CONSÍGUELOS EN AMAZON

lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Para qué Dios da prosperidad a los cristianos?


La prosperidad que Dios da a los cristianos tiene como fin el que se ponga en circulación en la obra de Dios a favor de los demás hermanos que tienen necesidades. Nunca ha tenido como objetivo el enriquecer personas específicas, la ostentación de templos lujosos, la ostentación de casas gigantes, la ostentación de ropa espléndida, ni mucho menos alardear de autos de último modelo. Dice:

"Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir." (Hechos 20:33-35)

La riqueza que da Dios tiene como objetivo el que se muestre compasión y misericordia al prójimo, no el andar en una malsana competencia con el mundo tratando de demostrar que se tiene dinero o que se poseen cosas mejores que la de los demás. Dice la Palabra que al que mucho se la ha dado, mucho más se le demandará.

'Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.' (Hechos 2:44-47)