DISPONIBLES EN AMAZON

viernes, 2 de agosto de 2013

El Departamento de Educación le abre las puertas a las agendas perversas de distorción de la sexualidad promovidas por la ONU, claramente atentan contra la identidad sexual de los niños y niñas de nuestro pueblo y nuestro gobierno (NI ROJOS NI AZULES) no cumple su labor de defender la familia

Título de la noticia: Lo que no debe enseñar un maestro
Fuente: Periódico El Nuevo Día de Puerto Rico
Fecha: 2 de agosto de 2013

 
JULIO CÉSAR ROSA
  
Evidentemente los maestros estamos viviendo momentos difíciles. No es mi intención pecar de pesimista, pero sí de mantener el alerta ante los peligros que nos acechan. No es un secreto que el Departamento de Educación durante décadas ha violentado nuestro derecho a obtener un salario digno y bajo condiciones laborales justas. Ahora pretende violentar nuestra libertad de conciencia estableciendo como política pública, conceptos y creencias que van en contra de nuestra idiosincrasia y cultura.

En el 2006 se aprobó la Ley Núm. 108, la cual delegó en el secretario de Educación establecer una oferta académica en el currículo escolar para promover la equidad de género. Sin embargo, la respuesta a este asunto fue la inserción ilegal de la ideología de género mediante la carta circular Núm. 3 -2008-2009. Aquéllos que promueven la ideología de género identifican los defectos de nuestra sociedad y los utilizan para atacar nuestros principios, lastimar el bien de la convivencia entre el hombre y la mujer y eliminar instituciones importantes como lo son el matrimonio, la familia y la relación padres-hijos. Evidentemente, el problema de violencia doméstica es una realidad, pero, la ideología de “des-género” no es el remedio.

Según la ideología de género, la identidad sexual la construye cada persona más allá de su biología. Sin ninguna base científica y sin importar la realidad de las cosas, esta ideología busca imponer un estilo de vida que distorsiona nuestra cultura y la forma en que pensamos.

El Departamento de Educación pretende que nosotros los maestros enseñemos esa ideología a nuestros estudiantes. Además, se presentó el proyecto del Senado 484 que pretende que enseñemos que somos sexualmente polimorfos, que es normal cualquier orientación sexual y que se puede establecer una identidad sexual que es intercambiable a voluntad.

Una cosa es promover un ambiente familiar sin violencia doméstica y el respeto igual entre el hombre y la mujer, y otra, permitir que se use el sistema de educación pública para adoctrinar a los estudiantes con ideologías ajenas a los principios y valores que tenemos la mayoría de los puertorriqueños y que son parte de nuestra idiosincrasia y cultura.

Es nuestro derecho estar alerta de los convenios malignos que lleva a cabo el Departamento de Educación.


TEMAS RELACIONADOS: