CONSÍGUELOS EN AMAZON

viernes, 31 de diciembre de 2010

“Usar los dones de Dios de forma desordenada, convierte la manifestación en una expresión carnal de personas inmaduras”

http://www.freshworldfire.com/spiritual_gifts_dove.jpg


El apóstol Pablo arremete contra el alboroto, la incoherencia y el emocionalismo dentro de la iglesia.


Los dones del Espíritu y la decencia y el orden. Jesucristo vino a establecer una iglesia y no un cuerpo de desorden y de emocionalismo. Un lugar donde todo se hace para edificación y no para hacer exhibiciones de emocionalismo. El apóstol Pablo hace una separación entre las manifestaciones dadas como señal para los incrédulos y la experiencia interna de la iglesia.


Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. (I Corintios 12:4-11)

Los dones de Dios dados a la iglesia:

1) Palabra de sabiduría

2) Palabra de ciencia

3) Fe

4) Sanidades

5) Milagros

6) Profecía

7) Discernimiento de espíritus

8) Lenguas

9) Interpretación de lenguas


¿Cuál fue el escenario que el apóstol Pablo encontró en Corinto?


El escenario que Pablo encontró en Corinto era el de una iglesia que creyendo tener la "unción" de Dios, manifestaba un alboroto y desorden de tal forma que gran parte de los hermanos hablaban en lenguas todos a la vez dentro de la congregación. De esta manera, todos hablando en alta voz y en lenguas desconocidas creaban un ambiente digno de su reprensión. El apóstol es tajante y contundente en que ese escenario no es el adecuado dentro de la iglesia. Es por esto que se toma la libertad de poner unos parámetros con el propósito de edificar la iglesia y alejar la confusión. ¿Es diferente ese escenario en Corinto al que vemos hoy día? Veamos lo que el apóstol les ordena:



Dice:


Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis. Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación. Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina? Ciertamente las cosas inanimadas que producen sonidos, como la flauta o la cítara, si no dieren distinción de voces, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o con la cítara? Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla? Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire. Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado. Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí. Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia. Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla. Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado. Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida. Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar. En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor. Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes. Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos? Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado; lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros. ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación. Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios. Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen. Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero. Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados. Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. ¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios, o sólo a vosotros ha llegado? Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor. Mas el que ignora, ignore. Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas; pero hágase todo decentemente y con orden. (I Corintios 14)


Luego de esta palabra dada por Dios, cabe preguntarnos ¿medimos la espiritualidad y la consagración de las personas por cuántas lenguas hablan en público? ¿Mostramos madurez o inmadurez? ¿Afirmamos que es un gran avivamiento cuando todos simultáneamente hablamos en lenguas en alta voz?



Tema relacionado:

Hacen milagros, profetizan, hablan en nombre de Cristo, y hasta echan fuera demonios, pero... Dios no los conoce.


Se cansó el pastor Jesús "Chuy" Olivares