APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 28 de diciembre de 2011

La óptica de los G-12 de "Conquistar la tierra" versus la óptica bíblica de predicar (anunciar el evangelio) a toda criatura


El movimiento G-12 hace constante mención de la numerología (en especial del número 12) para de alguna manera sacar conclusiones en torno a lo que ha de acontecer en el mundo. Es decir, le dan alguna clase de significado místico a los números. Si bien es cierto que en muchas partes de la Biblia Dios expresa y revela muchos de sus misterios utilizando números que tienen su significado y sentido, también Dios en su palabra hace uso de toda la historia del pueblo de Israel para de alguna manera en la omnisciencia de Dios: educar, enseñar, redargüir y salvar al hombre del pecado y llevarlo a Dios, y esto no tienen nada que ver con ninguna clase de aplicaciones extras que los hombres pretendan imponerle. La aplicación dada por Dios en sus enseñanzas tanto del Antiguo y Nuevo Testamento tienen como meta nuestra santificación. El que salgamos de lo mundano a lo espiritual, de lo perdido a lo salvo, de la corrupción a la incorrupción, de lo carnal a lo espiritual, del infierno al cielo. Dentro de las tipologías que se encuentran en el Antiguo Testamento no podemos caer en las redes de estrategias de las sectas las cuales usan toda clase de significados diferentes para orientar el mensaje cristiano en una dirección que da como resultado el nacimiento de una nueva secta. Si usted analiza las diferentes sectas, TODAS, de alguna manera espiritualizan sus mensajes haciendo comparaciones de modelos sea del Antiguo Testamento como del Nuevo, para proyectar su mensaje con autoridad, es decir, hacer pensar que sus ideas tienen un peso espiritual bíblico. Tomando algunos ejemplos y viendo el comportamiento de las sectas podemos ver en la sociedad diferentes sectas como: el propio Vaticano y sus argumentos que su líder "es el vicario de Cristo" haciendo uso y reclamos de un texto donde Cristo habla sobre si mismo como la piedra de edificación, ellos colocan a su líder de religión para tomar ese lugar y darle sentido mesiánico. Tenemos la secta de "La teología de la liberación", la cual propone sus ideas como el Moisés libertador. Tenemos la secta de los Mita, donde proponen a su líder como "el otro consolador" (una referencia bíblica de la venida del Espíritu Santo) pero que ellos la aplican a su líder para darle autoridad. Y así, muchas otras sectas que de aquí y de allá sacan textos fuera de contexto para formar un pretexto. Tenemos en tiempos modernos el llamado movimiento de los G-12, estos siguen los manuales de estudio de César Castellanos quien afirma haber tenido una revelación de igle-crecimiento donde incorpora técnicas de redes de mercadeo multinivel y los espiritualiza. Parte de la técnica, que usted puede encontrar en cualquier libro de redes multinivel y que Castellanos impone muy bien lo es el hecho de lograr que sus víctimas le cierren los oídos a todo argumento que trate de hacerlos reaccionar. Es decir, en una red multinivel se le hace creer a aquellos que la componen que su sueño y la firmeza en su búsqueda no puede ser estorbado por comentarios que de alguna manera se presenten realistas, o que evalúen los pros y los contras antes de darse de lleno en trastornarse para conseguir algo. De esta manera, una red multinivel común, sugestiona a sus víctimas con la idea de un sueño, que por lo general es material, como una casa gigante, autos costosos, mucho dinero y todo aquello que sirva de alimento a la imaginación del soñador, al que le llaman el visionario. Es decir, una persona que no se fija en el presente, sino que se ubica en el futuro, en su mundo de sueños y vive como si estuviera en el mismo, por lo que cualquier comentario o idea que ellos consideren una amenaza, será suficiente para que aíslen a esa persona y la alejen de esas voces que consideran negativas para su empresa. (Esto es un sutil aislamiento, característica de muchas sectas malsanas) ¿Qué sucede en el G-12? En el G-12 al hacer una mezcla de los manuales de las redes de mercadeo, tiende a espiritualizar los sueños de la gente. Orienta la Biblia hacia ellos. Se enfocan en el materialismo de diferentes maneras, muy parecidas a las redes de mercadeo, pero con el elemento Biblia. Si bien es cierto que el Dios de la Biblia es un Dios bueno el cual de alguna manera concede las peticiones de los corazones, tampoco se trata de un Dios sujeto a la vanidad, al materialismo, a las imaginaciones de los hombres, ni cosas semejantes a estas. En la Biblia, Dios es quien pone las pautas y no el hombre, por lo que es imposible hacer de Dios alguna clase de genio de botella que otorga lo que el hombre quiere. El Dios de la Biblia es santo y no es manipulable de manera alguna. No concede todo lo que se le pide, pero lo que da es lo que el hombre necesita para vivir. El G-12, al estar enfocado en la numerología, hace del 12 un número místico. En la Biblia encontramos números, significados, alegorías y aplicaciones espirituales sobre los mismos cuya meta es la salvación del hombre. En el G-12, algunos toman los números como si se tratara de superstición en torno a fechas, por esto encontramos en cada esquina afirmaciones que apuntan al 2012 como un año de "gobierno de Dios", "abundancia", "prosperidad" y diferentes argumentos. El 2012, para los cristianos no es un año diferente a los otros años, en cambio para el G-12 sí lo es, o por lo menos eso argumentan. Como toda secta, el G-12 utiliza la Biblia y procura espiritualizar su mensaje, a menudo lleno de prepotencia y en muchos casos se trata de imponer de forma intimidante delante de sus víctimas. El verdadero cristianismo se distancia de las ideas G-12, para predicar el evangelio tenemos lo que resta del 2011 y de allí en adelante, sin importar el año que sea. Somos llamados para predicar, anunciar el evangelio de buenas nuevas. Cristo, sana, salva, bautiza y viene pronto. No creamos expectativas sobre año alguno porque sólo Dios sabe los tiempos. Tampoco pretendemos "conquistar reinos" (como en el Antiguo Testamento), porque en el Nuevo, fuimos llamados a anunciar las buenas nuevas, no con espadas terrenales sino con armas espirituales. Pablo fue expulsado de muchas ciudades y perseguido teniendo que escapar de muchas maneras, porque su meta no era conquistar a nadie sino predicar el evangelio. No esperamos conquistar el mundo completo, pero trabajamos para que el mensaje sea anunciado en todo el mundo. Cuando Cristo regrese ¿hallará fe en la tierra? La óptica del G-12 afirma: "conquistaremos todos los reinos y se los entregaremos a Cristo..." Pero la profecía afirma: "Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?" (Lucas 18:8) ¿Se presenta un cuadro de lo que el G-12 llama "conquista" mundial en el fin de los tiempos? Somos llamados a predicar, a anunciar el evangelio y esto es muy diferente.