CONSÍGUELOS EN AMAZON

miércoles, 15 de julio de 2009

La estrategia de la unidad religiosa (ecumenismo) favorece al Nuevo Orden Mundial anticristiano

Dios nos ordena por medio de su Palabra a hacer el bien a nuestro prójimo. ¿Quién es nuestro prójimo? Nuestro prójimo es aquel que nos rodea no importa que persona sea, que ideología posea o que creencia tenga.

El que una persona o vecino nuestro no posea nuestras mismas creencias no es una excusa para dejar de hacerle bien o ayudarle de alguna manera.

La parábola del buen samaritano nos invita a hacerle bien a todos sin acepción de personas:

"Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo".-Lucas 10:25-37

La verdadera religión se demuestra haciendo el bien:


¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?-Is. 58:6-7

"La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo". -Stg. 1:27

Ahora bien, hay unos que están confundiendo la gimnasia con la magnesia. En ningún momento en la Biblia se usa el deber de hacer el bien al prójimo como una excusa o pretexto para la tolerancia religiosa o la unión de lo cristiano con lo pagano. Una cosa es servir y hacer el bien y otra cosa es la agenda que tienen algunos de poner el cristianismo al mismo nivel de las religiones paganas. El movimiento ecuménico pretende colocar al cristianismo al lado de las demás religiones para cantar todos a coro el cántico del anticristo de la religión mundial que afirma que todos los caminos, por diferentes que sean conducen a Dios. Es un estratagema que tiene como propósito justificar todas las religiones del mundo como si fueran una sola y que conduce el mismo lugar. Eso es totalmente falso. Los ejemplos de bondad que vemos en la Biblia y en Jesucristo no se hacen con ese propósito. Jesucristo ni los apóstoles de Dios necesitaron ir de la mano con esfuerzos globales o de sectas paganas para hacer el bien. Léase los evangelios y el libro de los Hechos y notará que hacer el bien siempre fue una acción de la iglesia de Dios. Sin embargo, nunca lo fue el unirse a los idólatras para hacerle pensar al mundo que para hacer el bien se necesita de alguna clase de unidad religiosa.

Hacer el bien es simplemente eso, obrar a favor del bienestar de otro. Un acto de valiente y completamente heroico. Lo que no es heroico es usar la excusa religiosa para tener la fachada de hacer el bien cuando en realidad lo que se busca es crear una iglesia universal satánica donde el cristianismo es puesto al lado del deterioro religioso mundial. Y se echa a un lado la exclusividad de salvación de Jesucristo para andar de la mano con todos los idólatras y satanistas del mundo.

La excusa de la unidad religiosa para hacer el bien causa vómito y Dios no la soportará.

Hechos 17:16 nos muestra la repugnancia que producen los ídolos en el corazón de Dios y de los apóstoles:

"Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría".

Si ese era el corazón de Pablo, ¿cuánto más causa repugnancia en el corazón de Dios tales acciones ecuménicas?

"No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente,como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos,
Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.-II Cor. 614-16

El modelo que Cristo dejó fue hacer el bien o todos por igual, en cambio nunca hacer el bien requirió de la unidad con los paganos. Hoy los paganos buscan usar el "hacer el bien" como un vehículo de crear su ALIANZA ECUMENICA MUNDIAL Y EDIFICAR LA FALSA RELIGION DEL ANTICRISTO DONDE TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A DIOS...

¿El amor verdadero o la doctrina verdadera?

Ministerios cristianos que conducen la iglesia a abrazar el Nuevo Orden Mundial no trabajan para Jesucristo pero sí para Satanás

Los focolares: un estratagema ecuménico

El "Reverendo" Moon, un colaborador del Nuevo Orden Mundial

Evangelicos recibiendo aportaciones económicas de parte de Sun Myung Moon (Líder de la iglesia de la Unificación Mundial)?

Jesucristo nos lleva al cielo, pero el ecumenismo y el sincretismo al mismo infierno

El llamado del cristiano no es a unirse con los idólatras en oración sino invitarlos al arrepentimiento

El ecumenismo y el sincretismo: horrendas obras de la carne