CONSÍGUELOS EN AMAZON

domingo, 16 de octubre de 2011

La teología del cheque en blanco (La falsa prosperidad)

Algunos piensan que el evangelio se trata de alguna clase de filosofía donde ven a Dios como un genio de una botella que todo lo concede o alguna clase de cheque en blanco donde el hombre pone lo que quiere sin límite alguno. Orientan los aspectos de la redención de Dios hacia fines materiales enfocados en las riquezas terrenales.

Dios no es un cheque en blanco. He visto como personas pueden destruir su futuro cuando caen en las redes de la falsa teología de la prosperidad y de las ideas del G-12. Toman ideas y conceptos de los manuales de las redes de mercadeo y las implantan en sus iglesias para llenar las bancas de las iglesias. "recorren mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros." (Mateo 23:15) ¿De qué manera? Tomando el mensaje cristiano y convirtiéndolo en una abominación, trastocando el sentido bíblico para aplicarlo con el objetivo de aumentar sus riquezas en esta tierra. Por la avaricia de sus corazones no pueden disfrutar de Cristo ni de la santidad de su presencia porque en sus mentes tiene un signo de dólar y es lo que los impulsa a vivir, el amor al dinero. "porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores." (I Timoteo 6:10) Por desenfocarse de Cristo y por escuchar a los mercaderes han errado en el blanco de la fe y otros se han lucrado de su avaricia. "y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme." (II Pedro 2:3) El resultado de su desvío doctrinal los hace apartarse cada vez más de la sana doctrina y ahora abandonan la bendita esperanza del arrebatamiento para ir en pos de riquezas y conquistas terrenales. Su desengaño no se tarda, pues Cristo ya viene a recoger a su pueblo y sólo los que está alertas serán congregados en las alturas.

Como dijo Pablo:

Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

Vea:
Prosperidad espiritual y buenos valores frente a los enfoques de prosperidad material modernos
Entre la oveja gorda y la flaca
El poder de la mente versus el poder de Dios que responde a la fe bíblica
Porque no has pedido riquezas…
Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. (Stg. 4:3)110)
El mensaje de amor y de servicio al prójimo versus el falso mensaje de enriquecimiento personal
El Buen Pastor versus el asalariado (El ministerio verdadero versus los mercaderes)
Guardaos de toda avaricia
Deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma
Ellos hacen del vano dinero su "Tierra Prometida"