APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

viernes, 30 de marzo de 2012

El pastor David Gil afirma tener una carta que Dios le inspiró con un mensaje de advertencia para el pastorado de Puerto Rico y del mundo


A continuación citamos el mensaje que el pastor David Gil ha predicado:

"Carta profética para los pastores en Puerto Rico dictada por el Señor en enero del 2012. La primera semana de enero, él me la dictó."

Y dice:

//Oh, pastores de Puerto Rico// Porque no apacientan a mis ovejas dice el Señor. Muchas están esparcidas y están perdidas y no hay quien las busque. Yo sembré en esta tierra. Traje bendición y salvación mediante la muerte de mi Hijo en la cruz del Calvario. Les he dado provisión, salud y prosperidad. ¿Te acuerdas pastor de dónde te saqué? No eras nadie. Vivías debajo de un puente. Te saqué de las drogas, te acorté tu sentencia de cárcel, te libré de la muerte y de la enfermedad porque te sané. Te he sacado de la inmundicia y del lodo cenagoso. Te capacité y te di personalidad y gracia entre los demás. Te di las herramientas, la unción y el poder. Te di tu casa, tu automóvil, te di trabajo y una hermosa familia. Te he protegido de Satanás dándole límite y sobre todo, nunca te he dejado en vergüenza. Pero, !!Oíd Palabra de Jehová!! Ahora está altivo, te vanaglorias de ti mismo, como si hubieses hecho alguna cosa por tu propia fuerza y lo que has hecho es sólo, sólo y sólo lo que se esperaba de ti, ayudado por mi Espíritu, porque sin mí, nada podéis hacer. He protegido esta isla más que a ningún otro país en el mundo. De desastres naturales, de la economía, de las guerras, de las fuerzas de las tinieblas. Y sobre todo, mi presencia siempre ha estado presente como poderoso gigante. Pero en cambio, muchos me han pagado con deshonra y abandono de la obra que les puse en sus manos. Se comprometieron en cumplir mis mandatos defendiendo mis altares y atrios con sus vidas sin importar quien los señalara y vituperaran. Sí, ustedes han abandonado el verdadero mandato y propósito sobre mis ovejas. Se han preocupado más por ustedes mismos y han echado hacia el lado mis ovejas. Mentirosos, se han engañado ustedes mismos, porque a mí no me pueden engañar. Yo Soy, Jehová de los ejércitos. Han querido cambiar mi Palabra y mi santidad dentro de mi casa, ignorando el juicio que vendrá sobre ustedes, pastores. Se han dejado atrapar por sus propios intereses. Unos haciéndose más ricos, y otros haciéndose más famosos, robando el dinero y mi gloria de los altares, haciéndoles creer en ustedes y haciéndoles más dependientes del hombre y no de mí, quien hice los cielos y la Tierra. Hieren a mis ovejas, las empujan con violencia. No las socorren, ni las curan, ni las atienden. Les son de carga pesada y no las apacientan, sino se apacientan ustedes mismos. ¡Hipócritas! Mejor es el arrepentimiento delante de mi presencia que la altivez que los llevará al descarrío y al juicio que se acerca y al tormento eterno. El pasto que les dan es adulterado, ¡sí!, ni siquiera les enseñan mi Palabra tal y como está escrita. Recurren a cada invento del mundo para entretener la carne. Yo no los llamé para esto, pastores, sino para que se hicieran a cargo de mis ovejas con amor, entrega y pasión. Y lo que han hecho de esto es un negocio. Lo aborrezco, Yo, Jehová de los ejércitos. Demandaré de ustedes la sangre de mis ovejas que han perecido a manos de las fieras del campo cayendo en las garras de Satanás. Ay de los pastores que yo no he llamado y se dejaron influenciar de aquellos falsos profetas que le hablaron en mi nombre cuando yo no les hablé. Pues sepan que yo no los respaldo. Ay de los pastores que se mueven por el salario y no por mi Espíritu. Ay de los pastores que les dan parte al pecador a sabiendas en la santa cena. Ay de los pastores que han empujado con violencia a mis pequeñitos. Ay de los pastores en adulterio y en pecado. Ay de los pastores que son ellos los que hablan y no yo, Jehová. Ay de los pastores que le pasan la mano al pecado. Ay de los pastores que han profanado mis altares. Ay de los pastores que no dan testimonio. Ay de los pastores que han sacado la santidad fuera de mi casa. Ay de los pastores que dan parte a parejas en fornicación. Ay de los pastores que aceptan parejas huyendo de otras congregaciones en adulterio. Ay de los pastores que han permitido hacer lazos con el mundo. Ay de los pastores que han permitido el libertinaje dentro de mi casa... (continuará...)


Vea la carta completa en:

youtube (punto) com/watch?v=0pLsPcbeJfA&feature=share