciones sean positivas o negativas a las que debe hacerle frente. Los problemas del hombre tienen solución si se esfuerza y busca alternativas. Siempre hay una manera en la cual el hombre se puede mover y cambiar el escenario que lo aflige y convertirlo en uno a su favor. Sin embargo, Dios le advierte al hombre que debe tomar acción aquí en la tierra y cambiar su destino para que no llegue a un escenario donde ya no puede cambiar su destino y se describe como el peor de los escenarios, el tormento y castigo ETERNO (Mateo 25:49) Cada cosa que hacemos, cada cosa que pensamos, como actuamos, que decimos, que cosas escuchamos y donde disponemos nuestra voluntad van determinando nuestro destino final. Vamos escribiendo un libro que determina un destino. Dice: "Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo." (II Corintios 5:10) En la tierra, podemos cambiar nuestro destino, podemos cambiar el infierno en gloria si nos movemos en obediencia en la integridad de la Palabra de Dios, sin embargo, si la ignoramos y tomamos otros caminos, nos conducimos al lugar del cual ya no hay salida, donde el gusano no muere y el fuego nunca se apaga. ¿Es eso lo que queremos para pasar la ETERNIDAD? (Marcos 9:44-48) (Lucas 16:19-31) Esta decisión importante de cambiar el infierno en gloria pesa más que cualquier otro objetivo que el hombre pueda tener en esta tierra. Mucho más importante que cualquier necesidad u objetivo de la vida, debe ser el asegurar lo que será nuestra ETERNIDAD.  En la tierra, todo perece, todo envejece, todo se desvanece, pero en la ETERNIDAD, todo permanece, sea de gozo con Jesucristo o sea de tormento en el infierno. (Vea nuevamente Mateo 25:49) Hay quien lo deja todo para el día de mañana, sin saber que su mañana y límite en la vida puede ser ahora mismo y perder toda oportunidad de enmendar sus caminos. Es un tema que el hombre tiene que abordar con urgencia y con prontitud, más que cualquier otro asunto de la vida.