CONSÍGUELOS EN AMAZON

viernes, 30 de enero de 2009

Todavía le llamó amigo...

La amistad se define como: "confianza y afecto desinteresado entre las personas". Lo grande de la amistad es que no solo puede ser expresada entre los hombres sino que Dios se ha hecho accesible al hombre para que puedan entablar una amistad y relación personal con él por medio de Jesucristo.

¿Cuánto valoras un amigo?

¿Qué significa un amigo para ti?

Los amigos de Dios fueron vistos desde el mismo cielo:

Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. -Stg 2:23

Que gran bendición que Dios pueda llamarte amigo!! ¿Lo has pensado?

Dios siempre ha querido tu amistad, y mucho más que eso, él quiere que seas parte de su familia. (Efesios 2:19)

Frente a esta gran oportunidad que nos brinda Dios, tenemos dos alternativas. La primera, reconocer la gran oportunidad de abrazar a Dios mismo y postrarnos a sus pies.

La segunda, escuchar como Dios mismo nos llama amigos y pronuncia nuestro nombre, y simplemente alejarnos de su amor.

Aunque resulte dificil de creer, son millares quienes al escuchar el llamado de Dios tienden a escoger ser su enemigo. Como es el caso de aquel que andando día a día con el Maestro, le entregó a sus enemigos:

Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes? Entonces se acercaron y echaron mano a Jesús, y le prendieron. -Mateo 26:50

Resulta muy doloroso cuando a pesar de la traición, Dios te sigue llamando amigo.

Sin embargo, la fidelidad de Dios será aquella que testifique en contra de aquellos que decidieron ser infieles, aún cuando Dios permaneció fiel.

Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan,
Y si tuviere sed, dale de beber agua;
Porque ascuas amontonarás sobre su cabeza,
Y Jehová te lo pagará.-Proverbios 25:21-22

El día que Dios nos recoja a su presencia nunca podremos afirmar, "tu te aparteste de mi", ya que no es cierto. Se nos dice:

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo. -II Tim 2:13

Ni siquiera Dios priva a los malos de toda cosa buena:

para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. -Mateo 5:45

Sin embargo, toda cosa buena será el mejor testigo sobre las acciones de los hombres.

Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá. -Lucas 12:48