CONSÍGUELOS EN AMAZON

viernes, 11 de febrero de 2011

Entre la oveja gorda y la flaca

http://1.bp.blogspot.com/_fTsAvkuJrEk/RncX44OEe7I/AAAAAAAAAiA/mx_MfTUq-90/s320/fattylamb1.jpg


Estas son las fuertes palabras de Jehová en boca del profeta Ezequiel.

A menudo un mensaje molesto para el que deja su camino. (Pr. 15:10)

Es la clase de mensaje cuya meta es una crítica constructiva, pero detestado por los oidores.

Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: !!Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado. Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas. Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová: Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida. Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados del país. En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel. Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor. Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte destruiré; las apacentaré con justicia. Mas en cuanto a vosotras, ovejas mías, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos. ¿Os es poco que comáis los buenos pastos, sino que también holláis con vuestros pies lo que de vuestros pastos queda; y que bebiendo las aguas claras, enturbiáis además con vuestros pies las que quedan? Y mis ovejas comen lo hollado de vuestros pies, y beben lo que con vuestros pies habéis enturbiado. Por tanto, así les dice Jehová el Señor: He aquí yo, yo juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca, por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis. Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja. Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. Yo Jehová les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos. Yo Jehová he hablado. Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán. Y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto, y estarán sobre su tierra con seguridad; y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas de su yugo, y los libre de mano de los que se sirven de ellos. No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante. Y levantaré para ellos una planta de renombre, y no serán ya más consumidos de hambre en la tierra, ni ya más serán avergonzados por las naciones. Y sabrán que yo Jehová su Dios estoy con ellos, y ellos son mi pueblo, la casa de Israel, dice Jehová el Señor. Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor. (Ezequiel 34)

El mensaje de Dios en boca de Ezequiel en tiempos modernos se refiere a aquellos que encuentran mucha satisfacción en las personas sanas y dinámicas que le sirven para hacer proselitismo y crear grupos grandes donde se impongan sus ideales pero mira por encima del hombro a aquellos desvalidos que no poseen movimiento alguno sino que están postrados en camas inmóviles o limitados. Se refiere a aquellos que se alegran en gran manera con aquellas personas felices que ríen a granel cuando todo marcha de maravilla, pero son incapaces de brindar consejos sabios y de sanar a las perniquebradas que sangran en medio de sus crisis familiares. Se refiere a aquellos que son valientes para recibir su salario pero cobardes para ir donde realmente se encuentra la necesidad. Se refiere a aquellos que les gusta el espectáculo de religiosidad dentro de cuatro paredes o levantar la voz para traer prosélitos pero desechan el servicio genuino que nace del amor al prójimo. Se refiere a aquellos que miden la gente por lo que puedan aportar en forma monetaria y no valoran algún otro esfuerzo que realmente demuestre verdadera piedad. Se refiere a aquellos que presentan mucho acercamiento al sano y fuerte, a quien la vida le sonríe, pero se alejan lo más posible al que está postrado, en crisis y en necesidad, a menudo objeto de juicios y prejuicios. La oveja gorda es muy querida, la oveja flaca es despreciada y detestada.

Finalmente, a pesar del triste escenario, todavía queda la promesa de Dios que asegura que Dios mismo visitará las ovejas y cuidará de ellas. (Ezequiel 34:11; I Pedro 5:4)