APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

sábado, 16 de junio de 2012

Los ángeles con los que habla la famosa evangelista...

Una famosa evangelista de Puerto Rico hace constantemente mención de la presencia de un ángel gigante "que la acompaña mientras ella predica". Ella asegura que el ángel proviene de Dios. Ahora bien, ella ha afirmado que cuando tiene dudas en alguna cosa en torno a la Biblia, ella le pregunta al ángel y el ángel le contesta. De esta forma ha afirmado que sobre el tema de las modas (vestimentas físicas) de las mujeres no tiene importancia alguna dentro de la iglesia si usan o dejan de usar pantallas, collares y cosas semejantes a estas. Según ella, le preguntó al ángel que la acompaña y el ángel le dio su opinión al respecto. Pregunta que hacemos, ¿son los ángeles una guía para lo que debemos hacer en nuestra vida? Me surge esta inquietud, si fuera un ángel de Dios esa entidad que ella dice que acompaña a la alegada pastora que también se atribuye el título de "apostol", no sería más correcto el que el ángel en vez de darle opiniones de esto o aquello le hubiera dicho: "lee la Biblia, en ella se encuentra escrito todo lo que deben hacer".

Para saber lo que Dios piensa y dice sobre las modas en las mujeres no hay que estar preguntándole a ángel ninguno, sino sólo leer la Biblia y dice:



"Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad. (I Timoteo 2:9-10)

"Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos" (I Pedro 3:1-5)
 
Pero no, este no es el caso, ahora para reclamar autoridad espiritual hacen referencia a encuentros angelicales en torno a diversos temas. Tengan cuidado y eso ángeles no concuerden con lo que dice la Biblia. ¿Por qué esos supuestos ángeles no protestan cuando se hacen espectáculos bochornosos de estar lanzando dinero y billetes en los altares cuando la pastora predica? ¿Ese es el evangelio de Cristo? ¿Cuándo vemos tal práctica de glorificación del dinero en el ejemplo bíblico? O más bien estos falsos ministerios están puestos para que muchos blasfemen el nombre de Cristo al ver sus desvíos y desenfreno torciendo la Biblia, pero con el nombre de Jesús en sus bocas. Tristemente la realidad que habita en sus mentes no es la realidad de la Palabra de Dios.

“ Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.” (Gálatas 1:6-10)


"Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad." (Mateo 7:15-23)